28 oct. 2010

Algunos Consejos Médicos para el Alma

El resfrío se termina cuando el cuerpo deja de preocuparse.

El dolor de garganta obstruye cuando no es posible comunicar las aflicciones.

El estómago arde cuando las broncas no consiguen salir.

La diabetes invade cuando la tristeza duele.

El cuerpo engorda cuando la insatisfacción aprieta.

El dolor de cabeza se agudiza cuando las dudas aumentan.

El corazón desiste cuando el sentido de la vida parece terminar.

La alergia aparece cuando el perfeccionismo se vuelve intolerable.

Las uñas se quiebran cuando las defensas se ven amenazadas.

El pecho se comprime cuando sentimos que perdimos el control.

El corazón se infarta cuando nos resistimos a aceptar lo que no nos gusta.

La presión sube cuando el miedo aprisiona.

Las neurosis paralizan cuando queremos haber sido lo que no somos.

La fiebre quema cuando las defensas derriban las fronteras de la inmunidad.



La plantación es libre, la cosecha, obligatoria...

Preste atención a lo que está plantando, porque eso mismo será lo que cosechará.