20 mar. 2015

Emoción mal gestionada = Enfermedad instalada...

Vicent Guillem trabaja en el Servicio de Hematología y Oncología del Hospital Clínico Universitario de Valencia. Su labor reside tanto en analizar muestras de pacientes con linfomas, leucemias, cáncer, etc. como en averiguar si existe predisposición genética a ellas o si ciertos fármacos (inclusive la quimioterapia) son responsables de toxicidades y de cierto tipo de leucemia. En su vida privada trabaja con reiki altruistamente e investiga temas espirituales.

- ¿Por qué piensa que enfermedades graves como el cáncer pueden tener un origen emocional?
En un momento de mi vida tuve varias enfermedades. Una persona me hizo ver que detrás había una parte emocional, y trabajando esa parte conseguí liberarme de ellas. Yo trabajaba ya en un laboratorio de investigación del cáncer y me daba cuenta de que los fármacos no tenían el éxito esperado. Conocí el trabajo del Dr. Hamer, un médico alemán que llegó a concluir que, tras enfermedades graves como el cáncer, podía haber un problema emocional vivido en soledad, que acaba atrapando a la persona hasta el punto de dejar de dormir. Esta es la clave que hace que una enfermedad que estaba en el plano emocional acabe transformándose en una enfermedad física; el cuerpo se desajusta por falta de descanso.
Hamer llega a esa conclusión por experiencia propia. Tras el asesinato de su hijo desarrolla un cáncer de testículo y su mujer uno de mama. Como estaba en buena situación en su hospital, investiga más de 30.000 casos buscando si, detrás de cada cáncer o enfermedad similar, había un conflicto emocional fuerte. Y no sólo encuentra una relación entre conflicto emocional y enfermedad, sino que halla una etapa intermedia entre ambos: una alteración electromagnética en el cerebro en forma de diana, detectable mediante un TAC. Establece entonces una correspondencia entre tipo de conflicto, punto del cerebro alterado y órgano enfermo, siendo capaz de diagnosticar el órgano afectado por el cáncer sólo con un scanner cerebral. Esta prueba convierte su teoría en un revolucionario descubrimiento científico, pues hasta entonces era muy complicado demostrar que un problema psicológico pudiera causar una enfermedad física. Él encontró la etapa intermedia, esa huella en el cerebro.
Pienso que tras la enfermedad hay un desequilibrio energético. Tenemos un cuerpo energético que vitaliza al físico y, que al ser impactado por el sufrimiento emocional, deja zonas del cuerpo bajas de energía, perdiendo éste la vitalidad que necesita.

- ¿Puede la cámara Kirlian mostrar qué zona del cuerpo energético está baja de energía?
Sería una forma de captar una parte del cuerpo energético; pero la medicina convencional no la usa para prevenir enfermedades. No soy un experto, pero creo que hay hospitales que están diagnosticando mediante modificaciones de esa cámara para saber cuáles son las zonas bajas de energía, y aplicar consecuentemente un tratamiento que puede ser energético o emocional.
Hay máquinas que se usan para transmitir energía curativa, como terapias con campos eléctricos de baja intensidad u otros tipos de radiación menos peligrosas que la radioterapia que intentan restaurar energéticamente la zona dañada y provocar así una mejora. Pero existen técnicas ancestrales que consiguen el mismo efecto de forma natural, sin aparatos.

- ¿Puede citar ejemplos de cánceres frecuentes y la emoción asociada, según el Dr. Hamer?
El cáncer de mama se debe a conflictos de separación (muerte, divorcio…) La mama izquierda (en mujeres diestras) se asocia a la separación con hijos o madre, y la mama derecha a conflictos de separación con la pareja. Dependiendo de cuál sea el tejido afectado (glándula mamaria o conducto de la leche), la zona alterada del cerebro y el desarrollo de la enfermedad serán diferentes.
Los cánceres en los órganos sexuales, próstata, cuello de útero u ovario tienen que ver con conflictos sexuales o reproductivos, como descubrir que tu pareja es infiel. Traumas relacionados con represiones sexuales, sobre todo en la mujer, pueden provocar cánceres o tumores en el ovario o en el cuello del útero, o quistes si el conflicto es menos fuerte. El cáncer de pulmón se vincula al miedo, ansiedad, angustia, como que te falta el aire.
La llamada metástasis cerebral sería en realidad una alteración en el cerebro durante la fase de superación del conflicto, y se desencadenaría como parte de un proceso inflamatorio cuyo objetivo es la restauración de la normalidad. La región del cerebro, que durante la fase de conflicto activo genera la señal electromagnética anómala, necesita de una regeneración que requiere de la proliferación de células gliales (las que alimentan a las neuronas). A este crecimiento anómalo, la medicina convencional lo considera un cáncer cerebral o una metástasis cerebral, pero Hamer lo considera una fase de restauración de un cáncer que está afectando a la zona del cerebro que tenía la alteración electromagnética.

