17 ago. 2015

Psicología Esotérica - Los 7 Rayos: Conocimiento interior

Fuente: Ángeles de Barro

PRIMER RAYO
VOLUNTAD-PODER

Todo lo toca, todo lo mueve, todo está lleno de la energía de voluntad, porque sin la energía de la voluntad nada puede existir.
El primer rayo es el más oculto, y de momento se manifiesta sólo bajo su aspecto de esencia, de energía básica que mueve todo lo creado.
“Detrás del Sol central sagrado se halla oculta dentro de sus rayos una forma. Dentro de esa forma fulgura un punto de poder que aún no vibra, pero brilla cual luz eléctrica. Igneos son sus rayos. Consume todas las formas, pero no afecta la vida de dios encarnado. Desde el Uno que contiene a los siete surge una Palabra. Esa palabra reverbera a lo largo de la línea de esencia ígnea, y al resonar dentro del círculo de las vidas humanas se convierte en una afirmación, un mandato expresado o una palabra de Poder. Que el dinámico Poder y la eléctrica Luz revelen el pasado, destruyan la forma y abran la puerta dorada. Esta puerta revela el camino que conduce hacia el centro donde mora aquel cuyo nombre no puede ser oído dentro de los confines de nuestra esfera solar. Su manto azul oculta su eterno propósito, pero cuando el sol sale y se pone, su rojo orbe es visto. Su palabra es Poder. Su Luz es Eléctrica. El relámpago es su símbolo. Su voluntad se halla oculta en la cámara de su pensamiento. Nada es revelado. Se siente su Poder. Los hijos de los hombres, que reaccionan a su Poder, elevan a los límites más remotos de la luz un interrogante: ¿Por qué este Poder ciego? ¿Por qué la muerte? ¿Por qué esta desintegración de las formas? ¿Por qué negar el poder de poseer? ¿Por qué la muerte, o poderoso Hijo de Dios? Imperceptiblemente llega la respuesta: Poseo las llaves de la Vida y de la Muerte. Ato y Desato. Soy el Destructor”.
Así son las palabras de Poder del Primer Rayo tal y como están recogidas en el Antiguo Comentario. Y es muy posible que después de leerlas, uno, independientemente de alcanzar a comprender lo que significan, sí sea capaz de sentir el Poder que en ellas hay. El Primer Rayo es sobre todo el Rayo del Poder. Está dentro de todo cuanto vive porque es la energía Padre, la primera en ser manifestada, la que compenetró a la sustancia y dio lugar a la Vida. La Energía del Primer Rayo es una Energía de Futuro, porque sólo podrá ser comprendida y utilizada cuando el hombre alcance un estado de conocimiento y control de sí mismo y de las energías y fuerzas que le rodean.
Sin la energía del Primer Rayo actuando en el hombre, en una nación o en el Planeta, la evolución de la vida no sería posible
La Energía del Primer Rayo produce la muerte de la forma, pero a cambio introduce grandes renovaciones permitiendo que la vida crezca y se transforme y nunca permanezca estancada. Sin la Energía del Primer Rayo actuando en el hombre, en una nación o en el Planeta, la evolución de la vida no sería posible. El efecto del Primer Rayo puede ser comparado al que produce el Fuego en la forma. El Fuego en un bosque quema y destruye todo lo viejo, lo que está seco, lo que no posee vida, pero a la vez esa destrucción es la garantía para que puedan surgir nuevas plantas, nuevos árboles, nuevas formas de vida.
El fuego está presente en todo cuanto nos rodea. El hombre descubrió el fuego físico y aprendió a utilizarlo aunque no a dominarlo. Con el fuego fue capaz de modificar metales y construir armas, producir calor, cocinar alimentos, etc. etc. Y aunque sucedió hace mucho tiempo no podemos olvidar que ello significó un paso evolutivo muy importante. Ahora el hombre tiene que descubrir el Fuego interno, la energía que permitirá transformar nuestra vida y superar todos los obstáculos.

Los hombres de Primer Rayo
Son muy pocos los Seres que pertenecen a la Energía de este Rayo, y sus características más importantes son la voluntad dinámica y la fuerza destructiva. Al hombre de Primer Rayo no le mueve la buena voluntad, ni tampoco el amor a los demás, a pesar de ser el rayo que más amor expresa. Lo que mueve a un ser de Primer Rayo es la NECESIDAD. Necesidad de movimiento, de cambios, de superación, de conocer lo desconocido, de romper las cadenas, de descubrir lo oculto, de destruir lo antiguo y, sobre todo, de crear nuevas ideas, ideas que llevan dentro de sí los grandes principios que serán las bases de la Nueva Era. A diferencia de otros rayos, lo que realmente le mueve no es su propia necesidad sino la necesidad de que todo cuanto le rodea pueda participar del Poder, y por tanto, pueda ser LIBRE. La Energía del Primer Rayo de Voluntad o Poder es la Energía Origen. La Energía del Uno manifestado.
Un ser de Primer Rayo sabe todo lo que ocurre porque conoce la Idea, y tiene la responsabilidad de expresar y de conducir hacia ella. Las mayores dificultades que vive un ser de Primer Rayo es la impaciencia y el control de su propia naturaleza, de su propia fuerza.

Virtudes especiales
•Fortaleza, valor, constancia y veracidad que provienen de la falta de temor. • Poder de gobernar, capacidad para captar las cuestiones con amplitud de criterio y para manejar a los hombres y tomar decisiones. Quienes pertenecen a este rayo poseen mucha fuerza de Voluntad. Son personas que estarán al frente en cualquier actividad que realicen. Es el dirigente nato y alguien en quien se puede confiar y depender. Defiende al débil y reprime la opresión y es totalmente indiferente a los comentarios. Es el discípulo entrenado que trabaja imponiendo la voluntad sobre la mente, y lo hace sobre las mentes de los hombres acentuando los principios que la humanidad debe asimilar. No quiere que los demás le imiten sino que aprendan a actuar desde sí. Es sentimental y afectuoso, aunque en un principio le cueste expresarlo. Se entrega a las ideas, proyectos y personas ilimitadamente sin importarle lo que los demás le den, pero es un celoso guardián de su soledad, soledad en la que se refugia para llenarse de su propia energía y adquirir la Fuerza interna, porque el ser de Primer Rayo sabe que está solo.
La meta de la persona de Primer Rayo es fusionar su voluntad individual a la voluntad divina, y como el método que lo caracteriza es la voluntad, se puede decir que es capaz de conquistar el cielo por la violencia. Una de las cualidades que más caracteriza a los seres de primer rayo es la Síntesis. La Síntesis es el camino de la sencillez, es la selección de lo útil, lo directo, lo necesario. El respeto y la valoración que experimentan los seres de Primer Rayo sobre la energía que posee cada cosa, les impulsa a la síntesis. Así, por ejemplo, un ser de Primer Rayo no habla demasiado porque conoce que en la Palabra se oculta el Poder, y quien no cuida su Palabra es porque desconoce la energía que en ella hay.

Virtudes a adquirir
Simpatía, tolerancia y paciencia Debido a la fuerza de su energía lo primero y más importante que debe adquirir es el control de su propia naturaleza y la comprensión de que su energía, si no es controlada, puede destruir más que crear. La simpatía es importante para ser accesible a los demás y romper así la barrera que, lógicamente, produce la fuerza de su energía. La paciencia es imprescindible porque se produce un efecto lógico. El Primer Rayo no entiende de la lentitud de la forma, de tener que esperar tiempo, -que siempre se le hace eterno-, cuando en su interior todo es rápido y sencillo. La mejor forma de adquirir paciencia no es esperando en actitud pasiva sino creando. Cada rayo posee en sí mismo un método para canalizar correctamente la energía. Para el Primer Rayo la forma es la constante creación sin esperar resultados, la creación inteligente.

