7 dic. 2008

Sofrología




Nuestro mundo afectivo puede enfermo puede tener curación gracias a la sofrología, un método terapéutico que consigue acceder a nuestro subconsciente para paliar muchos sufrimientos como el estrés, la depresión, los complejos...

La sofrología es una nueva escuela científica y filosófica, fundada en España en 1960, por el profesor Alfonso Caycedo, neuropsiquiatra de origen colombiano. Recibe el nombre completo de Preparación Frónica Existencial y estudia las modificaciones de la conducta humanas provocadas por medios psicológicos, químicos o físicos y sus aplicaciones terapéuticas.
Aunque forma parte de la Medicina no es una disciplina paralela ni una medicina natural. Partiendo del hecho de que la conciencia humana es esencialmente transcendental, el terapeuta, al manipularla, se ve obligado a introducir parámetros de origen espiritual. Y esto nos lleva a incluir nuevos esquemas en el arte de curar, vivir e incluso existir. La medicina alopática, frente a la holística -en la cual se podría integrar la sofrología- no olvida que el hombre además de un cuerpo humano, contiene en su interior una mente y un psiquismo consciente e inconsciente.
La sofrología permite restablecer un buen equilibrio somático... o lo que viene a ser lo mismo, en palabras del profesor Abrezol - discipulo del profesor Caycedo y adaptador de la sofrología al deporte de alta competición obteniendo más de 200 medallas olímpicas-: "Es el arte de volver infalibles y serenos el cerebro, el corazón y la conciencia" o dicho de otro modo, "la búsqueda de la armonía total del Hombre en sus tres planos: físico, psicológico y espiritual".

El nombre de sofrología fue descubierto por el profesor Caycedo en un libro de Medicina del doctor Laín Entralgo. Es un nombre de origen griego, utilizado por Platón.

El profesor Caycedo postula que se pueden cambiar ciertas funciones, frente a un cuerpo, partiendo del simple hecho de tomar conciencia. A través de la palabra se puede influir tanto sobre el psiquismo como sobre las funciones orgánicas de los pacientes, por mediación de la hipnosis y sus diversas técnicas.

En la actualidad, la formación completa de los sofrólogos dura dos años y medio. Los candidatos deben aprobar un examen teórico y otro práctico, y además tienen que presentar una tesis sobre la sofrología. El diploma lo otorga el Colegio Internacional de Sofrología Médica.


OBJETIVOS

La sofrología tiene unos claros objetivos que atienden a los puntos desarrollados a continuación:
* Desarrollo de las funciones cerebrales... Mediante las técnicas sofrológicas se pretende armonizar mejor las funciones del hemisferio izquierdo y el derecho, puesto que la educación occidental tiene tendencia a descompensar este equilibrio estimulando más nuestra parte izquierda.
* Simbolismo y su transformación... El hombre contemporáneo está desequilibrado, carece de armonía, es un irresponsable, tendente al materialismo y propenso a la enfermedad. Simbólicamente se representa su desproporcionada estructura por un círculo pequeño, una mínima cruz y un enorme cuadrado. Mediante métodos específicos, se puede conseguir una transformación paulatina que conduzca a la armonía entre círculo, cruz y cuadrado. A medida que se restablece el equilibrio la persona aprende a dominar sus emociones, a manejar el estrés y a controlar de un modo más sano muchas de sus funciones orgánicas.
* Hombres más conscientes... Uno de los objetivos esenciales de la sofrología pasa por aprender, poco a poco, a integrar todo el material del inconsciente en el consciente, para conseguir transformar la estructura psicológica. De esta forma, se pretende que el ser humano deje de vivir en la aparienciam de una forma superficial, y alcance el desarrollo del conocimiento de su propio ser.
* Aprender de nosotros mismos... Debemos aprender a conocernos mejor y para ello se hace indispensable el uso de la sofrología, que permite una mayor capacidad de autoobservación. Poco a poco, produce una transformación que hace que la autocrítica llegue a ser un elemento de nuestro propio desarrollo.
* Vivir aquí y ahora... La mayor parte de la gente vive proyectándose en el futuro o rememorando su pasado, y es absolutamente incapaz de paladear su momento presente. En el estado sofrónico, no existe el tiempo, todos los parámetros temporales se compilan en un sólo instante. Hay sincronicidad en el tiempo y todo se vive en situación de presente. Para la disciplina que nos ocupa, la vida debería ser un continuo instante de plenitud.
* Aprender a ser feliz... El fin último de todos los objetivos enumerados tiene el propósito de permitir a cada uno de los individuos el descubrimiento de su felicidad personalizada. Por eso, la manera en que cada uno de nosotros percibe los problemas y su entorno es de vital importancia en la consecución de nuestra felicidad.


