3 jul. 2015

Existen los Ángeles??

Esther Llanos Cabanillas

En Mundo Esotérico y Paranormal hemos dedicado varios artículos a la figura de los demonios, desde la demonología hasta el punto más paranormal, como seres malignos y sobrenaturales que invaden nuestros hogares controlando nuestras pesadillas. Pero muchas personas creen que los demonios tienen que lidiar con seres angélicos que velan por todos nosotros, evitando así que la oscuridad acabe reinando en nuestra realidad. Entonces, ¿existen los ángeles? ¿Los ángeles están entre nosotros? ¿Son realmente seres benévolos?

La verdad sobre los ángeles
Es un hecho que estamos rodeados de seres angélicos, como en las pinturas, en figuras, en camisetas, e incluso en el cine. Casi todas las religiones incluyen algún tipo de creencia en forma de mensajero celestial, pero cada religión los representa desde diferentes ideas, tratando de mantener una imagen visual de ellos. Según los expertos, las primeras versiones de los ángeles eran la de seres andrógenos, aunque los posteriores ángeles cristianos eran representados como hombres altos y esbeltos con rasgos suaves, en ocasiones vestidos con túnicas especialmente diseñadas en torno a sus grandes alas blancas.

Por desgracia, la mayoría de personas asocian a los seres angélicos con los ángeles cristianos, que se originaron a partir del Nuevo Testamento. La Iglesia Católica ha dedicado considerables esfuerzos a describir y desarrollar una extensa jerarquía de ángeles, donde hay nueve tipos diferentes de ángeles en tres grupos o coros: serafines, querubines, tronos, dominios, virtudes, potestades, principados, arcángeles y ángeles, con un censo oficial de 496 mil ángeles.

En el cristianismo y el Islam, la función de los ángeles es principalmente como mensajeros de Dios (generalmente anunciando nacimientos y muertes), pero en los tiempos modernos han pasado a ser tutores. De hecho, la palabra “ángel” es utilizada para describir a cualquier héroe o benefactor. Se cree que los ángeles se aparecen a la gente en momentos de necesidad, aunque otras veces son sentidos como presencias reconfortantes, pero no se ven.
Pero dejando aparte las representaciones religiosas, la gran cantidad de testigos que han afirmado haberse encontrado cara a cara con seres angélicos no es algo que deba tomarse a la ligera. Según muchos testimonios a lo largo de la historia, los ángeles pueden tomar diferentes formas, por lo general con apariencia humana o con una luz brillante en forma de aura. En ocasiones, especialmente en tragedias o catástrofes, los ángeles no son vistos físicamente pero sí que son reconocidos por sus acciones, en forma de sorprendentes acciones inexplicables, que generalmente se asocian a la intervención angélica.

Ángeles Reales
A pesar de siglos de especulación teológica acerca de los ángeles, no se sabe a ciencia cierta si existen más allá de las historias y leyendas. Pero la realidad es que muchas personas creen en su existencia, recientes encuestas sugieren que casi el 70 por ciento de la humanidad está convencida de que los ángeles existen.
Esto se debe a los innumerables encuentros con seres angélicos como el ocurrido en 2008, donde una mujer llamada Colleen Banton, de Carolina del Norte, afirmó que un ángel sanó milagrosamente a su hija. Según publicaron diversos medios de comunicación, mientras Collen se encontraba en la sala de espera de un hospital, observó claramente como desde la habitación de su hija aparecía una especie de inusual brillo. Su hija, que sufría de una grave enfermedad, se recuperó milagrosamente poco después, dejando a los propios médicos sin explicación de cómo se había recuperado.
Otro caso sorprendente tuvo lugar durante los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001. Lillie Leonardi, ex agente del FBI, afirmó ver a legiones de ángeles en el mismo lugar donde se estrelló el vuelo 93 de United Airlines. Leonardi dijo que cuando llego a lugar del siniestro vio un cráter humeante lleno de escombros demasiado pequeño para asociarlo al avión de pasajeros. Fue entonces cuando comenzó a ver unas luces relucientes y una especie de niebla. En ese momento se le aparecieron delante de ella unos “seres angelicales”. Leonardi estaba convencida que una legión de ángeles intervino en la catástrofe aérea.

Incluso el senador de Illinois Mark Kirk, después de sufrir un derrame cerebral en 2012, afirmó haber tenido un encuentro con ángeles. El senador republicano se estaba recuperando de un derrame cerebral en el lado derecho de su cerebro en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Northwestern Memorial en Chicago cuando dijo que tres ángeles lo visitaron. Según el propio Kirk, los ángeles le preguntaron:“¿Quieres venir con nosotros?”, a lo que Kirk respondió con una negativa diciendo: “Quiero continuar aquí”.

“Lobos con piel de cordero”
Aunque los testimonios de muchas personas que han tenido encuentros con seres angélicos sugieren que se tratan de seres benevolentes, no todo el mundo está de acuerdo con esta idea. Según algunos creyentes, el ángel más famoso es Satanás, que según dicen los escritos, se rebeló contra Dios y fue expulsado del cielo. Pero aparte de este detalle, los ángeles bíblicos libran guerras, destruyen ciudades, y matan a gente. Un ejemplo lo encontramos en el Arcángel Miguel, que generalmente es representado como el líder del Ejército de Dios, con la capacidad de destruir ejércitos enteros con sus terribles poderes y espada llameante.

Estos ángeles vengadores parecen haber desaparecido en los tiempos modernos, dando paso a los seres angelicales que todos conocemos. Pero algunas personas creen que detrás de todas esas imágenes benévolas se encuentran seres interesados por sus propios objetivos, utilizando al ser humano a su conveniencia. Esta idea hace que los ángeles puedan llegar a ser peores que los propios seres demoníacos.

Ya sean reales o ficticios, seres benevolentes o negativos, la realidad es que los ángeles han estado con el hombre desde hace milenios. Y aunque las religiones de todo el mundo han adaptado a su conveniencia las representaciones de estos seres angelicales, su mitología evolucionará y su presencia seguirá entre todos nosotros.