23 mar. 2015

Manifiesto por una "Ciencia Postmaterialista".

Fuente: Mundo Nuevo

Más de 70 científicos de diferentes campos han firmado un Manifiesto para una Ciencia Postmaterialista, que ha sido publicado en la revista Explore.

Para Dave Pruett, ex investigador de la NASA, profesor emérito de Matemáticas en la Universidad James Madison, este documento significa una revolución conceptual y representa algo comparable para la ciencia a lo que significaron para la religión cristiana las 95 tesis de Martín Lutero.
Los redactores del manifiesto han sido Mario Beauregard, Gary E. Schwartz y Lisa Miller, en colaboración con Larry Dossey, Alexander Moreira-Almeida, Marilyn Schlitz, Rupert Sheldrake y Charles Tart. Todos son científicos considerados heterodoxos (y en algunos casos, herejes) por los estamentos dominantes de la ciencia, pero también lo fueron Copernico, Galileo, Kepler o Einstein, señala Pruett.
El Manifiesto Postmaterialista fue la conclusión del encuentro sobre ciencia, espiritualidad y sociedad, celebrado en Canyon Ranch en febrero 2014 y organizado por Schwartz y Beauregard, de la Universidad de Arizona, y Lisa Miller, de la Universidad Columbia. Hasta el momento, más de 70 científicos de todo el mundo se han sumado al manifiesto con sus firmas.

Manifiesto por una Ciencia Postmaterialista
1. La visión del mundo de la ciencia moderna es esencialmente la consecuencia de supuestos asociados estrechamente a la física clásica. El materialismo -la idea de que la materia es la única realidad- es uno de estos supuestos. Un supuesto relacionado es el reduccionismo, la noción de que las cosas complejas pueden ser entendidas reduciéndolas a las interacciones entre sus partes o a cosas más simples o fundamentales como las partículas materiales diminutas.

2. Durante el siglo XIX, estos supuestos se estrecharon convirtiéndose en dogmas y dando lugar un sistema ideológico de creencias que ha sido llamado “materialismo científico”. Este sistema de creencias implica que la mente no es nada más que la actividad física del cerebro y que nuestros pensamientos no pueden tener ningún efecto sobre nuestros propios cerebro o cuerpo, sobre nuestras acciones o sobre el mundo físico.

3. La ideología del materialismo científico se ha hecho dominante en la academia durante el siglo XX. Tan dominante que una mayoría de científicos empezaron a creer que estaba basada en en evidencias empíricas bien establecidas y representaba la única manera racional de ver el mundio.

4. Los métodos científicos basados en la filosofía materialista han sido muy exitosos no solo para aumentar nuestra comprensión de la naturaleza, sino haciendo posible un mayor control y libertad mediante avances tecnológicos.

5. Sin embargo, la práctica absoluta dominación del materialismo en el mundo académico ha constreñido seriamente las ciencias y ha obstaculizado el desarrollo del estudio científico de la mente y la espiritualidad. La fe en esta ideología como único marco explicatorio de la realidad ha llevado a que los científicos nieguen la dimensión subjetiva de la experiencia humana. Esto ha llevado a una comprensión severamente distorsionada y empobrecida de nosotros mismos y de nuestro lugar en la naturaleza.
El materialismo ha obstaculizado el estudio científico de la mente y la espiritualidad
“El cambio de una ciencia materialista a una postmaterialista puede ser de vital importancia para la evolución de la civilización humana. Puede ser más relevante que la transición del geocentrismo al heliocentrismo.”

6. La ciencia es principalmente un método no dogmático y de mente abierta para adquirir conocimiento sobre la naturaleza a través de la observación, la investigación experimental y la explicación teórica de los fenómenos. Su metodología no es sinónima del materialismo y no debiera comprometerse con cualquier sistema particular de creencias, dogmas o ideologías.

