26 jun. 2015

Posesiones: Aclarando el concepto. Tomemos precauciones ante el contacto espiritual

Ruben Torres Sierra
La Cosecha de Almas

Es muy conocido el fenómeno de la posesión, a lo largo de la historia hay multitud de relatos de endemoniados, muchos de ellos hoy en día se relacionan con trastornos psíquicos, otros no tienen una explicación clara, pero aun así lo meten en el mismo saco. También el cine ha tergiversado bastante las posesiones, convirtiéndolo prácticamente en algo caricaturesco, bizarro y auque le quieran dar cierto tono de seriedad o autenticidad, solo consiguen rozar mínimamente la realidad del mismo. El concepto de posesión ha quedado por lo tanto menospreciado, tergiversado y relegado a un mero fenómeno paranormal, que unos pocos aun estudian. Las religiones poco o nada han hecho por aclararlo, quedándose en exclusividad prácticamente las “soluciones” del mismo y barriendo para casa a la hora de dar una explicación razonable.

Se suele caer en el error de que el poseído es controlado desde dentro de la persona y esto es totalmente falso. La entidad invasora no entra dentro del cuerpo del poseído en ningún momento, el cuerpo solo puede albergar un espíritu o alma y esta es la del dueño del cuerpo. A la hora de poseer a una persona lo hacen a través de la mente, en realidad la posesión es un control mental, y a través de la mente toman el control del cuerpo, pero nunca lo invaden, la posesión es algo exógeno al individuo y nunca algo situado dentro de él. El control mental al que es sometida la victima, provoca que pierda el control de su cuerpo, en ese momento el invasor manipula la mente del poseído, controlando a placer todo su físico, como si de un mero títere se tratara.

Es común entre los poseídos que hablen lenguas que no conocían, que aparezcan marcas, cicatrices o sufran dislocamientos en sus miembros, pudiendo colapsar sus órganos e incluso morir. La mente en estos casos domina totalmente la materia y si una o varias entidades se hacen con el control de un cuerpo físico, lo trataran como un juguete y lo someterán a distintas torturas hasta que se aburran y acaben con él o sean definitivamente echados del mismo.

Hay varias formas de quedar expuestos a una posesión, las mas comunes son a través del consumo de drogas o alcohol de forma adictiva, con estas sustancias, bajamos la guardia, se provoca estados alterados de conciencia y se queda expuesto, también a través de medicamentos opiáceos, ansiolíticos y antidepresivos, los estados depresivos, son un caldo de cultivo idóneo para ser tomados, en estos estados anímicos, la autoestima esta bajo mínimos y con estos tratamientos que se reciben podemos dejar la puerta abierta a cualquier entidad desaprensiva. La Ouija es otra puerta abierta a que cualquier entidad o entidades nos tomen, es común entre la gente mas joven que es la mas expuesta y mas vulnerable, al no tener una mentalidad madura y equilibrada lo suficientemente como para no quedar expuestos.
Últimamente se esta poniendo muy en boga, técnicas de aperturas energéticas, que se enseñan alegremente, a través de distintas excusas y con fines teóricamente positivos, pero con resultados dispares y no muy trasparentes. Se dedican a abrir la puerta a nuestra mente, a multitud de personas con técnicas de Reiki o Yoga en las que no quedan del todo claro los fines, ni la utilidad del mismo. Apertura de chacras y cursos de canalización, se imparten alegremente a precios nada módicos, vendiéndote el contacto con seres elevados espiritualmente o directamente ángeles (pfff). En ninguno de esos cursos enseñaran el motivo real de abrir nuestro canal energético y mental, ni los peligros que esto conlleva, mucho menos enseñan a protegerse de todo lo que hay en el astral. A la hora de recibir estos cursos, igual de importante debiera ser abrir el canal, como cerrar el mismo a voluntad, marcar un modus operandi que garantice la seguridad y la integridad del individuo al enfrentarse a según que “entidades”. Como mínimo dar una información previa de los riesgos a los que puede ser expuesta la persona que recibe estos cursos debiera ser algo obligatorio, pero esto no hay legislación que lo cubra. Generalmente se los deja expuestos tras estos cursos en los cuales se les ha “robado” y abandonado a su suerte ante cualquier entidad.