La pregunta imprescindible
Constantemente hemos hablado de que el Primer Rayo es el Rayo de la Voluntad. Lo hemos relacionado con el Fuego y también con la Síntesis. Pero la pregunta inevitable es: ¿Qué es la Voluntad? Estas son algunas frases recogidas sobre la Voluntad, y que pretenden simplemente que cada uno pueda conectar dentro, más allá de las palabras, con la Energía de la Voluntad: • La Voluntad es la Fuerza Una dentro de cada Ser por medio de la cual todo es creado y manifestado. • La Voluntad trabaja fuera del tiempo porque es el tiempo en sí. • La Voluntad trabaja en el Futuro. • La Voluntad no permite expresiones que no sean positivas, de Poder. • La Voluntad es tu Unión con lo manifestado para que todo sea UNO. • La Voluntad es Yo Soy, Yo Existo, Yo me manifiesto. • La Voluntad dice de Vida y Poder, pero el camino hacia la Voluntad sólo se recorre bajo la Fuerza.

RELACION CON OTROS RAYOS
Precisamente por ser muy pocos los Seres encarnados bajo esta energía, lo más importante es tener presente que el Primer Rayo es la energía Origen, en él están contenidos -en su aspecto más puro- las energías de los otros seis Rayos. Es la Energía que tenemos que descubrir, hacia la que tenemos que caminar y de la que tenemos que aprender. La relación del Primer Rayo con los demás no está sometida a la dualidad, como veremos en los próximos rayos, porque sólo está bajo la energía del Uno, y desde el Uno todo forma parte de si.
Desde el Primer Rayo…
• El Segundo Rayo se vive como la manifestación absoluta de la Unidad. Donde el Amor es la expresión de la Unidad con los demás, y la sabiduría es el fruto de la unidad con uno mismo.
• El Tercer Rayo es la Vida en constante movimiento y renovación. Es la ausencia de formas, de normas, de creencias que encadenan la vida. Es la perfecta unión vida-muerte, creación-destrucción que no permite que nada se detenga.
• El Cuarto Rayo es el equilibrio de las energías. Es la perfecta relación en todas las cosas, es el intercambio y la unión de energías para un fin común. Es la belleza y la armonía que existe en la creación.
• El Quinto Rayo es la mente. Es el ordenador que ejecuta la idea. Es el medio a través del cual el Uno, el Ser, puede crear.
• El Sexto Rayo es el idealismo. Es el compromiso con la vida que le rodea. Es la acción y no la oración. Es el reconocimiento de la importancia de la parte para el Todo.
• El Séptimo Rayo es la perfecta expresión del Espíritu en la forma. Es la Libertad pura del Ser de expresarse, de crear, de vivir.

SEGUNDO RAYO
AMOR-SABIDURIA

“Nuevamente permanezco; un punto dentro de un círculo y no obstante, soy yo mismo. Debe prevalecer el amor por el amor mismo, no el amor de ser amado. Debe predominar el poder de atraer; pero este poder debe algún día dejar de penetrar en los mundos de la forma. Primer paso que debe darse hacia una búsqueda más profunda. La palabra surge del alma y llega a la forma: “libérate de todo lo que te rodea, pues nada contiene para ti, mírame a Mi. Soy el Uno que construye, sostiene y te impele hacia adelante y hacia arriba. Mírame con ojos de amor y busca el sendero que conduce desde el círculo externo hasta el punto. Yo, en el punto, sostengo. Yo, en el punto, amo a todos, atrayéndolos al centro y marchando adelante con los puntos que avanzan hacia el gran Centro donde permanece el punto UNO. ¿Qué significa esta Palabra?”.
La energía del Segundo Rayo está realmente muy poco comprendida desde el punto de vista espiritual, porque se tiende a mezclar sentimientos, deseos y apegos con el Amor. A pesar de que en nuestra mente se ve disociado el amor y la sabiduría, en realidad son dos aspectos de una misma manifestación cósmica. El amor sin la sabiduría y la sabiduría sin el amor no están completos. Desde el punto de vista espiritual, en la energía del Segundo Rayo está la necesidad que todos los seres tienen de unión y complementación, ya sea de uno con uno mismo, con otro, con algo o con una idea. Esta necesidad de estar integrados es a su vez una consecuencia de la Ley de Atracción. El Amor, lejos de lo que muchos creen, no es un sentimiento humano, sino la energía que mantiene a todo unido, desde el Cosmos a un átomo. Quien ha elegido recorrer el camino de la evolución a través del Segundo Rayo, lo ha hecho fundamentalmente por su necesidad de descubrir al Uno, de entrar en el punto centro del círculo, de conocer lo que hay detrás de cada cosa.
Quien ha elegido recorrer su camino a través del 2º Rayo, lo ha hecho por su necesidad de descubrir al Uno.
Existen muchos estados de conciencia dentro de un mismo rayo y sería materialmente imposible reflejar todas las variedades de seres que están bajo la misma corriente de energía y que, sin embargo, son diferentes. Hay que tener presente que cada uno de nosotros además de estar influidos por la corriente de un rayo, también lo estamos por otras circunstancias tales como el lugar, la fecha y las características de nuestro nacimiento; las circunstancias familiares y sociales en las que vivimos y, no podemos olvidar, que cada uno de nosotros llevamos impreso en nuestros genes la historia de nuestros antepasados, que al fin y al cabo no es otra que la historia de nuestras propias vidas anteriores. Mas lo que se debe pretender a la hora de estudiar un rayo no es ver si el rayo se adapta o no a nuestras características, sino que, por el contrario, lo realmente importante es conocer las energías que dentro del rayo se mueven, los defectos, las tendencias y las virtudes, para a través de todo ello poder llegar a la meta: descubrirse a uno mismo.

Características de la energía del Segundo Rayo
Debemos empezar por diferenciar lo que es la energía pura del Segundo Rayo del uso que de esta energía hagan los seres que bajo ella caminan. La energía del Segundo Rayo es, fundamentalmente, la Energía del Magnetismo, la energía que proviene del Sol Sirio y que tiene como labor fundamental la de mantener todo lo creado unido entre sí. El efecto de la Energía del Magnetismo es la luz y la unidad. Durante mucho tiempo se ha transmitido una visión parcial del Segundo Rayo, tal vez porque no se ha tenido en cuenta que el Segundo Rayo es un rayo de dualidad. Por tanto definir al Segundo Rayo como Amor – Sabiduría es manifestar el efecto pero no el origen de esta energía. No se puede comprender la energía del Segundo Rayo si no se reconoce que una parte de él está unida al UNO, al ORIGEN, y que permanece dentro oculta y preservada sólo para aquellos que sean capaces de vencer la ilusión de la expresión y decidan adentrarse en el origen de todas las cosas, y para ello deben estar dispuestos a desprenderse de todos sus esquemas e ideas preconcebidas. Es por todo ello por lo que siempre nos hemos encontrado que los estudios esotéricos recogen el efecto del Segundo Rayo que es el Amor y la Sabiduría, y muy pocos han entendido su verdadero origen:el Magnetismo.

Características de la persona de Segundo Rayo
La persona de Segundo Rayo tiene tacto, es diplomática en su relación con los demás y posee gran capacidad para organizar trabajos en equipo. Le gusta la igualdad entre las personas, así como el orden y la disciplina en sus vidas, a pesar de que, algunas veces, sea ella la primera en ser desordenada e indisciplinada. La persona de Segundo Rayo es sensible a la naturaleza interna de cada cosa y tiene un característico deseo de adquirir conocimiento puro para obtener así la visión sobre la verdad de todo cuanto le rodea. A un Segundo Rayo nunca le será suficiente el conocimiento intelectual. No le satisfarán las informaciones teóricas porque necesita comprender dentro el significado oculto de las cosas, y le gusta unir el mundo del conocimiento científico con el espiritual para demostrar que en realidad todo es Uno. Precisamente por estar bajo la energía de la Sabiduría, su camino nunca estaría completo si se basase sólo en recibir enseñanzas sin llevarlas a la vida cotidiana. De no hacerlo así se sentiría vacía y frustrada. La Energía del Segundo Rayo debe estar complementada, fundamentalmente, por la energía del 1º Rayo que le proporciona voluntad y poder. En el temperamento de una persona de Segundo Rayo que ya alcanzó un grado de control y evolución se pone de manifiesto gran capacidad para la síntesis y para la unión incondicional hacia las personas y los ideales que mueven su vida. También manifiesta gran admiración hacia aquellas personas que poseen cualidades diferentes a las propias, y siente necesidad de aprender de ellas.

