23 feb. 2010

Un Hecho Singular...


Delia D. es una mujer de 68 años, residente en la ciudad de Paraná (Argentina) que fue testigo de un hecho insólito relacionado con una imagen de la Beata Madre Maravillas de Jesús (1).

EL RELATO DE LA PROTAGONISTA
La señora Delia recibe a los integrantes del Grupo Investigativo Enigmas en su departamento del centro de la ciudad de Paraná, amablemente ofrece café y una torta que ella misma ha preparado para la ocasión y se presta gentilmente a responder las preguntas sobre un hecho extraño que le tocó vivir.
Esta es parte de la entrevista del Equipo Enigmas a la protagonista:

Enigmas: ¿Usted es seguidora de la Madre Maravillas?

Doña Delia: ¡¡¡ Si !!! (dice enfáticamente). Yo hace mucho tiempo que soy devota de la Madre Maravillas. Mientras he podido caminar y moverme bien, siempre fui todos los once de cada mes al campito donde está la gruta de la Madre Maravillas y donde se va a hacer su capilla.
Yo creo mucho en la Madre Maravillas porque siempre me a cumplido con lo que le pido, ya sea por enfermedad o por los estudios de mis nietos.
Enigmas: ¿Cómo llega a usted la imagen, donde la compró?

Doña Delia: Mi familia me regaló esa imagen de la Madre Maravillas para un cumpleaños y yo la hice bendecir. Es una imagen común y por lo que sé la compraron en una santería de acá, de Paraná.

Enigmas: ¿Siempre prende velas junto a la imagen?
Doña Delia: Yo la tengo en mi mesa de luz y le rezo todas las noches. Además todos los días 11 de cada mes le prendo una vela roja y fue uno de esos días cuando la vela se prendió de una forma extraña.

Enigmas: ¿nos podría contar como fue el hecho en si? ¿Usted estaba ahí?

Doña Delia: Yo estaba rezando en la habitación, sentada en la cama, al lado de la Madre Maravillas y en un momento la llama de la vela se agitó de forma rara, más que agitarse para los costados, digamos que se elevó, no se como explicarlo … se elevó la llama pero no se agrandó de tamaño, sino que se hizo más larga, más estirada para arriba.

Enigmas: Se percató de que no hubiera una ventana abierta o algo que produjese corrientes de aire?

Doña Delia: No había nada abierto. Eso fue lo primero que me preguntó mi hijo cuando le conté lo que me había pasado.

Enigmas: ¿Qué pasó con la vela luego de prenderse tan extrañamente?

Doña Delia: La vela se consumió en un santiamén, se derritió y quedó con un gran agujero en el medio … fue cuestión de segundos, yo creo que ni siquiera fue un minuto. A mi me llamó mucho la atención y solo atiné a rezar.

Enigmas: ¿Cuales son las características de la vela en cuestión? ¿Dónde la compró?.

Doña Delia: Es una vela roja bajita y ancha que hacen en forma casera (artesanalmente) dos chicas a las que siempre les compro. Les pregunté si era igual a las de siempre porque nunca me pasó antes y me dijeron que no habían cambiado nada de lo que siempre usan para hacer las velas.

Enigmas: Por último ¿Usted cree que esto fue un milagro?

Doña Delia: Nooo (dice con énfasis), bajo ningún punto de vista creo que esto sea un milagro, creo que si es una manifestación de la Madre Maravillas que no entiendo bien por que, pero para nada es un milagro … milagros son los que ha hecho con mucha gente curándola o el del chiquito que se ahogó y volvió a respirar después de más de una hora porque la mamá le pidió a la Madre Maravillas para que se lo salvara … eso es un milagro, esto es apenas una manifestación (Se refiere a un hecho ocurrido en la ciudad de Nogoyá-Entre Ríos-Argentina, que fue estudiado y declarado milagro por la Santa Sede y sirvió para la beatificación).
Yo lo que creo que esto es raro y como mi hija los conoce a ustedes y sabe que son estudiosos de estas cosas me pidió que les cuente y les muestre la vela … y bueno, acá está la vela para que ustedes puedan verla y estudiarla.