7. A finales del siglo XIX, los físicos descubrieron fenómenos empíricos que no podías ser explicados por la física clásica. Esto llevó al desarrollo durante la década de 1920 y principios de la de 1930 de una nueva rama revolucionaria de la física denominada mecánica cuántica. (MC). La MC ha cuestionado los fundamentos materiales del mundo mostrando que los átomos y las partículas subatómicas no son realmente objetos sólidos y que no existen con certeza en un lugar y tiempo definidos. Más importante aún, la MC introdujo explícitamente la mente en su estructura conceptual básica al descubrirse que las partículas observadas y el observador –el físico y el método usado para la observación– estaban vinculados. Según una interpretación de la MC, este fenómeno implica que la conciencia del observador es vital para la existencia de los acontecimientos físicos observados y que los hechos mentales pueden afectar el mundo físico. Los resultados de experimentos recientes apoyan esta interpretación. Estos resultados sugieren que el mundo físico no es el único o el componente primario de la realidad y no puede ser del todo entendido sin relacionarlo con la mente.

8. Estudios psicológicos han mostrado que la actividad mental consciente puede influir causalmente el comportamiento y que los valores explicatorios y predictivos de los agentes causales (por ejemplo, creencias, objetivos, deseos y expectativas) son muy altos. Más aún, la investigación en psiconeuroinmunología indica que nuestros pensamientos y emociones pueden afectar de manera importante la actividad de los sistemas fisiológicos (por ejemplo, el inmune, el endocrino y el cardiovascular) conectados con el cerebro. Por otra parte, los estudios mediante neuroimágenes de la autorregulación emocional, la psicoterapia y el efecto placebo demuestran que los hechos mentales influyen significativamente sobre la actividad del cerebro.

9. Los estudios de los llamados “fenómenos psi” indican que en ocasiones podemos recibir información significativa sin la mediación de los sentidos ordinarios y de maneras que trascienden los límites espaciales y temporales habituales. Más aún, la investigación psi demuestra que podemos influir mentalmente -a distancia- sobre dispositivos físicos y organismos vivos (incluyendo otros seres humanos). La investigación psi también demuestra que mentes separadas pueden comportarse de maneras que están correlacionadas no localmente, por ejemplo, las correlaciones entre mentes separadas son hipotéticamente no mediadas (no vinculadas por ninguna señal energética conocida), no mitigadas (no se degradan cuando aumenta la distancia) e inmediatas (parecen ser simultáneas). Estos acontecimientos son tan comunes que no pueden ser vistos como anómalos o como excepciones de las leyes naturales, sino como indicadores de la necesidad de un marco explicatorio más amplio que no puede basarse exclusivamente sobre el materialismo.

10. La actividad mental consciente puede ser experimentada durante la muerte clínica debida a un paro cardiaco [esto es lo que se ha llamado una “experiencia cercana a la muerte” (ECM). Algunas ECM han probado percepciones verídicas de la realidad exterior (percepciones que coinciden con la realidad) que ocurrieron durante el paro cardiaco. Las personas que han experimentado ECM también han sufrido experiencias espirituales profundas durante el paro cardiaco. Hay que destacar que la actividad eléctrica del cerebro cesa unos segundos después del paro cardiaco.
Los fenómenos psi y las ECM apoyan la conclusión de que la mente puede existir separadamente del cerebro.

11. Experimentos controlados en laboratorios han documentado que investigadores con habilidades mediúmicas (personas que aseguran poder comunicarse con las mentes de personas que han muerto físicamente) pueden en ocasiones obtener información muy precisa sobre los individuos fallecidos. Esto apoya la conclusión de que la mente puede existir separadamente del cerebro.

