21 abr. 2009

Feng Shui para la Cocina



Armonía y equilibrio

En la cocina se combinan dos elementos, el agua y el fuego, que hay que saber armonizar y equilibrar para que tengan efectos muy positivos. Ni el horno ni los fuegos de la cocina deben estar enfrentados con el frigorífico ni con el fregadero. Los fuegos de la cocina no deben estar debajo de una ventana ni en un rincón, porque ambas cosas significan vulnerabilidad ante energías negativas.
Tener un buen feng shui en la cocina significa tener el frigorífico bien surtido de alimentos a cualquier hora, todos los días de la semana. El frigorífico sustituye a la urna llena de arroz que tradicionalmente colocaban los chinos en la cocina para asegurarse que nunca les faltaría qué comer. Debajo de esa urna también solían colocar un paquete de monedas envueltas en papel rojo que aseguraba la buena fortuna y que debía cambiarse por otro nuevo el primer día del año lunar. Esta práctica todavía se sigue realizando y el feng shui la recomienda.
También son buen feng shui las mesas para el desayuno instaladas en la cocina, que constituyen un punto focal de interés. Además pueden servir para hacer una separación entre la lavadora, el frigorífico y el fregadero, -a un lado de la cocina- y el horno y los fuegos situados al otro lado. Así se disminuye el antagonismo agua-fuego.
Las ristras de cebollas, ajos o guindillas colgadas en la cocina no son de especial buen augurio, en contra de lo que mucha gente parece creer, como tampoco lo es tener colgados los cazos y las sartenes.