11 jun. 2015

El cuerpo incorrúpto del Padre Pío podría exponerse en el Vaticano durante el Jubileo

Marta Jiménez

VATICANO, 09 Jun. 15 / 06:35 am (ACI).- La Iglesia en Italia baraja la hipótesis de exponer durante el Jubileo de la Misericordia en el Vaticano el cuerpo incorrupto de San Pío de Pietrelcina, un Santo especialmente querido en todo el mundo.
Recientemente el diario Sangiovanirotondonet señaló que el cuerpo del Padre Pío sería trasladado a Roma para el Jubileo convocado por el Papa Francisco.
Hasta la fecha el Vaticano no ha confirmado nada, pero los rumores apuntan una posible exposición de su cuerpo a partir del próximo 10 de febrero, Miércoles de Ceniza del Año Jubilar, que comenzará el 8 de diciembre de 2015, Solemnidad de la Inmaculada Concepción, y se extenderá hasta el 20 de noviembre de 2016, Solemnidad de Cristo Rey del Universo.

Actualmente el cuerpo de San Pío de Pietrelcina descansa en el santuario de San Giovanni Rotondo, donde cada año recibe la visita de miles de peregrinos.
Los rumores de su traslado se agravan después de una declaraciones procedentes del Santuario de San Giovanni Rotondo hechas al al diario italiano Corriere del Mezzo Giorno: “La exposición del cuerpo de San Pío en el Vaticano es una hipótesis de trabajo, tal y como especificó después de los primeros rumores por parte del P. Federico Lombardi, director de la sala de prensa vaticana. Y como es una hipótesis de trabajo los contornos no están definidos todavía”, afirmaron.

La primera exposición del cuerpo incorrupto del Santo fue hace siete años, del 24 de abril de 2008 al 23 de septiembre de 2009, en aquella ocasión 9,8 millones de personas se movilizaron para visitar al Santo. Después de esta impresionante experiencia de devoción, en 2013 se decidió exponer su cuerpo a los fieles ininterrumpidamente en San Giovanni Rotondo.

El P. Pio, fue proclamado Santo en la Plaza de San Pedro del Vaticano por San Juan Pablo II en el año 2002 a partir del milagro del pequeño Mateo Colella, quien afectado de meningitis fulminante sanó milagrosamente.
Después de salir del coma el joven reconoció la intercesión del P. Pío después de una visión del fraile durante su estancia en el hospital. Los médicos no pudieron dar una respuesta al suceso y de este modo la Congregación para las Causas de los Santos reconoció que no había explicación científica alguna.
San Juan Pablo II, durante su canonización el 16 de junio del 2002, dijo de él: “oración y caridad, esta es una síntesis sumamente concreta de la enseñanza del Padre Pío, que hoy vuelve a proponerse a todos”.
Durante su vida, San Pío demostró un discernimiento extraordinario que le permitió leer los corazones y las conciencias. Por ello muchos fieles acudían a confesarse con él.
Otros dones de Dios fueron el de la profecía para poder anunciar eventos del futuro, las curaciones milagrosas con la oración, la bilocación que le permitió estar en dos lugares al mismo tiempo y el perfume que despedían las llagas de los estigmas.

El P. Pío Nació en Pietrelcina, Italia, el 25 de mayo de 1887. Su nombre era Francisco Forgione y tomó el nombre de Fray Pío de Pietrelcina en honor a San Pío V, cuando recibió el hábito de franciscano.
A los 15 años ingresó en la Orden Franciscana y tuvo visiones del Señor en la que le mostró las luchas que tendría que pasar contra el demonio. “Yo estaré protegiéndote, ayudándote, siempre a tu lado hasta el fin del mundo”, le dijo Jesucristo.

El 10 de agosto de 1910 fue ordenado sacerdote y aquejado de fuertes fiebres y dolores fue enviado a Pietrelcina para curarse. En 1916 regresó al Monasterio de San Giovanni Rotondo donde recibió la gracia de los estigmas.
“Oh Jesús, mi suspiro y mi vida, te pido que hagas de mí un sacerdote santo y una víctima perfecta”, escribió San Pío de Pietrelcina.

El P. Pío además hizo nacer un hospital que hoy es de excelencia y referencia para muchos especialistas: la “Casa Alivio del Sufrimiento”, que fue inaugurado el 5 de mayo de 1956 y festejará en 2016 su 60 aniversario de actividad.