12. Algunos científicos y filósofos especialmente imbuidos de materialismo rechazan el reconocimiento de estos fenómenos porque no son consistentes con su exclusiva concepción del mundo. El rechazo de las investigaciones postmaterialistas de la naturaleza, o el rechazo a publicar hallazgos científicos importantes que apoyan un marco postmaterialista son antitéticos con el verdadero espíritu de la investigación científica, según el cual, los datos empíricos deben ser siempre adecuadamente tratados. Los datos que no encajan con las teorías y creencias favoritas no pueden ser despreciados a priori. Tal desprecio es el reino de la ideología, no de la ciencia.

13. Es importante comprender que los fenómenos psi, las ECM en paro cardiaco y las evidencias replicables de investigadores médiums creíbles, parecen anómalos solo cuando son vistos a través de la lente del materialismo.

14. Más aún, las teorías materialistas fallan al explicar cómo el cerebro genera la mente y no pueden explicar las evidencias empíricas mencionadas en este manifiesto. Este fracaso nos dice que es la hora de liberarnos de los grilletes y anteojeras de la vieja ideología materialista, para agrandar nuestro concepto del mundo natural y adherise a un nuevo paradigma postmaterialista.

15. De acuerdo con el paradigma postmaterialista:
a. La mente representa un aspecto de la realidad tan primordial como el mundo físico. La mente es fundamental en el universo y no puede ser derivada de la materia ni reducida a algo más básico.
b. Existen interconexiones profundas entre la mente y el mundo físico.
“Los científicos no debieran temer investigar la espiritualidad y las experiencias espirituales porque representan un aspecto central de la existencia humana.”
c. La mente (voluntad/intención) puede influir sobre el estado del mundo físico y actuar de maneras no locales, ni confinadas a puntos específicos en el espacio, como el cerebro y el cuerpo, o a puntos específicos en el tiempo, como el presente. Como la mente puede influir no localmente sobre el mundo físico, las intenciones, las emociones y los deseos de un experimentador no están completamente aislados de sus resultados experimentales, incluso en diseños experimentales controlados y a ciegas.
d. Las mentes son aparentemente ilimitadas y pueden verse de maneras que sugieren la existencia de Una Mente única que incluye todas las mentes individuales.
e. Las ECM en paro cardiaco sugieren que el cerebro actúa como un receptor de la actividad mental, es decir, la mente puede funcionar a través del cerebro pero no es producido por este. Las ECM que ocurren en paro cardiaco, junto con las evidencias procedentes de médiums investigadores, sugieren la supervivencia de la conciencia, tras la muerte corporal, y la existencia de otros niveles de realidad que son inmateriales.
f. Los científicos no debieran temer investigar la espiritualidad y las experiencias espirituales porque representan un aspecto central de la existencia humana.

16. La ciencia postmaterialista no rechaza las observaciones empíricas ni el gran valor de los logros científicos realizados hasta ahora. Busca expandir la capacidad humana para comprender mejor las maravillas de la naturaleza y, en el proceso, redescubrir la importancia de la mente y el espíritu como partes del tejido central del universo. El postmaterialismo incluye la materia, que es considerada como un constituyente básico del universo.

17. El paradigma postmaterialista tiene implicaciones de gran alcance. Altera fundamentalmente la visión que tenemos de nosotros mismos, devolviéndonos dignidad y poder, como seres humanos y como científicos. Este paradigma cultiva valores positivos como el respeto, la compasión y la paz. Al hacer énfasis en la conexión profunda entre nosotros y la naturaleza entera, el paradigma postmaterialista promueve la conciencia ambiental y la preservación de nuestra biosfera. Además, no es nuevo, sino que ha sido olvidado durante 400 años, que una comprensión viva y transmaterial puede ser la piedra angular de la salud y el bienestar, tal como ha sido sostenido y preservado en las antiguas prácticas mente-cuerpo-espíritu, las tradiciones religiosas y los enfoques contemplativos.

18. El cambio de una ciencia materialista a una postmaterialista puede ser de vital importancia para la evolución de la civilización humana. Puede ser más relevante que la transición del geocentrismo al heliocentrismo.