26 jul. 2015

Michio Kaku y Dios


Para un magufo todo lo que dice un científico o un escéptico está equivocado, o es mentira. Todo, salvo lo que vaya en la línea de las posturas que él defiende. Y cuando me refiero a magufos, en esta ocasión también incluyo a los religiosos. Aunque la inmensa mayoría de los magufos cargan agresivamente en contra de la iglesia y sus fieles, lo cierto es que están mucho más cerca entre sí de lo que creen. Solo cambian los protagonistas, pero mantienen el argumento. En vez de demonios tenemos a los annunaki y en vez de Jesucristo, a razas extraterrestres buenas que nos salvan del holocausto nuclear, del impacto de cometas y meteoritos y nos iluminan en la senda espiritual. También dan sermones y pasan el cepillo.

En las últimas semanas se está extendiendo una noticia por la red que está haciendo felices a unos y otros (magufos y religiosos). Michio Kaku afirma que ha creado una teoría que apunta a la existencia de Dios.
La información ha creado un gran revuelo en la comunidad científica porque Kaku es considerado uno de los científicos más importantes de la actualidad, uno de los creadores y desarrolladores revolucionarios de la Teoría de Cuerdas por lo que es muy respetado en todo el mundo.
Para llegar a sus conclusiones, el físico hizo uso un “semi-radio primitivo de taquiones” (que son partículas teóricas capaces de “despegar” la materia del universo o el contacto de vacío con ella, dejando así todo libre de las influencias del universo que les rodea), tecnología creada recientemente en 2005.

Según Michio, vivimos en un “Matrix”: “He llegado a la conclusión de que estamos en un mundo hecho por reglas creadas por una inteligencia, no muy diferente de su juego de ordenador favorito, por supuesto, más complejo e impensable”.
Y prosigue: “Analizando el comportamiento de la materia a escala subatómica, afectado por el semi radio primitivo de taquiones, un diminuto punto en el espacio, por primera vez en la historia, totalmente libre de cualquier influencia del universo, la materia, la fuerza o la ley se percibe de una forma inédita el caos absoluto. Créeme, todo lo que llamamos azar hoy no tendrá más sentido. Para mí está claro que estamos en un plano regido, por reglas creadas y no determinadas por azares universales”, dijo el científico.
Siguiendo la pista de esta información llegamos al sitio web noticiacristiana.com, que fue el primero que lo publicó en español. Esta web, de religiosos de la iglesia evangélica, publica noticias principalmente de temas que giran en torno a Dios y la iglesia, aparentemente sin discriminar si son ciertas o no. Total… ¿que más da? Sus lectores tienen ya las tragaderas tan abiertas que han perdido la capacidad de dudar.
Al final de su artículo incluyen la referencia al artículo original: “Traducido y adaptado por NoticiaCristiana.com de Jornal VDD”, eso sí, sin incluir el link (otro), no sea que alguno de los lectores accedan y comprueben que Journal VDD es una web escrita en clave de humor, al estilo de Weekly World News, pero en portugués. En el pie de su sitio afirman:
No creas todo lo que lees por ahí. Este es un sitio de humor que publica historias que deberían ser ciertas, o no.
Si os queda alguna duda, podéis ver las últimas noticias. Aquí tenéis un ejemplo: ¡Urgente! ET’s imponen condiciones para devolver el avión de Malasia desaparecido.

El tema de presentar a los grandes científicos como creyentes en Dios no es nuevo. Einstein, por ejemplo, es referenciado en muchas ocasiones como creyente en Dios, aunque es el autor de la frase
La palabra Dios no es para mí nada más que la expresión y el resultado de la debilidad humana.
En la entrevista del siguiente video, Kiki Sandfor le preguntaba a Michio sobre este tema:
Kiki: He oido que la mayoría de los físicos teóricos sois increíblemente espirituales y que valorais el concepto de conciencia, el alma y el origen del Universo.

MK: Alguien le hizo a Einstein la gran pregunta: ¿Hay un Dios? Y Einstein respondió que para ser científico hay que especificar bien lo que se entiende como Dios en primer lugar. Si se entiende a Dios como una figura a la que se le reza, una figura que otorga e interviene, entonces la respuesta es no. Pero él creía en un Dios representado por el orden, la armonía, la belleza, la simplicidad y la elegancia, el Dios de Spinoza. El universo podía ser caótico, feo, pero en cambio es bello, simple y regido por reglas matemáticas sencillas.