6 ene. 2009

Porqué Celebramos el 1º de Enero el Año Nuevo?


¿Por qué no puede ser en cualquier otra fecha? Bueno, sabemos que un año corresponde a un ciclo cósmico, es el tiempo que le toma a la Tierra dar una órbita completa alrededor del sol. Pero el "año nuevo" podría estar en cualquier punto de esa órbita y es sólo una convención lo que hace que lo festejemos el 1 de enero de cada año. El año nuevo del calendario chino, en cambio, no es una fecha arbitraria: es un evento cósmico, cuya fecha exacta varía cada año, en el 2009 (año del Buey) será el 26 de enero. El 26 de enero es la primera luna nueva de la primavera china y marca el momento exacto de la renovación del Chi o energía vital de la naturaleza. Los rituales y celebraciones que acompañan al año nuevo chino no son sólo prácticas folklóricas, sino que son acciones destinadas a sintonizarnos con esa fuerza renovada y comenzar el año con la mejor energía. Los comienzos siempre son muy importantes: es como el momento previo a lanzar una flecha, allí necesitamos toda nuestra concentración porque una vez que la soltamos ya no podremos corregir su rumbo. Resumamos entonces brevemente las celebraciones más importantes:
• Ofrendas a Tsao Chun, "el dios de la cocina". Este ritual se realiza una semana antes del año nuevo. De acuerdo, no tenemos por qué creer en el "dios de la cocina", pero al menos deja que te explique el significado de este ritual. Como personas, a veces actuamos bien y a veces no, todos cometemos errores y como bien se dice "errar es humano". Pero cada error tiene sus consecuencias, es una deuda que contraemos y que tenemos que pagar. Si por ejemplo tenemos una deuda con un banco, tenemos dos posibilidades: o ir al banco a hablar con alguien para arreglar la forma de pagar la deuda o bien esperar a que nos llegue un embargo. ¿Qué tiene que ver esto con el dios de la cocina? Ahora verán: Tsao Chun es un dios cuya imagen se mantiene en la cocina (el corazón de la casa) durante todo el año. En determinada fecha, la imagen de Tsao Chun se coloca en un altar, se le hacen ciertas ofrendas y luego se quema. Asi, Tsao Chun asciende a los cielos e informa sobre nuestro comportamiento al Emperador de Jade. Las ofrendas tienen por objeto "endulzar" el informe de Tsao Chun y asi procurarnos cierta indulgencia con respecto a los errores cometidos, en otras palabras, es como ir al banco a negociar. Luego, una nueva imagen de Tsao Chun se coloca en la cocina para el año siguiente. El propósito de este ritual es comenzar el año con la menor cantidad de "deudas" posibles, las consecuencias de nuestros errores son parte de esas deudas y aunque no podamos evitarlas, podemos tal vez manejarlas. Ese es el propósito de este ritual y naturalmente, cada uno de acuerdo con sus creencias puede buscar la mejor manera de buscar el favor de las fuerzas superiores para lidiar con las consecuencias de sus actos.
• Limpieza y decoración del hogar. Es muy importante también preparar la casa para recibir el año nuevo chino. El acto de limpiar tiene por si mismo un valor ritual: los deshechos de cualquier tipo son algo asi como la consecuencia indeseada de nuestra actividad y deshacernos de ellos adecuadamente implica también en alguna medida "limpiarnos" internamente. Asi, los actos internos se corresponden con los actos externos tal como lo expresa el principio hermético de correspondencia. Entre el 24 y 25 de enero, es decir, los dos días previos al año nuevo chino, se debe hacer una escrupulosa limpieza de toda la casa. La idea es deshacerse de todo lo viejo para dar lugar a las renovadas energías del año que se inicia. Una vez terminada la limpieza, se guardan todas las escobas, plumeros y aspiradoras; pues ya no deberán usarse hasta después del 26 de enero. Durante el día 26 de enero pase nuevamente la escoba o el escobillón pero siempre hacia adentro de la vivienda. El movimiento debe sugerir que se atrae la riqueza hacia el centro de la casa.
• Cena de fin de año en la víspera del año nuevo: De manera similar a como lo hacemos en occidente, amigos y familiares acostumbran reunirse a esperar el momento exacto del año nuevo, que se celebra con espectáculos de fuegos artificiales y con la renovación del aire de la casa exactamente a las 0:00 del día del año nuevo. El color rojo es gran protagonista en la decoración del hogar, incluso hay quien sostiene que es afortunado comenzar el año usando ropa interior de color rojo. A los niños se les regala pequeñas sumas de dinero envueltas en sobres rojos y los adultos se regalan mandarinas como símbolo de prosperidad.
• Segundo día: En este día se hacen votos especiales para promover la salud y se hace una abstinencia de carne.
• Cuarto día: Curiosamente, este día se celebra el cumpleaños de todos los perros, si tienes uno, trátalo con especial cariño ese día y dale un bocadillo especial.
• Quinto día: Los yernos presentan sus respetos a sus suegros y familiares.
• Séptimo día: Este es un día muy importante ya que se le da la bienvenida al dios de la prosperidad. Ese día no se hacen visitas, se debe permanecer en casa y solamente salir entre las 11:00 y las 13:00 alejándose de la vivienda en dirección sudeste y luego regresando por el mismo camino. De ese modo atraemos la prosperidad desde su “casa” en el sudeste (la dirección del trigrama Sun).
• Octavo día: Una semana después del año nuevo o el día del cuarto creciente, se repite una cena en familia o con amigos. Los días siguientes también se acostumbra a visitar amigos y familiares, llevando las consabidas mandarinas.
• 4 de febrero: Este es un día muy especial, es el comienzo mismo de la primavera china (Li Chun) y el mejor momento para colocar las curas correspondientes para las estrellas del 2009, también para el Gran Duque y las Tres Muertes.
• 15º día: Casi en la luna llena, se hace una depuración del cuerpo consumiendo sólo arroz y agua. En la noche del dia 15º tiene lugar tradicionalmente el festival de las lámparas.