LA FABRICACIÓN DE LA VELA
Continuando con la investigación de este extraño caso, los investigadores del Grupo Enigmas se contactaron con Carolina, una de las artesanas fabricantes de la vela.
Enigmas: Carolina ¿nos podrías dar algunas características de la vela que adquirió Doña Delia y con la que tuvo la experiencia que nos contó?

Carolina: Ante todo quiero aclararles que no solo hacemos velas comunes de todos los tamaños, lisas y torneadas; sino también pirámides, velones, flotantes y fanales. Nunca hemos tenido un hecho como éste.

Enigmas: ¿Cómo podemos definir este tipo de velas?

Carolina: Es una vela de las denominadas “velones” de 12 centímetros de alto y 6 centímetros de diámetro. Este tipo de velas se utilizan habitualmente para rituales religiosos. En este caso era de color rojo.

Enigmas: ¿Nos podrías explicar someramente como se fabricó esta vela?

Carolina: Esta vela, como todas las demás de sus características se realiza sobre una base de parafina derretida y moldeada, con la colocación de un pabilo central con anillo metálico en su base.

Enigmas: ¿Cuál es tu relación con Doña Delia y como te enteraste de este hecho?

Carolina: Delia es una cliente nuestra que habitualmente nos compra varios de los productos que nosotras hacemos, como jabones, sales de baño aromáticas y por supuesto velas. Hace un tiempo además nos empezó a encargar este velón rojo.
Me enteré porque ella me llamó preguntándome lo mismo que ustedes … que tenía de diferente esa vela a las demás y le expliqué que nada, que los materiales eran los mismos de siempre e incluso fue hecha en el mismo momento que algunas que le entregamos antes, porque cuando fabricamos hacemos stock de las que tenemos clientes fijos.
En un primer momento pensé que estaba disconforme con el producto, pero me explicó lo sucedido y le contesté lo que les digo.

Enigmas: Desde tu experiencia y conocimiento sobre el producto ¿A que le atribuirías este fenómeno?.

Carolina: La verdad que no tengo respuestas … es un hecho muy extraño que yo creo que no tiene que ver con la vela en sí, sino con la imagen y la persona de esta mujer que es muy buena, caritativa y sumamente religiosa.
LA PRUEBA DE ENIGMAS
Después de haber recogido los testimonios, de ver la imagen, de analizar la vela derretida; entendíamos que había que hacer una prueba propia, supervisada por nosotros y esperar un resultado.
Lo consultamos con la señora Delia quien no solo se mostró muy accesible al pedido, sino que manifestó que había tenido intención de pedirnos esa prueba.
La única duda para el equipo investigativo era la elección de la vela para la experiencia. Dos posiciones claramente opuestas fueron presentadas en el seno del grupo: utilizar una vela realizada por Carolina, lo que aseguraba repetir el hecho exactamente igual a cuando se produjo o bien, usar otro tipo de vela (lo que si bien no repetía el hecho original, aseguraba que una posible falla en la vela no se repitiera).
Finalmente se llegó a una decisión consensuada: Junto a la imagen se usaría una vela comprada en una santería (asegurándonos que fuese de fabricación industrial); mientras que en otro lugar de la casa, al mismo tiempo, se usarían velas artesanales producidas por Carolina.
Todo estaba preparado … solo había que esperar al próximo día 11 del mes siguiente.
LAS PRUEBAS
Y llegó el gran día … miércoles 11 de octubre de 2006. El grupo Enigmas se dividió en dos para desarrollar esta prueba. Dos investigadores (Florencia Piva y Diego Grinóvero) se ubicaron en la cocina de la casa de la señora Delia junto a Carolina que gentilmente nos proveyó de cuatro velas producidas artesanalmente por ella.
Otros tres integrantes de Enigmas (Walter Yunker, Raúl Avellaneda y Maximiliano Constante), acompañaron a Doña Delia en su habitación; donde la predispuesta dueña de casa repitió su ritual como lo había hecho dos meses antes (el 11 de agosto de 2006, fecha en que ocurrió el suceso).
Fue así que ubicó la imagen en su lugar, prendió la vela y se sentó en la cama al lado de su improvisado altar, para rezar su rosario.

