11 dic. 2008

Que es la Retrocognición



Patricia Valdez


Entrevista a Fernando Martínez Amaya, Director del "Instituto y Estudio de Estados Modificados de Conciencia"


P. ¿Qué es la Terapia regresiva Retrocognición?
R: Bien, Retrocognición es una terapia basada en las últimas investigaciones de la psicología transpersonal, y por tanto, de la conciencia emocional, que permite llegar de una manera rápida y eficaz, en casi todos los casos, al origen de las emociones que provocan la enfermedad, entendiendo ésta como somatización de episodios traumáticos no resueltos y que permanecen en el subconsciente con toda su carga patológica. Dichos episodios se registran en el subconsciente profundo y se producen principalmente en las primeras fases del desarrollo cerebral, es decir, durante la gestación, nacimiento y primeros meses de la vida humana.
Retrocognición, mediante un estado modificado de conciencia permite darse cuenta de los hechos traumáticos pasados que están condicionando actualmente en la vida física y emocional del paciente. Retrocognición cuenta con una serie de estrategias propias, y otras adaptadas al estado regresivo provenientes de otras psicoterapias, todas ellas ampliamente comprobadas por su eficacia, que sitúan al paciente directamente frente a sus daños, los cuales provienen principalmente de la vida emocional de la madre gestante y del trauma del nacimiento como ya definió Otto Rank en su día, aunque sin duda pueden existir otros hechos traumáticos no resueltos durante la primera infancia.
P: ¿Cómo se lleva al paciente al estado regresivo?
R: No utilizamos la hipnosis como hacen casi todas las terapias regresivas y por tanto el paciente permanece consciente en todo momento. Modificamos la conciencia, modificamos la percepción y situamos al paciente frente al hecho traumático, donde visualiza y siente con toda su emoción patológica el origen de su enfermedad. Para ello utilizamos una técnica de sofrología, un estado profundo de relax físico y mental, pero insisto, sin utilizar para nada los estados de hipnosis profunda y sin ningún tipo de fármacos. Desde este punto de vista, es una terapia dura de auto-ayuda, ya que el paciente se enfrenta directamente a sus daños subconscientes sin la defensa, sin la barrera que supone el consciente, por eso es muy rápida y se obtienen muy buenos resultados, casi, desde las primeras sesiones.
El paciente va comprendiendo, sesión a sesión, su vida emocional y en las últimas sesiones aflora, por decirlo de algún modo, su verdadera personalidad libre de daños e identificaciones. Existe un antes y un después de esta terapia y normalmente sorprende al propio paciente el descubrir que su verdadera personalidad es mucho más lúdica, sociable, integrada… y en definitiva más feliz, de lo que él mismo suponía.
P: Ultimamente parece estar en auge este tipo de terapias. ¿Podrías indicarme las diferencias básicas con otras terapias que pueden parecer similares?
R: Como cualquier terapia regresiva transpersonal, se basa en las teorías de Jung y Otto Rank y en los estudios y experiencias clínicas de autores como Hubbard, Janóv, Wilber, Maslov, la Escuela de California de los 80 y Stanislav Grof principalmente. El conocimiento sobre la conciencia se va ampliando basando una investigación sobre otras anteriores y desde los primeros estudios de la psicología transpersonal Jungiana hasta los actuales Congresos de Místicos y Científicos han ido configurando una nueva forma de entender la Conciencia Humana. Aunque a algunos investigadores les cueste reconocerlo, la terapia regresiva transpersonal, no es nada nuevo, por lo menos para el mundo anglosajón, aunque en España pueda parecerlo.
Retrocognición estudia la conciencia desde la comprensión holográfica del cerebro, y es éste nuevo paradigma científico, promovido por David Bohm, Karl Pribram y Nóbeles como John Eccless y Dennis Gabor, el que ha permitido estudiar la vida emocional humana desde otro punto de vista mas integrado que nada tiene que ver con el conductismo clásico de la psicología convencional. Retrocognición es absolutamente científica, y ha sido expuesta yá, aportando experiencia clínica, en el último Congreso de Psicología de la Salud celebrado en La Habana. El ser expuesta, debatida, comprobada e incluso cuestionada en su totalidad por la comunidad científica internacional hace que Retrocognición, hasta el momento, sea la única terapia regresiva que está actualmente siendo investigada por tres Universidades Iberoamericanas y que está siendo aplicada a nivel hospitalario, incluso en severos trastornos de la personalidad como es la psicosis, con resultados satisfactorios.
Retrocognición, aporta una serie de nuevas herramientas o estrategias al resto de las terapias regresivas y se apoya directamente en los investigadores anteriormente citados, lo que supone un paso mas en la psicoterapia transpersonal. Estas son, sin duda alguna, las principales diferencias con terapias que pueden parecer, a simple vista, similares a Retrocognición.
P: ¿A que tipos de enfermedades se aplica esta terapia?
R: Es aplicable principalmente a trastornos emocionales y del comportamiento tales como depresión, neurosis, psicosis, fobias, anorexia, crisis de ansiedad, disfunciones sexuales, dificultades de relación, timidez, inseguridad, estrés, etc.; y a enfermedades físicas de origen psicosomático de muy variada etiología, ya que, casi todas las enfermedades físicas son, ni más ni menos, la somatización de emociones no resueltas. Por ejemplo, en la aplicación práctica hospitalaria de esta técnica en La Habana, está dando excelentes resultados en jaquecas, cefaleas, diabetes, trastornos digestivos, hipertensión y distintas disfunciones orgánicas en general.
P: ¿A que otras actividades, al margen de impartir la terapia, se dedica el Instituto que dirige?
Principalmente trabajamos en tres líneas. Una, expandir el conocimiento de esta técnica mediante cursos de formación de terapeutas, que organizamos periódicamente en nuestros centros de Madrid y Barcelona, y en países Hispano Americanos; y asistiendo y participando activamente en conferencias, congresos y eventos informativos de terapias alternativas. Otra, dedicada a la apertura de nuevos centros especializados en el ámbito nacional. Y por último, y es la principal, dedicada a la codirección en las investigaciones hospitalarias que actualmente se están realizando, lo que significa una fuente continua de renovación e intercambio de experiencias, y además permite aplicar otras técnicas más clásicas adaptadas al estado regresivo, lo que amplia el horizonte y las posibilidades de la terapia Retrocognición, significando una aportación a la psicoterapia transpersonal. Indudablemente Retrocognición es una terapia de futuro.