EL PENSAMIENTO POSITIVO

El pensamiento es una energía que sale del espíritu y domina el cuerpo y el alma. Por consiguiente, es de suma importancia desarrollar el concepto de pensamiento positivo, ya que así se positiva toda la personalidad. En Occidente somos demasido proclives a negativizar todos nuestros actos, motivo por el cual tenemos la tendencia, casi innata, hacia la depresión. Desde el momento del embarazo, nuestra madre es una "pensadora negativa" que no está serena ni feliz durante el parto... pasando por el tránsito brusco a la vida, que pasa de la ingravidez del líquido amniótico a la vida aérea, provocando un choque inconsciente negativo... Hasta llegar a todos los procesos educativos clásicos del pensamiento pernicioso: "si te subes a la silla te caerás; si agarras el jarrón te cortarás...". Así, nuestra infancia es una fábrica de pensadores negativos.
En sofrología se intenta positivar al individuo estimulando la memoria de acontecimientos felices -tanto conscientes como subconscientes-.


EJERCICIO DE PENSAMIENTO POSITIVO

Un buen ejemplo del intento de despertar lo positivo que hace la sofrología lo vemos en el siguiente ejercicio:
- Sientaté de forma que estés totalmente relajado y dispuesto a no atender a nada ni a nadie durante la próxima media hora.
- Cierra los ojos y divide, mentalmente, tu vida en tres partes iguales - por ejemplo si tienes 33 años, divídela en tres veces 11-.
- Intenta relajar todo tu cuerpo, de cabeza a pies, como si fueras fraccionándolo, sin olvidar una sola parte o músculo, tanto interno como externo... la frente, los ojos, las mejillas, los labios, el mentón, los dientes... hasta los dedos de los pies, para así conseguir entregar el cuerpo a la relajación total.
- Relajado y desconectado del mundo exterior, piensa, intensamente, en el primer tercio de tu vida -lo más próximo a tu infancia- y busca un momento feliz de esa etapa. Puede ser un momento o una sensación: una caricia, un regalo, un paseo, un amigo, un olor...
- Intenta ver esa situación como si fuera una fotografía. Fijala bien en tu mente, como si luego tuvieras que contársela a alguien.
- Ahora permite que esa fotografía se convierta en una película. Trata de vivir esa emoción feliz, aquí y ahora -las personas que te rodean, lo que haces, el decorado...-
- Vive la emoción positiva que te produce esa situación.
- Ahora trata de encontrar una situación parecida en cualquier momento de tu vida y revívela objetivamente.
- Después de esto, trata de resumir estas dos situaciones con una palabra, después en una frase y, por último, mediante una imagen.
- A continuación se repetirá el acto con las partes segunda y tercera de tu vida.
- Por último, se procede a la desofronización, que consiste en ir despertando poco a poco todo nuestro organismo anteriormente relajado. Tendrá que ser en la misma forma paulatina en que lo hemos ido distendiendo.


BENEFICIOS DE LA RELAJACION ADAPTADA

Para alcanzar la conciencia sofrónica -o lo que los americanos llaman "estados alterados de conciencia"- podemos recurrir a varias modalidades de "Relajación Adaptada" modificando temporalmente la conciencia de una persona. Los beneficios que podemos obtener son los siguientes:
- Reconciliación de la persona con su propio cuerpo.
- Prevención y restablecimiento del equilibrio psicosomático.
- Evitar la variable angustia.
- Descanso del organismo para una mejor recuperación -aumento del rendimiento físico y psíquico-.
- Mejora de capacidades vitales como la memoria y la concentración.
- Control del dolor.
- Autocrítica y dominio de sí mismo.
- Disciplina personal.
- Mejora de la relaciones humanas.
- Mejora del sueño.
- Armonización de la vida sexual.
A estas alturas es innegable que, mediante la sofrología, el sujeto es capaz de elevar sus capacidades innatas y mejorar sustancialmente sus constantes vitales y sociales.
Mediante las técnicas sofrológicas expuestas, el Hombre conseguirá regular su sueño, tomará conciencia de su esquema corporal, adquirirá un increíble control sobre el dolor físico y mental, mejorará sus capacidades sinestésicas, se reafirmará mejor en el mundo exterior, tendrá una relación más sana con su pasado y sus sentimientos, potenciará la capacidad de su memoria, poseerá una mejor orientación en las coordenadas espacio-temporales, tendrá mejores dotes reflexivas, conseguirá mejores resultados en cuanto a la atención-concentración-contemplación. De igual forma, estará mejor dotado para expresar mejor sus sentimientos, comprenderá mejor las cosas, será poseedor de mejores dotes imaginativas y tendrá más capacidad sexual.

Así pues, mediante la sofrología -la ciencia de la conciencia- cada sujeto toma, en la existencia, el lugar que debe atribuírsele. Sin merma ni mejora.

Artículo publicado en la revista Karma7 nº 322.