- ¿Es el factor emocional la única causa o un factor importante entre otros?
En mi opinión, existen varios factores. Hay cánceres provocados exclusivamente por un problema emocional y otros donde predomina un factor genético, una predisposición que hace que una persona, bajo cierta circunstancia emocional o físicoquimica, sea más propensa que otra a desarrollar la enfermedad. Alimentos, radiación, tóxicos, todo influye, de hecho una de las enfermedades que yo estudio, la leucemia secundaria, está causada por la quimioterapia. La exposición a agentes que dañan el ADN, como la radiación nuclear o a agentes mutágenos del ADN, pueden provocar también enfermedades graves como el cáncer. Pero yo diría que en el 75% de los casos predomina un agente emocional.

- ¿Qué opina la ciencia convencional de estas tesis basadas en evidencias científicas?
Antes de la caída del muro de Berlín las tesis del Dr. Hamer eran aceptadas en varias universidades del este europeo, pues encontraron suficientes pruebas científicas. En el momento en que la industria farmacéutica comienza a considerarlas enemigas de sus intereses, comienza una persecución contra su persona. Se vende la idea de que la ciencia es algo muy objetivo, pero en realidad, como todo en la vida, está influida por el egoísmo humano y, como las farmacéuticas tienen gran influencia en el mundo científico, se aparta de la ortodoxia todo descubrimiento que amenace sus intereses mientras a otros más rentables se les da mucho énfasis. El desconocimiento médico y a veces el orgullo por no admitir que puede ser erróneo el modelo en el que se basan los tratamientos, perpetúan viejos patrones en la medicina.

- ¿Hay algún otro médico destacado aparte del doctor Hamer?
Muchos médicos han seguido su línea pero tienen problemas para ejercer porque se oponen a los tratamientos con quimioterapia y radioterapia, y promueven que la curación pasa por la resolución de un conflicto emocional y no por el consumo de fármacos. La industria farmacéutica ha intentado prohibir esta medicina usando métodos legales o no.

- Entonces ¿no hay iniciativas serias para prevenir enfermedades observando las ondas electromagnéticas producidas en el cerebro? En Israel aplican las teorías de Hamer, pero no se permite que eso se extienda mucho. Aún así, lo bueno que tiene esta concepción es que se la puede aplicar uno mismo para conseguir la autocuración.

- ¿Hay emociones que curan al igual que emociones que enferman?
Emociones negativas como el miedo, tristeza, represión de los sentimientos, odio o rencor provocan enfermedad. Sentimientos asociados al amor, como el perdón, son claves para superar los conflictos y recuperar la normalidad física, emocional y espiritual. Nos ayudan a ser felices.

- ¿Por qué nacen niños con enfermedades graves, si se supone que carecen de malos sentimientos que las provoquen?
Creo en la reencarnación y que esta vida es sólo un capítulo más de una vida que dura eternamente, en la que nos enfrentamos a circunstancias que hemos sembrado en vidas anteriores. Si pudiéramos ver lo que hicimos en éstas, encontraríamos una solución, un porqué de las enfermedades que venimos predestinados a pasar. La enfermedad depura situaciones vividas, actos contra la ley del amor realizados en esta u otras vidas. No es un ajuste de cuentas o castigo sino algo que elegimos vivir para adquirir sensibilidad hacia los demás y hacia los propios sentimientos. También nos alerta que hay algo en nuestro interior que no está bien, es un aviso de la enfermedad espiritual y un revulsivo para cambiar.

- ¿Por qué los animales enferman? ¿Acaso también evolucionan espiritualmente?
Ellos tienen un espíritu menos evolucionado que todavía no ha adquirido el libre albedrío, pero que ya es capaz de sentir ciertas emociones y de verse afectado por ellas. A menudo los animales domésticos, al estar más sometidos a problemas emocionales, desarrollan enfermedades que en la naturaleza no tendrían. Pero en general sus problemas son más propios de la naturaleza, accidentes, agresiones de otros animales, etc. En los humanos, el origen emocional es más patente, como dije más o menos un 75%; el resto serían enfermedades debidas a acciones pasadas.