Virtudes especiales Fuerza, tesón, entrega, paciencia y resistencia. Intuición.
La persona de Segundo Rayo es Fuerte, y parte de su fuerza está basada en la disciplina y exigencia personal. Es celosa guardiana de su mundo interno y utiliza la fuerza tanto para sí misma, -no admitiendo ningún obstáculo ni limitación-, como para los demás, lo cual infunde confianza y seguridad a las personas que la rodean. La Fuerza es su cualidad más importante, porque a través de ella camina hacia el encuentro con el Uno, porque conoce que sólo mediante el uso de la Fuerza puede vencer la ilusión y el espejismo de los planos inferiores. Otra de las cualidades que destaca en la persona de Segundo Rayo es el TESON. Todo aquello que quiera conseguir lo conquistará. No le importará el tiempo que tarde ni el esfuerzo que implique, sólo tendrá en cuenta su objetivo y dentro de sí sabe que lo conseguirá. Cuando una persona de Segundo Rayo se compromete con algo o con alguien lo hace de una forma incondicional. Se entrega, -como se diría en el argot ciclista “a tumba abierta”- y para ello no escatima ni esfuerzos ni sacrificios. Nunca realiza nada pensando sólo en sí, sino contemplando a la humanidad, es decir, haciendo que su vida sea útil para los demás. Podríamos decir que tanto el Tesón como la Entrega son manifestaciones de la Fuerza que está dentro de una persona de Segundo Rayo. El Tesón es la Fuerza aplicada para conseguir algo desde uno mismo. La Entrega es la Fuerza puesta al servicio de los demás.

CONCLUSIONES
Después de todo lo expuesto debemos tener presente: – Lo que mueve a una persona de Segundo Rayo es la necesidad de descubrir al Uno. De entrar en todo. De conocer lo que hay detrás de cada cosa. – El auténtico objetivo dentro de una persona de Segundo Rayo es adquirir la conciencia del UNO. – La Fuerza es su energía básica y fundamental. Es su alimento. – El Amor debe ser por el Amor mismo, sin pedir nada a cambio – El Amor no debe ser un objetivo sino la forma de vida permanente, a través de la cual la Entrega a todo cuanto le rodea le conduzca a una visión mayor de todo. – El Segundo Rayo es un rayo de dualidad. Para vencer la dualidad debe conseguir un equilibrio entre lo interno y lo externo, entre el dar y el pedir. La frase de orientación del Segundo Rayo es: “Miro arriba, sirvo abajo”. Busco en lo superior, en el origen de todo, en el principio de cada cosa creada, y este conocimiento lo pongo al servicio de todo cuanto me rodea. – La atracción debe ser dirigida hacia dentro, puesto que lo externo nunca llenará la necesidad de una persona de Segundo Rayo. – Debe diferenciar su necesidad interna de lo que debe dar al exterior. Esta diferencia nunca debe ocasionar separación sino una correcta comprensión de sí mismo y de los que le rodean.

TERCER RAYO
VIDA E INTELIGENCIA ACTIVA

“Manejando los hilos de la Vida permanezco enredado en mi ilusión autocreada. Circundado por la trama que he tejido, no veo nada más. El amor a la verdad debe prevalecer. No el amor a mis propios pensamientos o a mis ideas o formas; debe controlar el amor a los procesos ordenados, no el amor a mi desenfrenada actividad. La palabra surge del alma y va a la forma; aquiétate, aprende a permanecer silencioso, tranquilo y sin temor. Yo en el Centro Soy. Mira arriba en una sola línea y no a lo largo de las muchas que has tejido en el trascurso de eones. Estas te mantienen prisionero. Mantente quieto, no te precipites de un lado a otro, no te dejes engañar por las formas externas y por aquello que desaparece. Tras la formas se encuentra el Tejedor, que teje silenciosamente”.
El Tercer Rayo es el Rayo de la Vida, de la creación y del movimiento y está relacionado con todo aquello que impulsa a la forma. El aspecto de Inteligencia Activa aparece realmente cuando las personas que están bajo su influencia han adquirido un alto grado de control y conocimiento de la energía que este rayo canaliza, y dicha inteligencia surge siempre como fruto de un laborioso programa de trabajo interno. Por todo ello, nos ocuparemos más del aspecto vida que de la inteligencia activa, puesto que ésta aparecerá como consecuencia del trabajo realizado. La auténtica labor de la energía del Tercer Rayo es crear formas a través de las cuales la idea pueda expresarse.
La Vida está regida por dos movimientos que podemos comparar al movimiento de inhalación y exhalación, o lo que es lo mismo, al de expansión (hacia fuera) o de regreso (hacia dentro). En el proceso de expansión, la vida se llena de formas a través de las cuales se desarrolla la idea, en el proceso de regreso o de inhalación, la vida sintetiza las formas y recoge solamente las que le son útiles. Este proceso se está realizando constantemente. La naturaleza es un claro ejemplo de él. Animales y vegetales se mueven inconscientemente dentro de estos dos grandes ciclos y su estudio y observación pueden conducirnos a nosotros, los humanos, a la auténtica comprensión de la vida, de sus leyes y de sus movimientos. Porque no se trata sólo de vivir, sino de saber vivir, de aprender a utilizar conscientemente las leyes de la vida, las leyes naturales. Ese es un gran reto que, de momento, muy pocos hombres han conseguido.
El Tercer Rayo es el Rayo de la Vida, de la creación y del movimiento y está relacionado con todo aquello que impulsa a la forma para que sea útil a la vida.
Desde el punto de vista esotérico, la antítesis de la vida no es la muerte, sino la inercia y la rutina, porque ambas adormecen el espíritu activo y aventurero que implica el Tercer Rayo, el Rayo de la Vida. El Tercer Rayo es la Vida unida al Origen, son las manos que actúan conscientes de lo que la mente quiere conseguir. Podemos comprender más su significado si se le contrasta con las características del Primer y Segundo Rayos, rayos con los que está muy vinculado. El Primer Rayo es el Principio y el Fin. El Segundo Rayo une el Principio con el Fin y, el Tercer Rayo vive el Principio para conseguir el Fin.