Hay varios tipos de posesiones, pero estas se dividen en dos grupos básicos, el clásico poseído el cual es tomado y las entidades parasitarias no abandonan al sujeto a no ser que sean echados o el individuo finalmente fallezca. Y luego esta los que son poseídos por un motivo concreto por un tiempo determinado, los también llamados Walk-In. En el primer caso como he descrito mas arriba, la entidad o entidades toman el control de un individuo y lo someterán hasta que sean echados o acaben con su victima, en caso de los Walk-In, son tomados por periodos de tiempo concretos y por distintos motivos. Pueden ser tomados para compartir una información, los llamados canales o médiums, pueden ser tomados físicamente para provocar una acción concreta (asesinato, suicidio, piromanía, terrorismo…) también pueden hablar mentalmente con su victima incoándola a cometer acciones en contra de su voluntad (esquizofrenia)

Las entidades que provocan estas posesiones, nada tienen que ver con demonios, y la clásica visión que nos ha mostrado la religión, no son entes del infierno ni nada que se les parezca, si no mas bien espíritus desencarnados, generalmente no humanos (cuando digo humanos, me refiero de La Tierra) se les relaciona mucho con reptiles o anfibios (tipo rana). Las entidades que suelen tomar el control mental de algunos individuos, suelen ser de dos tipos basicos, los que tienen un carácter negativo y los que tienen un carácter positivo, aclarar que, para mí, ambas son, oscuras y nunca dejan claras sus verdaderas intenciones sobre todo las “positivas”. Las de carácter negativo son entidades regresivas que buscan victimas con vibración espiritual baja, deprimidos, melancólicos, alcohólicos, drogadictos o mentalmente inmaduros, como niños o adolescentes, desequilibrados o con patologías psiquiátricas como esquizofrénicos u otros cuadros mentales susceptibles de ser tomados. Con esto, no quiero herir sensibilidades, no por estar deprimido, tomar sustancias o tener un cuadro psicológico diagnosticado, vas ha estar poseído si o si, solamente son las personas potencialmente mas vulnerables. Estas entidades aprovecharan cualquier resquicio abierto para colarse y tomar nuestro control, poco a poco y casi sin que la victima se percate. Después están los que voluntariamente abrieron la puerta y no disponen de los medios de control para poder evitar que nadie logre entrar y después salir de forma adecuada y a voluntad. Por regla general, a las victimas de una activación desaprensiva de chacras, sin sistemas de control, serán vulnerables a entidades marcadamente negativas, personas que aun caen en la trampa del ego y están habituadas a juzgar, que los tomaran con engaños, presentándose como seres de luz, almas evolucionadas, extraterrestres o intraterrenos. Su misión es el engaño, pasar información contaminada y dañina, y por supuesto, no abandonaran ese canal nunca, usaran a su victima como medio de contaminación propagando un mensaje pervertido, con excusas de elevar la conciencia, profetizar hechos futuros o abrir portales energéticos terrestres.

Luego están los que tiene un marcado carácter positivo (en teoría), el cual se dedica a dar instrucciones, mensajes o información de todo tipo para que la humanidad tome conciencia y cuide su entorno y a sus semejantes, avisan también de las actividades de aquellos que no quieren el progreso humano y se declaran no intervencionista en el destino de nuestra sociedad (no intervienen pero si manipulan de ahí que no vea lo positivo por ningún lado). Generalmente suelen ser entidades extraterrestres y siempre se llaman a si mismos como raza madre, humanos evolucionados del sistema tal o pobladores de la constelación cual.

Sea como fuere, debemos guardarnos de ser tomados por estas entidades, debemos calmar nuestras ansias de contacto, si no estamos debidamente asesorados y seguros de que el modo es el correcto y las medidas de seguridad claras. Es común entre la comunidad espiritual que se vea este “contacto” como algo positivo, pero debo dejar claro, que las entidades que realmente desean ayudarnos, utilizan otras formas de elevar nuestras conciencias sin la necesidad de utilizar un vehículo físico para realizar su cometido, prefiero dejar en cuarentena, cualquier tipo de información o ayuda que se nos ofrezca por estas vías. Generalmente cuando la victima ha cumplido su cometido, esta queda en un estado lamentable, sin recursos, mentalmente desequilibrados y físicamente tocados. Así que por muy positiva que nos quieran vender la experiencia, yo preferiría, asesorarme antes y no caer en manos de cualquier gurú del Reiki o de cualquier tipo de técnica “alternativa” que no haya sido debidamente asesorada.