- Reiki, imposición de manos, oración, ¿se han realizado experimentos que demuestren su eficacia y descarten el efecto placebo?
La comunidad científica sólo está dispuesta a aceptar lo que es medible y no amenaza su modelo. Si encuentra que una persona desahuciada por la ciencia, sin su intervención se recupera rápidamente, se considera un caso excepcional y se archiva como algo que no se quiere contemplar. Pero hay muchos casos y las personas que se curan lo cuentan a otros por si les sirve. Por ello, creo que poco a poco la gente irá abandonando los tratamientos convencionales que les provocan sufrimiento y no les cura, y buscará vías menos agresivas.
El reiki, la imposición de manos —formas de transmisión de energía—, ayudan a la persona a recuperar la normalidad, pero su eficacia depende tanto de la capacidad del emisor como de la predisposición y voluntad de cambio del receptor. Ambos deben estar en sintonía. Hay enfermedades que la persona ha venido a pasar y el reiki no ayudará. Del mismo modo, cuando llega el momento de que una persona desencarne es su destino dejar el cuerpo en ese momento y no podrá evitarse. Unas veces servirá y otras no, pero el reiki siempre hará que la persona se encuentre mejor interiormente. He podido comprobar que a menudo va más allá de la terapia física, puede ayudar a que el ser se libere de sus obstáculos mentales y se deje llevar por lo que siente, y en ese estado de liberación de la mente pueda percibir vivencias espirituales que necesita para avanzar.

- ¿Es tan importante ser ayudado por alguien que canalice energía como el cambio interior?
El cambio interior es lo más importante. Si no hay voluntad de solucionar los malos hábitos psíquicos y problemas emocionales, si no se encuentra un motivo para vivir, no habrá una curación permanente. Ayuda saber que somos espíritus inmortales que venimos a avanzar en el aprendizaje del amor y que los problemas nos pueden ayudar a ello.
La ayuda tiene que ser a todos los niveles: energético como el reiki, físico como la alimentación vegetariana, y espiritual intentando ayudar a la persona a resolver su problema emocional, siendo el primer paso exteriorizarlo, no vivirlo en soledad. Ha de saber que su problema emocional tiene solución, que tiene que pedir ayuda o tratar de solucionarlo con la persona con la que lo tiene. Si habla con ella y la perdona, ayudará a la relación y resolverá el problema emocional. El desprendimiento del apego, del egoísmo, puede mejorar las relaciones; aunque la otra persona no quiera dar el paso, uno puede hacer su parte y sólo con eso mejorará su estado emocional, y evitará o mejorará la enfermedad.

- ¿Podría el escepticismo científico deberse a una protección académica o mental para evitar cuestiones tan polémicas como la existencia del espíritu?
La ciencia teme explorar los campos donde se encuentra insegura, pues se ve impotente con los instrumentos que maneja. Existen personas que han cruzado el umbral de la muerte, han muerto clínicamente, y tras ser reanimadas han contado una serie de vivencias. Si uno espera detectar con un aparato esas vivencias se verá impotente, pues éste deja de dar señal tras la muerte clínica. Pero si analiza los testimonios personales encontrará muchos puntos en común y verá que el argumento de que la persona alucina no puede explicar todos los casos, porque habría que concluir que todos alucinan igual. Todos cuentan una separación del cuerpo físico, atraviesan un túnel muy rápidamente con una luz al fondo, un lugar donde se encuentran con una gran tranquilidad, un contacto con familiares fallecidos o con seres que consideran sus guías espirituales, un diálogo y una reflexión donde se les explica que todavía no es el momento de abandonar su vida física y que deben volver y abordar ciertos temas pendientes. Muchas personas han tenido un profundo cambio en sus vidas tras esta experiencia. Investigadores honestos, como Raymond Moody y Elizabeth Kubler-Ross, han estudiado seriamente estas experiencias y les han dado el reconocimiento y la credibilidad que merecen. El conocimiento académico no está reñido con el espiritual.

- ¿Puede compartir alguna experiencia que haya vivido con el reiki que le demuestre su efectividad?
Una chica que tenía en cada ovario un quiste de 4 ó 5 cm. Le pregunté qué problemas emocionales podrían estar relacionados con su enfermedad e inmediatamente los identificó. Hablamos durante varias semanas sobre ese tema y aplicó en su vida algunas sugerencias que le hice a nivel emocional; al mismo tiempo le iba haciendo reiki. En dos semanas le desapareció el primer quiste y en un mes el otro. Durante ese tiempo no tomó ningún tipo de fármaco ni fue sometida a ningún tratamiento convencional, exclusivamente el reiki y las charlas. Cuando fue a hacerse la ecografía a su ginecólogo habitual, la sorpresa vino cuando no encontraron nada.