Características de las personas de Tercer Rayo
Podemos decir que hay muchas personas que viven bajo las características de la energía del Tercer Rayo y que se las reconoce fácilmente porque tienen una personalidad muy definida. Son personas generalmente extrovertidas, inquietas, vitales, y pasan difícilmente desapercibidas. Suelen tener una imaginación muy desarrollada y un marcado idealismo. También son soñadoras, amantes de las artes, y poseen cualidades muy creativas. Pero sobre todo son personas constructoras por naturaleza, les encanta hacer sus propias cosas y no escatiman esfuerzos para conseguir lo que les interesa. Son personas con muchas ideas, pero éstas suelen ser poco prácticas y muy pocas veces se pueden llevar a la realización.
Vicios del Rayo Tendencia a las formas. Impulsividad. Orgullo
• Tendencia a las formas: Es, con mucho, la característica más marcada de este rayo y la que más dificulta la evolución de las personas de Tercer Rayo. En la vida cotidiana son personas a las que les gusta hacer muchas cosas y recrearse en el acto de hacerlas, aunque en la mayor parte de las ocasiones no logren terminar lo que empiezan. Les gusta hacer las cosas a su propio ritmo y que nadie les marque o diga cómo deben de hacerlas. Esta tendencia a las formas no es sólo con las formas materiales, también está reflejada en la necesidad de ser protagonista. Así, un Tercer Rayo nunca escribiría un anónimo (y si lo hace buscaría la forma de que se supiera que es suyo), ni dejaría un cuadro sin firmar. El objetivo de una persona de Tercer Rayo es llegar a tener un perfecto dominio sobre las formas, aprendiendo a seleccionar aquellas que son útiles.
• Impulsividad: Es otra de las tendencias de este rayo. La impulsividad hace que sus actos no sean reflexivos, que no piense antes de actuar y que, por tanto, muchas veces se arrepienta de sus propios actos. Pero, además, la impulsividad representa también un factor negativo en cuanto que le produce desconcierto, ya que ¿cómo se puede llegar a una meta si constantemente se está cambiando el objetivo? El actuar sin reflexionar es una pérdida de energía, de tiempo y de inteligencia.
• Orgullo. El orgullo, junto con la crítica excesiva a los demás, es otro de los defectos de este rayo. Piensa que siempre tiene la razón y que la visión errónea es la de los demás y no la suya. Esto le dificulta mucho a la hora de ver sus defectos y de realizar un auténtico proceso de transformación.

Virtudes especiales Fidelidad. Creatividad. Simpatía
• Fidelidad: Cuando un Tercer Rayo se compromete con algo o con alguien cumple su promesa hasta el final. Son personas en las que se puede confiar plenamente porque, sea lo que sea lo que se les pida, seguro que lo llevarán a cabo. Son excelentes compañeros, detallistas y siempre estarán atentos a lo que otra persona pueda necesitar y ellos le puedan dar.
• Creatividad: Es sin duda su cualidad más destacada. Cuando una persona de Tercer Rayo está correctamente enfocada se convierte en un auténtico creador y manifestará una constante necesidad por crear formas nuevas o por mejorar todo aquello que le rodea. La creatividad de un Tercer Rayo no tiene límite, y tanto puede dirigirse hacia el exterior como hacia el interior. El mayor ejemplo de la Creatividad del Tercer Rayo está en la naturaleza que siempre está cambiando.
• Simpatía: Por su entrega a la vida, por la alegría y el movimiento que manifiestan son personas que generan en su entorno mucha simpatía. Son, a su vez, personas muy accesibles con las que se puede llevar una conversación fluida y sencilla.
Método de trabajo para las personas de Tercer Rayo
Para que las tendencias del Tercer Rayo puedan transformarse, existen una serie de aspectos que, si se tienen en cuenta, permitirán que los defectos se dominen dando paso a la auténtica energía que debe regir la vida de una persona de Tercer Rayo.
1º-. Serenidad. Esto es lo primero que debe darse. La serenidad, la observación y la apertura mental le permitirán descubrir las cosas que le rodean, le proporcionarán una nueva visión y comprensión de los cambios que tiene que realizar en su vida.
2º-. Quietud. Aunque para muchas personas pueda parecer lo mismo que la serenidad, no lo es. La serenidad es dentro, con uno mismo, y la quietud es fuera y se relaciona con la actividad. Si se tiene en cuenta que una persona de Tercer Rayo es superactiva, la quietud le obligará a seleccionar lo que realmente quiere hacer, lo que es útil, y con ello se podrá liberar de las formas que son su verdadera prisión.
3º-. Humildad. Como antídoto al protagonismo y a la necesidad de figurar. También como método para valorar desde dentro a las personas que le rodean. La humildad debe ser una cualidad interna y fuera sólo deben de notarse sus consecuencias y, desde luego, no tiene nada que ver con el servilismo ni la falsa modestia.
4º-. Confianza. La confianza es una de las cosas que más necesitan las personas de Tercer Rayo. Confianza en sí, en las personas que le rodean y confianza en la vida, manteniendo una actitud positiva ante los cambios.
5º.- Objetivos cercanos. Porque la tendencia es trazarse metas lejanas, con lo cual el trabajo se pierde y no hay resultados. Si los objetivos son abstractos se perderá y al fracasar se debilitará la confianza en sí mismo, mientras que si trabaja con objetivos cercanos, podrá ver resultados y estos le motivarán para conseguir metas más ambiciosas.
6º.- Crear formas útiles. No muchas formas, sino las que realmente le sirvan para el objetivo que previamente creó, o para colaborar con otras personas, porque la vida realmente es útil cuando sirve para algo o para alguien.
Para terminar podríamos decir que las personas de Tercer Rayo tienen por delante un reto muy importante, y es el de aprender a ser fieles a la vida en sí misma, tendrán que ser como el águila que vuela libremente en los cielos, que conoce las corrientes y juega en ellas y que, cuando así lo necesita, desciende hasta la tierra para coger de ella su alimento. El aguila es serena y majestuosa, es precisa y perfecta, y es un buen símbolo de lo que la energía del Tercer Rayo puede proporcionar a todo aquel que comprenda su significado.

PENSAMIENTOS
Aquel que continuamente anda preguntando por los caminos, nunca aprenderá a buscar o intentar su camino. ¿Cómo puede saber cuál es su camino alguien que siempre recorre caminos conocidos?”
Sólo soy fuerte cuando soy uno con mi camino”.
Siempre he soñado con dar un paso más. Es un sueño que te mantiene despierto”.
La alegría de vivir libera la energía”.
Cada cual debe recorrer el camino adecuado para sí mismo, y cada uno de estos caminos es distinto a los demás”.
Nuestro camino no está registrado en nuestra partida de nacimiento, no puede aprenderse en el colegio, nuestros padres no nos lo pueden enseñar. Cada cual debe buscar por sí mismo su propio camino”.
Recogido del libro Mover Montañas, del montañero R. Messner. Ediciones Desnivel

CUARTO RAYO
ARMONIA A TRAVES DEL CONFLICTO

“Me encuentro a medio camino entre fuerzas opuestas. Anhelo armonía, paz y belleza como resultado de la unidad. Veo a ambas. Veo fuerzas opuestas alineadas, y yo, el uno, permanezco en el centro del círculo. Demando paz. Mi mente está decidida a lograrla. Busco la unicidad con todos, sin embargo, la forma divide. Por todos lados enfrento guerra y separatividad. Permanezco solo y lo estoy. Sé demasiado. El Amor por la Unidad debe predominar. Pero no el amor basado en el anhelo de alivio para el yo o porque contiene lo que agrada. La palabra va del alma a la forma. Ambos bandos son uno, no hay guerra, diferencia ni aislamiento. Las fuerzas bélicas parecen luchar desde el punto en que te encuentras. Avanza un paso. Ve verdaderamente con el ojo abierto de la visión interna y descubrirás no dos, sino uno, no la guerra sino la paz, no el aislamiento sino un corazón que descansa en el centro. Así brillará la belleza del Señor. La hora ha llegado”.
Uno de los grandes errores que se comete con relación a la Energía del Cuarto Rayo es encasillarlo bajo las palabras belleza y armonía, lo que hace que se tenga una visión distorsionada de lo que realmente son sus cualidades. El Cuarto Rayo es, ante todo, la Energía del Conflicto, de la lucha, y como consecuencia, de la belleza y de la armonía. No existe, en este momento evolutivo por el que pasamos, ni una sola forma de vida que no viva en conflicto o en lucha. Desde el mismo momento en que existen fuerzas opuestas se crea la oposición y el conflicto, y es precisamente el resultado de este conflicto lo que hace que la vida y la evolución nunca se detengan.
La Energía del Cuarto Rayo está presente en todos los reinos, pero es el Cuarto reino, el humano, el que vive con más intensidad sus efectos. Desde el estado más primitivo de la conciencia humana en el que se manifiesta a través de la lucha del hombre contra el hombre, hasta el punto más elevado de la línea evolutiva donde el hombre comprende que la lucha interna forma parte de su camino de evolución, la energía del Cuarto Rayo está presente para recordar siempre que existen dos fuerzas antagónicas, y que de su lucha, de su conflicto, se extrae el Poder. La energía del Cuarto Rayo es tan imprescindible para la humanidad como lo es el agua para la supervivencia física. Si el hombre no viviese conflicto, si la lucha y la necesidad no estuvieran activas, al hombre le sucedería como a las aguas de un río que se detienen y se estancan: se pudriría. Cada rayo está vinculado esotéricamente a un elemento, así, el Primer Rayo se le relaciona con el Fuego, al Segundo Rayo con la Tierra, el Tercer Rayo con el Aire y el Cuarto Rayo con el Agua. Cuando la energía del Cuarto Rayo es correctamente utilizada se convierte en una Fuerza impulsora y activa que no reconoce obstáculos y que lleva vida, movimiento y alegría a todo cuanto le rodea. La Fuerza poderosa de la energía del Cuarto Rayo surge como consecuencia de haber vencido la dualidad. Quien logra manejar la energía del Cuarto Rayo se convierte en un auténtico maestro del arte de mover, trasmutar y dirigir las energías correctamente por encima del bien o del mal. Es muy importante tener presente que la armonía, tal y como se vive bajo el Cuarto Rayo, no es un estado de quietud sino que es la consecuencia del dominio de las fuerzas menores por la conquista de la Fuerza interna.

