1 dic. 2008

Los Avalorios del Demonio


El propio atanor va acompañado fundamentalmente de vasiajs destilatorias construidas especialmente para que cumplan la funcion especial y esencial de separar o unir en su caso, la materia que ha de subliminarse de la que debe licuarse. El propo-sito de tal tarea es que ambas adquieran la forma mas idonea y especial mision de que la coccion se realice de la manera exacta y oportuna en cada una de las fases de la obra.

Vasijas de este tipo han sido encontradas en en monasterios y conventos, donde fueron utilizadas por los doctos religiosos en las misteriosas operaciones que condu-cian a la obtencion de licores medicinales y el agua de la vida o "Aquae Vitae". La ma-yoria de estos brebajes comenzaron utilizandose como panaceas para las enfermeda-des -como emulos del Elixir- y terminaron convertidos en fuentes artesanales de ingre-sos. Asi se dió origen a licores como los benedictines,chartreuses, mistelas, cervezas y otras variedades locales de alcohol destilado.

El primer alambique del que se habla en antiguos grimorios, es decir las famosas "Vasijas Destilatorias" se dice que fué el ideado e inventado por la conocida y al mismo tiempo misteriosa "Maria La Judia". Este se componia de dos cuerpos y en el principal de ambos se acumulaba la sustancia que habia que destilarse, cuyo producto se con-centraba luego en el segundo.

Existia tambien el llamado Matraz, cuyo nombre procedia del griego "Mytra" que significa matriz. este instrumento o vasija es de forma esferica y se prolonga por un lado por un tubo conico. Servia y sirve para la maduracion lenta del compuesto y al pa-recer fue desarrollado y designado posteriormente por algunos alquimistas con una simple "X", por lo que los adeptos y conocedores lo bautizaron como "La Cruz de San Andres".
Tambien habia la variante del alambique denominada como "Vas Mirabile", un nombre que segun la tradicion, le fué tambien puesto por Maria la Judia a un recipiente que representaba la base misma del "Gran Secreto Alquimico", pues en el actuaba el oro que servia de contraste y el "Esperma" para la realización de la "Obra". De modo que el recipiente se comportaba como un autentico utero generador, donde se iria for-mando en la ultima fase del proceso el producto final, la Piedra o el Elixir en su caso.

Cuando era necesario llevar a cabo una destilacion prolongada, se utilizaba un alambique especial denominado "Pelicano" que servia para una sola operacion y termi-naba generalmente destrozado a fuerza de ser somtido a largos ciclos destilatorios. En antiguos grimorios se cuenta que hasta quinientas veces llegó el alquimista Thomas Charnock a utilizar, repeticion tras repeticion una destilacion con un solo pelicano.
Todo el mundo a oido hablar del "Baño Maria", es decir la operacion de someter cualquier producto a su calentamiento mediante una operacion de calor indirecto. Pues bien el nombre procede de su inventora, Maria la Judia.

El misterioso y arcano proceso alquimico y el recipiente y el agua utilizados vie-nen a representar para los alquimistas la matriz de la que nació Jesus y el liquido am-niotico que lo envolvia. Por eso algunos maestros llamaron "Encarnación del Señor" al momento en que los ingredientes, contenidos en la vasija, entran en fusión y regresan al estado primigenio de la materia.

Tambien estan los crisoles, elementos imprescindibles de todo laboratorio, sea quimico o alquimico. Que vienen a ser unos recipientes construidos en barro, porcelana o terracota, los cuales deben ser resistentes a las mas altas temperaturas, en las cua-les se produciran las fusiones. Se conocen dos tipos de crisoles. De una sola pieza o dobles. Los de una sola pieza son utilizados para colocar la materia y simplemente claentarla y producir la fusion. Y los dobles, en los que la sustancia se pone a fundir sobre el de encima, que tiene el fondo perforado, y al producirse la fusión, el metal li-cuado cae en el segundo recipiente con mayor pureza, por que en el primero han que-dado las escorias o "materias impuras".

Tampoco faltan en el laboratorio los instrumentos de medida, los cuales se utili-zan para establecer los pesos exactos y las proporciones precisas de los productos empleados, asi como la especificacion de las cantidades de temperatura y calor a tener en cuenta en cada caso. Sin embargo dichas medidas son siempre contadas de modo criptico en los "Tratados", de manera que cada alquimista, tendria que calcularlas por su cuenta y riesgo. Y asi vemos cuando leememos en antiguos grimorios o tratados como se habla de : "...que el peso del agua debe ser plural y el de la tierra singular...". Cuando se repasa el Tratado de "Los Aforismos de Basilio Valentin" se puede leer: "... Comenzamos nuestra obra con la conjuncion de los tres principios preparados segun determinada proporcion, que debe ser casi igual a la mitad del espiritu y el alma...".

Tambien se puede deducir que cualquier laboratorio que se preciara de serlo, debia de poseer balanzas y sistemas de medidas, y algun tipo de termometro medidor de temperaturas. Aunque contrasta con eso la afirmacion del misterioso Fulcanelli cuando afirma que: "...Si los pesos del Arte son conocidos del Artista, y rigurosamente determinados por el, en contrapartida, el peso de la Naturaleza es siempre ignorado, incluso por los mas grandes Maestros...".

Ademas de todo lo expuesto, el Alquimista debia almacenar en su laboratorio, o en su defecto en estancias anejas, las sustancias que habrian de servirle a lo largo del procedimiento para operar en las diversas operaciones que efectuara. Obviamente la mas abundante tendria que ser la "Primera Materia", con la que se inicia todo el proce-so y que tendria que ir emplenadose en distintas proporciones para llegar a la fase de putrefaccion y muerte, a partir de la cual daria de nuevo comienzo todo el ciclo vital, hasta la obtencion del resultado "apetecido".