Pasaron algunos minutos hasta que un hecho sorprendió a los presentes. Raúl Avellaneda, uno de los investigadores de Enigmas así lo relata:

“Estábamos todos muy expectantes aunque algo incrédulos (debo reconocerlo). Todo transcurría normalmente, la señora Delia con su rosario en mano rezaba en silencio al lado de la imagen mientras nosotros tres permanecíamos sentados, un tanto alejados.
Verificamos que la ventana estuviese cerrada, al igual que la puerta, lo que nos aseguraba que no hubiera corrientes de aire.
En determinado momento, prácticamente en un abrir y cerrar de ojos, la llama de la vela se hizo fina hacia arriba y se prendió como una bengala (tal vez el ejemplo no sea el mejor, pero sirve). Al instante la vela quedó reducida a una masa pegada al plato, mostrando en su centro un considerable agujero, casi igual a la de la experiencia original.
Realmente no encuentro explicación para esto; porque aunque no parece nada anormal, estando allí creo que todos nos asombramos y nos maravillamos ante tal inusual hecho”.

Diego Grinóvero, otro de los miembros del equipo, que se encontraba en la cocina realizando la otra parte de la comprobación también aporta su visión del hecho.
“Nosotros estábamos en la cocina, charlando y verificando que las velas se consumían normalmente cuando escuchamos los gritos de nuestros compañeros llamándonos. Fuimos rápidamente y nos encontramos con el hecho ya consumado, con la vela derretida y el asombro de todos. Doña Delia se había arrodillado y le rezaba a la imagen. En el ambiente había un olor muy agradable como a rosas y nuestros compañeros –que no salían de su asombro- nos contaron su experiencia, lamentándose de la rapidez con que sucedió todo; tanto que ni tiempo tuvieron para filmar o fotografiar el hecho en el momento en que se produjo Me hubiera gustado mucho estar presente, pero así es la investigación; a veces toca estar en el lugar de los hechos y a veces cubriendo otros aspectos”.

CONCLUSIÓN
Como en todos los casos investigados y recopilados, el Grupo Investigativo Enigmas aspira llegar a develar el misterio y obtener una respuesta.
En este caso en particular, aún no se puede obtener una explicación final, pero si se pueden enumerar algunas características.
Se pudo reproducir el hecho original, confirmando la veracidad de los dichos de la protagonista.
Se descartó la ingerencia de la vela en el hecho (ya que se usaron dos de distinta procedencia y realización).
El hecho es repetible bajo ciertas circunstancias (las cuales aún no están definidas).
Ni antes del hecho original (ocurrido el 11-08-2006), ni después de la prueba investigativa (11-10-2006) se ha producido el fenómeno.

Queda por averiguar porque se produjo esta manifestación, tanto originalmente como en la prueba realizada y testeada por los investigadores.
Como un esbozo de explicación, podemos afirmar que mucho tendría que ver la devoción de la señora Delia; pero en realidad carecemos de elementos contundentes como para hacer una afirmación en ese sentido (como también para negarlo).

La investigación continúa abierta, a la espera de que el extraño hecho se repita, mientras se sigue trabajando en conocer y comprender el perfil de la protagonista (que –vale aclararlo- se brinda amablemente a la investigación).


ORACIÓN
Tal como se lo prometiéramos a Doña Delia, junto a nuestro informe incluimos la oración de la Beata Madre Maravillas:
¡ Cristo Jesús, que nos mandaste aprender de tu corazón humildad y
mansedumbre !
Te doy gracias por haber glorificado en la iglesia a tu humilde sierva, la
Beata Maravillas de Jesús.
De esta manera manifiestas, Señor, que le has dado en el cielo el premio
debido a la fidelidad con que te sirvió en la tierra. Haz que el ejemplo de
sus virtudes suscite en muchas almas el deseo de seguir el verdadero Camino,
la Verdad y la Vida que eres solo Tú,
Dígnate otorgar la canonización de la Beata Madre Maravillas, y concédeme ahora su intercesión el favor que te pido.
Así sea.(Padrenuestro, Avemaría, Gloria).