Características de la energía de la persona de Cuarto Rayo
Una persona Cuarto Rayo es inconfundible y única. Un Cuarto Rayo es capaz de ser la persona más maravillosa del mundo o la mas insoportable. Cuando menos te lo esperes, y sin que tú le digas nada, estará a tu lado con una sonrisa de oreja a oreja, o con una frase de aliento, porque su intuición le permite saber cuándo se la necesita. Pero no te confíes, porque si algo no le gusta es capaz de congelar en un segundo su sonrisa y ser más fría que un hielo. Es capaz de darte todo cuanto tiene o no darte ni la hora. Se la reconoce también muy bien porque le encanta reñir y protestar, aunque ninguna de las dos cosas las haga realmente en serio, más bien es un hábito, una parte de ella misma sin la cual se siente desnuda, por ello, no es de extrañar que antes de que termine de reñir o de protestar se esté riendo de sí misma porque en el fondo sabe que está dispuesta a cumplir tus deseos. Otra peculiaridad de una persona Cuarto Rayo es que le encanta “confundir” y “liar” a las personas, y lo hace sin gota de maldad, simplemente como una pequeña travesura que, en el fondo, y si no se pasa, da un toque de color a la vida de cuantos le rodean. Una persona Cuarto Rayo nunca será mentirosa, pero sí poseerá mucha imaginación por lo que le encantará soñar despierta e inventarse historias que algunas veces le alejarán de su propia realidad. Es también una persona cariñosa y afable, siempre y cuando no se le cruce ningún cable.
Cuando la energía del Cuarto Rayo es correctamente utilizada se convierte en una Fuerza impulsora y activa que no reconoce obstáculos y que lleva vida, movimiento y alegría a todo cuanto le rodea.
A pesar de que no existen rayos masculinos o femeninos, sí debemos tener en cuenta que una persona encarna bajo un determinado rayo según sea su objetivo a cumplir o su meta a superar, por ello podemos decir que el Cuarto Rayo es un rayo predominantemente femenino, y cuando un hombre está bajo su influencia nos encontramos con que destaca por su sensibilidad y la necesidad de captar y llenarse de la vida que le rodea, en él el efecto del Cuarto Rayo, en lo que respecta al conflicto, está dirigido hacia dentro, hacia sí mismo, siendo para él muy importante aprender a tomar decisiones y llevarlas hasta el fin. Pero, en cualquier caso, sea hombre o mujer, el que esté bajo la energía del Cuarto Rayo tendrá una razón fundamental para haber escogido su energía: la necesidad de dar un paso evolutivo y hacerlo de forma rápida, aunque ello lleve implícita la lucha y con ella el peligro de la confusión que muchas veces se vive.
Virtudes de las personas: pureza, simpatía, intuición y percepción, Fuerza
• Pureza: Es una de las cualidades más destacadas de este rayo. Una persona del Cuarto Rayo no tiene doblez ni es rencorosa y en su mirada siempre estará reflejada la pureza. Es capaz de reconocer las cualidades de otra persona de una forma limpia y sin envidias.
• Simpatía: La simpatía que despierta una persona Cuarto Rayo está relacionada con la ternura que emana debido a su capacidad de percibir las necesidades de las personas y su afán de que todo el mundo se sienta cómodo a su lado.
• Intuición y percepción: Es con mucho una de sus mayores cualidades. Una persona Cuarto Rayo es capaz de sentir e intuir muchas cosas antes de que sucedan, pero esto que es una gran cualidad se suele encontrar con un gran obstáculo o defecto: la falta de confianza en sí misma.
• Fuerza: Un cuarto rayo es, sobre todo, fuerte. Sin embargo, normalmente la imagen que una persona Cuarto Rayo tiene sobre sí misma es de debilidad, pero ello es así porque de esta forma enmascara su mayor defecto, la comodidad. Si una persona Cuarto Rayo reconoce que es fuerte sabe que, inmediatamente, desaparecerán todas las disculpas de su vida y tendrá que enfrentarse y aceptar la responsabilidad. Por ello, la Fuerza es la cualidad mas importante para una persona Cuarto Rayo y marca la diferencia entre la persona que está dominando su energía o es víctima de su comodidad.

Vicios del rayo: comodidad, negatividad, posesividad
• Comodidad: Es el gran enemigo de una persona de Cuarto Rayo. Es el gran obstáculo que tiene que superar. Y no debe engañarse, la comodidad se refleja a muchos niveles. Puede ser una persona super activa físicamente pero ser incapaz de tomar una decisión. O ser muy decidida y luego no realizar nada porque es muy cómoda. Puede ser cómoda para pensar, para actuar o para definirse, pero, inevitablemente, tendrá que vencer la comodidad para poder dar cualquier paso.
• Negatividad: Comodidad y negatividad están muy entremezcladas haciendo difícil poder decir qué influye en que. Lo cierto es que la primera tendencia de una persona Cuarto Rayo es ver lo negativo, lo difícil, lo complicado. Esta tendencia le perjudica notablemente porque le hace crear problemas donde no los hay, y le distorsiona la auténtica dificultad o sencillez de las cosas.
• Posesividad: Una persona Cuarto Rayo que no confía en sí misma es insegura y trata de paliar su inseguridad a través de alguien mas fuerte a quien querrá dominar y manejar. Cuando una persona Cuarto Rayo es posesiva se convierte en una persona con miedo, con mucha negatividad, y muy difícil de entender. La forma de vencer este sentimiento que la hace prisionera de sí misma es confiando en ella misma, así dará más valor a las personas que tiene a su lado.

Método de trabajo para una persona de Cuarto Rayo
Existen una serie de claves que, si se utilizan, facilitarán mucho los cambios que una persona Cuarto Rayo puede realizar.
• Confianza: Es muy importante que aprenda a valorar sus actos y adquiera confianza en sus posibilidades y para ello debe ponerse objetivos y metas cercanas, no grandes cosas, sino la lucha pequeña y cotidiana que va fortaleciendo la confianza en uno mismo. Es también imprescindible que no se compare con nada ni con nadie, puesto que cada persona es un mundo. Debe aprender a conocer sus propias cualidades para, desde ellas, desarrollarse.
• Disciplina: Es imprescindible para vencer la inercia y la comodidad. La disciplina, sobre todo cuando es autocreada, fortalece la valoración y la confianza. Aplicar la disciplina en el plano físico es relativamente sencillo puesto que sólo hay que mirar para algo que no le guste hacer y proponérselo, pero tan importante como la disciplina física es la mental, y para ello hay que educar la mente para tener pensamientos positivos, y para estar activa y creativa.
• Superación: Es una forma de enfrentar la vida dándole un sentido. La inercia y la comodidad son las grandes enemigas de la evolución y sólo pueden ser vencidas si se tiene claro el objetivo de la vida. En todos los terrenos, bien sean afectivos, laborales, personales, etc. hay siempre un reto mayor, algo que perfeccionar, algo que cambiar. Muchas veces la insatisfacción que se vive proviene precisamente de esta falta de estímulos que nada ni nadie te podrá dar si no es uno mismo el que se los crea.
Por último, no quisiera terminar sin mencionar algo muy importante para una persona de Cuarto Rayo:
la sonrisa. La sonrisa para un Cuarto Rayo es su oxígeno, si aprende a sonreír ante las dificultades verá que éstas no son tan grandes. Si descubre el poder que tiene su sonrisa sobre las personas que la rodean comprenderá que detrás de ella se abre una puerta infinita, porque el futuro lo crean aquellas personas que son positivas, que luchan, que confían y que también saben sonreír.?

QUINTO RAYO
CONOCIMIENTO O CIENCIA

“Amar la forma es bueno, pero sólo cuando la forma se conoce por lo que es, o sea, el ánfora que vela la vida. El amor a la forma nunca debe ocultar la Vida que está detrás; el Uno que trajo la forma a la luz del día la conserva para Su uso -el Uno que vive, ama y sirve la forma, el Uno Que Es.
La Palabra surge del alma y llega a la forma: “Detrás de esa forma estoy Yo, Conóceme, Aprecia, conoce y comprende la naturaleza de los velos de la vida, pero también conoce al Uno que vive.
Aparta tu pensamiento de la forma y descúbreme esperando bajo los espejismos y las formas mentales que ocultan mi verdadero Yo. Conóceme, luego emplea las formas que no velan ni ocultan al Yo, sino que permiten a la naturaleza de ese Yo trascender los velos de la Vida, revelando toda la radiación de Dios, Su Poder y Magnetismo, y todo lo que hay de forma, de vida, de belleza y de utilidad. La mente revela al Uno; la mente puede mezclar y fusionar la forma y la vida. Tú eres el Uno, tú eres la forma, tú eres la mente, sábelo”.
El Quinto Rayo representa y canaliza las energías que conducen a la Mente y en ese largo camino el hombre atraviesa distintos estados mentales que van desde una mente razonadora, concreta y separatista hasta la comprensión y vivencia de la Mente como energía que fusiona la vida, como Principio y Fin de todo lo Creado.
El auténtico objetivo de la energía del Quinto Rayo es despertar la mente en los hombres y dotarles de la capacidad de discernir, buscar, comprender y utilizar las capacidades mentales.
La mente es el origen de todo lo que existe. La mente crea y a través de la palabra el hombre expresa sus pensamientos porque no debemos olvidar que el objetivo del lenguaje es revestir el pensamiento y ponerlo a disposición de los demás.
El pensamiento tiene que ser un canal a través del cual fluyan las ideas. El objetivo de la mente humana es convertirse en un instrumento limpio y libre para captar la Verdad de cada cosa, pero para ello es necesario aprender a escuchar y observar las cosas sin pasarlas por los esquemas y valores de cada uno.
El auténtico objetivo de la energía del Quinto Rayo es despertar la mente en los hombres y dotarles de la capacidad de discernir, buscar, comprender y utilizar las capacidades mentales.

Las personas Quinto Rayo
La realidad de que la característica más importante del Quinto Rayo sea la Mente hace que las personas que están bajo él tengan una tendencia innata al conocimiento, siendo personas inquietas que necesitan comprender el porqué y para qué de las cosas.
Les gusta destripar las cosas para saber de qué esta construido todo cuanto les rodea, siendo personas inteligentes y también serviciales.
Una de las cualidades más importantes que poseen es la pureza. Suelen ser niños grandes, muy nobles en la relación con los demás y capaces de asombrarse y disfrutar de las cosas pequeñas de la vida.
Si una persona Quinto Rayo se muestra negativa con el exterior siempre será como consecuencia de su propia inseguridad y descontento interno.
Lo más importante de un Quinto Rayo es la capacidad que puede desarrollar en todas las cosas de la vida si es capaz de transformar sus tendencias individualistas y unirse a todo lo que le rodea.
En el estudio de los anteriores rayos hablamos de defectos y virtudes, pero en el caso del rayo que nos ocupa lo realmente importante es ver sus tendencias y cómo deben transformarse.
• Protagonismo: Tienen necesidad de figurar y llamar la atención y necesitan que los demás reconozcan sus cualidades y capacidades, con lo cual dejan en evidencia su falta de reconocimiento y seguridad en ellos mismos.
Esta actitud es perjudicial porque el esfuerzo que hacen para estar siempre en primera línea les impide observar y escuchar a los demás, haciendo que las personas no se sientan cómodas a su lado.
Esta tendencia debe cambiarse mediante una fuerte disciplina, reconociendo primero que no son el centro de la creación y que existen otras personas en el mundo y que éstas son más importantes que ellos mismos.
• Rigidez mental: que viene como consecuencia del orgullo mental que les hace valorar sus pensamientos o ideas por encima de las de los demás y les impide ver los errores que cometen.
Además el orgullo mental se vuelve en su contra, porque cuando descubren un error les produce mucha inseguridad y desconfianza, tendiendo entonces a caer en estado de desprecio hacia ellos mismos.
Conviene que tengan muy presente las palabras del sabio que dice “solo sé que no sé nada”, porque con ello adoptarán una actitud mental de humildad y abrirán la mente a todo lo nuevo que les rodea.
• Mente selectiva: es una de las características que deja en evidencia a las mentes individualistas, separatistas e ignorantes, porque no se puede seleccionar algo si primero no se conoce, comprende y experimenta.
La mente selectiva les impide ver que dentro de todas las cosas o las personas siempre hay algo nuevo que descubrir y aprender.
Para corregir esta tendencia es necesario que aprendan a observar y analizar las cosas de una forma limpia, sin meterse por el medio con actitudes personales.
• Negatividad mental: Es otra tendencia que puede manifestar un Quinto Rayo cuando no tiene control sobre sus energías, y lo primero que hacen es pensar negativamente respecto a todas las cosas. Esa negatividad es muy perjudicial porque puede condicionar de una forma total sus actos.
La mente, y por tanto los pensamientos que de ella salgan, deben ser por encima de todo, constructores y positivos. Si se educa a la mente para pensar en positivo, valorando a todas las personas y cosas que nos rodean, pensando siempre que todos los problemas por muy fuertes que parezcan tienen solución, se convertirá progresivamente en un instrumento creador y atraerá también formas positivas, porque no debemos olvidar que un pensamiento positivo atrae energía positiva y viceversa.