REFERENCIAS HISTÓRICAS
(1) María Maravillas Pidal y Chico de Guzmán nació en Madrid el 4 de noviembre de 1891. Hija de don Luis Pidal y Mon (Marqués de Pidal) y de doña Cristina Chico de Guzmán y Muñoz.
Sin lugar a dudas, gran influencia en su futura vida monástica tuvo su padre, quien era Embajador de España ante la Santa Sede; había sido Ministro de Fomento y se distinguió siempre por sus gestiones a favor de la Iglesia. Junto a su hermano (el filósofo Alejandro Pidal), creó la Unión Católica, un partido político que agradó mucho al Papa León XIII y a la mayoría de los obispos españoles.
María Maravillas estaba dotada de grandes cualidades humanas, entre las que se destacaban una profunda inteligencia y una voluntad siempre orientada hacia el bien. Desde niña, repetía que su vocación a la vida consagrada había nacido con ella.
En su juventud, además de cultivar su vida de piedad y de llevar a cabo sus estudios privados de lengua y cultura general, se dedicó a las obras de beneficencia y caridad, ayudando a muchas familias, pobres y marginados.
En 1919 entró en el Carmelo de El Escorial (en su Madrid natal), tomando los hábitos un año después e hizo su primera profesión en 1921.
En sus cartas da cuenta de su anhelo de amar a Cristo inmensamente, de corresponder con excesos al infinito amor que siente recibir de su Señor. Este amor a Jesucristo está íntimamente unido a su devoción al Corazón de Jesús.
Son conocidas sus largas vigilias ante el sagrario, en sus primeros años de Carmelita, en El Escorial. En esas horas, a solas con Dios, se forjó la fundación del Carmelo del Cerro de los Angeles, que habría de ser “lámpara viva que se consumiese en amor y reparación ante el Corazón de Cristo”.
En mayo de 1924, la hermana Maravillas y otras tres religiosas de El Escorial se instalan en una casa provisional del pueblo de Getafe para, desde allí, atender la edificación del convento del Cerro. En esta casa hizo su profesión solemne el 30 de mayo de ese mismo año.
En junio de 1926 fue nombrada priora de la comunidad y pocos meses después (el 31 de octubre), se inauguraba el nuevo Carmelo en el Cerro de los Angeles.
En 1933 hizo la fundación de Kottayam (India), enviando ocho monjas. Desde 1944 a 1966,le siguen otras nueve fundaciones en España. En julio de 1936 estalló la guerra civil española y las monjas del Cerro tuvieron que salir del convento. En 1939 volvió con un grupo de monjas para recuperar el convento del Cerro, que había quedado completamente destruido. Los problemas de su prójimo siempre fueron una preocupación para ella y trataba de darles soluciones. Desde su clausura de La Aldehuela fundó un colegio para niños pobres, hizo construir un barrio y una iglesia: además de ayudó en la construcción de 200 viviendas próximas a La Aldehuela. Para llevar a cabo éstas y otras muchas obras, se apoyaba confiadamente en la Providencia Divina.
Alguna vez escribió: “No quiero la vida más que para imitar lo más posible la de Cristo” y con esa premisa amó y practicó la pobreza heroicamente. Los Carmelos que fundó vivían en pobreza radical, sin rentas, con edificios pequeños y con trabajo manual para su sustento.
Sus monjas (“sus hijas”) la amaban ya que era destacable el equilibrio, serenidad, caridad y delicadeza con todas y cada una de ellas. Cuentan que su alegría estaba llena de paz, sin estridencias, siempre afable, sin imponer su criterio, pedía siempre el parecer de las demás.
Sus continuas enfermedades y penitencia (dormir poco, vestida y sentada en el suelo), deterioraron seriamente su salud.
Murió en el Carmelo de La Aldehuela (Madrid) el 11 de diciembre de 1974, con una muerte llena de paz y de entrega, repitiendo “¡Qué felicidad morir carmelita!”.
Madre Maravillas ha tenido como misión el conservar el espíritu de contemplación amorosa y misionera al máximo. Conservar y multiplicar estos “palomarcitos de la Virgen” como oasis de paz y de oración, en este mundo conflictivo.
Los Consultores Teólogos que en Roma, han estudiado su vida a efectos de canonizarla, la han definido como una mujer “carismática, profética y providencial”.
El 10 de mayo de 1998, en una solemne ceremonia, celebrada en Roma, el Papa Juan Pablo II beatificó a la Madre Maravillas de Jesús.

Tomado de la publicación "Enigma"