Método de trabajo de una persona Quinto Rayo
Además de transformar todas las tendencias negativas y perjudiciales anteriormente mencionadas,una persona Quinto Rayo si quiere llegar a tener control sobre su mente deberá tener muy presente lo siguiente:
1º.- Conocer la mente: Lo primero que tiene que hacer es conocer su mente, saber cuáles son sus tendencias, qué tipo de pensamientos tiene, si son positivos o negativos y si es consciente de lo que piensa.
2.- Disciplina mental: Una vez que conoce de qué tipo son sus pensamientos es necesario que obligue a la mente a cambiar todos los hábitos y tendencias preestablecidas y para ello hay que someterla a una auténtica disciplina mental.
No debemos olvidar que cada persona tiene una forma de pensar que, aunque creamos que es propia, en realidad es el resultado de las ideas que la sociedad, la familia, las normas éticas, morales, religiosas, etc. han introducido. Por ello debe saber muy bien qué quiere pensar, hacer y vivir y según sea, reconstruir la mente con pensamientos conscientes y propios.
3.- Objetivos claros: Si queremos que la mente funcione bien tiene que tener los objetivos o las metas definidas y claras. Excepto el hombre, no existe nada en la creación que funcione sin un objetivo definido para el que fue creado.
Lo correcto sería definir objetivos en todos los campos que comprende la vida: en la relación con los demás, en el sentido de superación personal, objetivos materiales y espirituales, etc.
4.- Orden mental: La mente necesita estar ordenada y equilibrada para trabajar correctamente. Pensar en varias cosas a la vez es sinónimo de no pensar en nada. Existen muchos malos hábitos en este sentido, por ejemplo algo tan cotidiano como el estar buscando la solución a un problema cuando este aún no existe y a lo mejor no existirá nunca. El orden correcto en este caso sería esperar primero si hay un problema y luego plantearse cómo resolverlo.
Esto no está en contra de la capacidad mental de adelantarse a los problemas para evitarlos, sino en no crear los problemas cuando éstos no son realidad.
5.- Pensar antes de actuar: Aunque también deberíamos añadir pensar antes de hablar. Este es el clásico “cuenta hasta diez antes de decir algo”. Si se coge la sana costumbre de pensar antes de actuar impulsivamente, se evitarían la mayor parte de los problemas.
Para ello sólo es necesario dar a la vida una dosis mayor de serenidad.
6.- Relación físico-mental: Cuidar la mente implica también cuidar el cuerpo como parte de un todo. La mente es al conductor como el coche es al cuerpo. Un coche, por muy bonito, caro o rápido que sea no es nada si no hay un conductor que lo controle. Lo mismo sucede al cuerpo, que por muy perfecto que sea no es útil si no tiene una mente que lo dirija.
Una persona mentalmente positiva debe exteriorizarlo en toda su vida y la prueba de que está trabajando correctamente se la darán los demás en la medida en que se sientan cómodos a su lado, porque nadie se siente bien junto a una persona egoísta, o egocentrista, o sucia física o mentalmente.
7.- Mente buscadora: La mente debe estar siempre buscando la razón que existe en cada cosa, porque nada es casual en la vida de una persona. Todo tiene un porqué y un para qué y el descubrirlo es una de las tareas más apasionantes que podemos realizar. Para ello debe constantemente preguntarse dentro y luego aprender a escuchar la respuesta, que llega casi siempre de la forma más inesperada.
8.- Silenciar los ruidos: Si pudiéramos proyectar la mente a una pantalla veríamos que está llena de ruidos, de pensamientos desordenados, en una palabra, de falta de control. Sólo si se aprende a silenciar la mente se podrá escuchar la verdadera voz.
El mundo de la Mente es el futuro, es la aventura más apasionante y desconocida a la que el hombre se tiene que enfrentar, pero la mente tiene sus propias reglas y sólo aquel que esté dispuesto a entrar en ellas y aceptarlas podrá realmente adentrarse en un Universo que está dentro de sí mismo.
Pero este Universo está reservado para aquellas personas que quieran hacer de su vida un viaje sin fronteras, sin dogmas, sin leyes, porque para la mente NO EXISTE LA LIMITACION.
Ahora es el momento, y el Pensador, que durante mucho tiempo fue silenciado, espera a que aprendamos a escucharle y a dirigirnos hacia El, porque tiene mucho que contarnos.

LA MENTE
• La Mente es un órgano creador que siempre está -seamos conscientes o no- elaborando pensamientos
• Un pensamiento puede ser positivo o negativo según sea el estado bajo el que viva la mente
• El grado de control o poder que el hombre haya desarrollado en su mente se traduce siempre en la calidad de su vida
• Cuando el hombre pone su mente al servicio de la vida se despierta en él su sensibilidad y se vuelve perceptivo, no sólo a las vidas humanas que le rodean, sino también a otros reinos y vidas de otros planos
• Entonces su atención cambia, ya no se centra en las formas que le rodean, porque sabe que éstas no encierran el poder que él busca
• Vive entre las formas, participa de ellas, pero sólo para introducir en ellas la energía que las transformará en formas útiles para crear
• Su vida está llena porque todo le interesa, porque no rechaza nada, porque en todo da y de todo recibe
• Su mirada está fija en la Voluntad y su deseo inalterable es colaborar con ella
• Utiliza la energía del Amor como vínculo de unión con todo y con todos
• Experimenta para adquirir sabiduría
• Investiga para conocer más
• Siente el planeta como un ser vivo y se une a sus ciclos, colaborando en su protección
• Vive el presente consciente de que pasado y futuro son los extremos de una realidad y que pueden atrapar su mente
• Todo ello le hace partícipe de una vida más plena y, sobre todo, le hace sentir parte activa de un cosmos vivo, de un grandioso cuerpo cósmico, alimentado por una poderosa mente de la cual él es un átomo, pero un átomo que encierra en sí el poder de su Creador.

SEXTO RAYO
EL SEÑOR DEL IDEALISMO

“Desde las profundidades del templo de su corazón oyó una Palabra que habló con claridad y poder: “Mira profundamente hacia adentro, alrededor y hacia todas partes. La luz está en todas partes, dentro de tu corazón, en Mi, en todo lo que respira, en todo lo que es. Destruye el túnel que has construido durante largas edades. Permanece libre, custodiando a todo el Mundo.”
“Ascendió otro peregrino desde la oscuridad y a tientas encontró al Seguidor. Guíame a mí y a otros hacia la luz, exclamó. El Seguidor no halló palabras, ni Guía apropiada, ni fórmulas de la verdad, ni formas ni ceremonias. Se encontró a sí mismo como guía, y atrajo a los otros hacia la luz, la luz que brillaba en todas partes. Siguió trabajando y combatiendo. Su mano sostuvo a los demás y en bien de ellos ocultó su temor, desesperanza y vergüenza. Pronunció palabras de seguridad en la vida, en la luz y en Dios, en el amor y en la comprensión.
Su túnel desapareció. No sintió su pérdida. Sobre la arena del mundo permaneció con varios de sus compañeros abiertos a la luz del día. En la lejanía había una montaña azul, y desde su cima surgió una voz: “Avanza hacia la cumbre de la montaña y en su cúspide aprende la evolución”. A esta gran tarea dedicó sus energías el Seguidor, convertido ahora en guía. Aún continúa su camino…”
Características de la energía del Sexto Rayo
La comprensión de la Energía del sexto rayo es de gran importancia porque es el rayo que ha marcado de forma más intensa a la civilización occidental.
La influencia de esta Energía, que está saliendo de la manifestación, se puede ver en el tipo de consecuencias que generó en el hombre entrenándole en el arte de reconocer los ideales.
Una de las características más destacadas de la energía de este rayo es la devoción, devoción que no sólo debe ser entendida bajo formas religiosas o espirituales, sino como la capacidad que posee el hombre para entregarse -incluso hasta el fanatismo-, a una idea como puede ser la de formar una familia, o adquirir dinero, o popularidad etc.
La influencia del sexto rayo hizo que el hombre se entregarse a obtener un objetivo, es decir, a centrarse mentalmente. Pero el deficiente control mental, la ignorancia de las leyes de la mente y el desconocimiento de la naturaleza hicieron que durante mucho tiempo el hombre trabajase ciegamente.
La evolución de la humanidad es un viaje a través del cual las distintas energías de los rayos dotan al hombre de cualidades y características necesarias para su propia superación, así el sexto rayo aportó al hombre unas cualidades sin las cuales nunca podría dar el paso que ahora tiene por delante: la conquista de la Mente.
La vieja tendencia mística de la oración está dando paso a un grupo de seres que están luchando de una forma activa por la humanidad. Son los nuevos hombres y mujeres que no se dejan engañar por las mentiras de la sociedad. Son personas en acción, son hombres y mujeres del futuro.
Su influencia se dejó notar sobre todo porque llevó a la humanidad hacia un ideal, hacia el servicio y el sacrificio, y fue precisamente durante su influencia cuando muchos maestros espirituales hicieron llegar su conocimiento y sabiduría a la humanidad, produciendo la visión y la luz tanto física como espiritual.
El Sexto Rayo produjo las grandes religiones idealistas y enseñó el significado del Sacrificio, siendo su emblema la crucifixión.

Características de las personas del Sexto Rayo
Las personas que pertenecen a este rayo tienen tendencias religiosas y un sentimiento personal intenso.
Tienden a ver todo bajo los extremos, todo puede ser perfecto o por el contrario, no lo pueden soportar, esta dualidad no tiene nada que ver con la que se manifiesta a través de otros rayos, sino que tras ella lo que realmente existe es una devoción intensa a una persona o a una idea.
El abanico de los seres que forman este rayo es muy variado, en él pueden estar desde el hombre que ya vive entregado y consciente de la humanidad que le rodea y que pone su vida al servicio de los demás, hasta el fanático, el intolerante y el inquisidor típico.
¿Cómo pueden existir bajo una misma corriente personas tan diametralmente opuestas?, sencillamente porque el camino construido para aquellos que transiten por esta energía se basa en la superación de la oscuridad para llegar a la luz basándose, como recoge el Antiguo Comentario, en la victoria sobre el espejismo y la ilusión a través del Servicio a los demás.

Virtudes especiales:
• Concentración Mental: Son personas que tiene muy definidos sus objetivos, no tienen dudas mentales aunque muchas veces les falte el impulso para llevar a la realización lo que mentalmente tienen muy claro.
• Amor y ternura: Son personas que poseen mucha ternura y cuando permiten salir libremente sus sentimientos son perfectos compañeros para cualquier cosa que se quiera realizar.
Son muy sensibles a los demás y esta sensibilidad les lleva en innumerables ocasiones a sacrificarse por el bien de los otros.
• Intuición: Cuando las personas de este rayo están correctamente enfocadas y entregándose a los demás, la intuición se manifiesta de forma clara y definida, no es una sensación abstracta sino que ven lo que deben hacer. Son además personas que poseen muchas visiones y vivencias a través de los sueños. Si los tienen en cuenta y profundizan en ellos pueden serles muy útiles
• Lealtad: Las personas sexto rayo nunca darán la espalda, ni engañarán sobre sus pretensiones. Cuando sienten lealtad por algo lo hacen sin condiciones. Tal vez es por este sentido de la lealtad lo que les llevará a ser honestas y sinceras con las personas. Prefieren la sinceridad aunque conlleve la perdida, que el engaño y la traición.
• Servicio: Les lleva a entregarse totalmente a todo cuanto realicen. Son eficaces y muy trabajadores y no les importa el esfuerzo ni el sacrificio que conlleve su trabajo.

Defectos:
• Amor egoísta y celoso dependiendo demasiado de los demás. La adoración que pueden sentir por una persona les puede llevar a estar totalmente ciegos.
El excesivo celo, y la dependencia hacia las personas hace que la convivencia pueda ser difícil, convirtiéndose entonces en un amor engañoso, un amor que asfixia y no deja libertad a los demás.
• Inseguridad: Es uno de los defectos más importantes y que más condiciona a una persona sexto rayo. La inseguridad le hace no actuar en muchas ocasiones en las que puede aportar algo a los demás y, como consecuencia, adquirir mas confianza en sí misma.
La inseguridad es la bestia negra de este rayo y la que pueden utilizar otros para mantenerla dominada.
• Prejuicios: Son personas que tiene unos valores antiguos muy arraigados. En este rayo es fácil encontrar a la mujer sumisa a los dictados de su marido al que más que amar, teme. Al empleado callado ante el jefe y que bajo ningún concepto le llevaría la contraria, y a la persona, en definitiva, que no se siente capaz de romper con las normas socialmente establecidas independientemente de que esté o no de acuerdo con ellas.

El Sexto Rayo en el futuro
Es necesario tener en cuenta, respecto a la energía de este rayo, el cambio que se está produciendo en él a medida en que la energía del séptimo rayo empieza a manifestarse.
La influencia que el sexto rayo ejerció como energía que lleva al fanatismo, a la espiritualidad mística, a la sumisión por el temor etc. tiene que dar paso a una nueva corriente en la que las personas sean capaces de realizar cualquier actividad uniendo dentro de ellas la capacidad de entregarse y la seguridad en sí mismas.
La Lealtad, el servicio, etc, no pueden ser vividas ciegamente sino que tienen que estar regidas por la mente.
Estas son las cosas que un sexto rayo tiene que tener en cuenta para expresar las nuevas energías:
1.- Predisponerse a las ideas nuevas, a conceptos renovados, a salir de los esquemas mentales bajo los que construye sus actos y estar mentalmente abierto no dando nada por único, inamovible, o verdad absoluta.
2.- Aprender a mirar en todas las direcciones porque la Luz se encuentra en todas las partes y muchas veces oculta detrás de la oscuridad.
3.- Aceptar la responsabilidad, porque tras ella está el verdadero servidor.
4.- Caminar con seguridad, independientemente de los resultados, sin dejarse limitar por las situaciones nuevas, reconociendo el valor que existe en su interior.
5.- Reconocer el valor de las ideas y hacer que éstas se plasmen.
La influencia que el sexto rayo ejerció como energía que lleva al fanatismo, a la espiritualidad mística, a la sumisión por el temor, etc, tiene que dar paso a una nueva corriente en la que las personas sean capaces de realizar cualquier actividad uniendo dentro de ellas la capacidad de entregarse y la seguridad en sí mismas.
La vieja tendencia mística de la oración está dando paso a un grupo de seres que están luchando de una forma activa por la humanidad. Son los nuevos hombres y mujeres que no se dejan engañar por las mentiras de la sociedad, son los hombres y mujeres que son capaces de dejarlo todo por acudir a un país donde las injusticias sociales están matando a la humanidad. Son personas en acción, son hombres y mujeres del futuro.
El Sexto Rayo es el rayo del servidor, el que consigue controlar su energía se convierte en un ser útil para todo aquel que le rodee, porque la auténtica visión del Sexto Rayo la dio el Maestro cuando dijo…, “No quiero manos en oración sino manos ágiles en movimiento”.

SEPTIMO RAYO
MAGIA Y NUEVO ORDEN

“El Ser buscó la senda que conduce a la forma, pero se asió firmemente a la mano del Mago. Trató de reconciliar al Peregrino, que era él mismo, con la vida de la forma. Se encontró en el mundo caótico y trató de poner orden en él. Se introdujo en las más recónditas profundidades y se sumergió en el caos y el desorden. No comprendía, sin embargo se mantuvo asido a la mano del Mago. Procuró establecer ese orden que su alma anhelaba. Conversó con todo aquel que encontraba, aumentando su confusión. Habló al Mago de la manera siguiente: Los Caminos del Creador deben ser buenos. Detrás de todo lo que parece ser debe haber un Plan. Enséñame el propósito de todo esto. ¿Cómo puedo trabajar sumergido en la más profunda materia? Dime lo que debo hacer.
El mago dijo: Escucha el ritmo de los tiempos. Observa la palpitación del corazón en todo lo que es divino. Retírate en el silencio y armonízate con el todo. Entonces aventúrate más allá. Establece el ritmo correcto; lleva el orden a las formas de la vida que deben expresar el Plan de la Deidad”.
A la hora de estudiar las energías del Señor del Séptimo Rayo tenemos que tener presentes dos características que hacen que éste rayo sea de vital importancia para el futuro. Primera, es el rayo que ha entrado en los últimos tiempos en actividad y que marcará las características espirituales del hombre nuevo, es decir, no sólo es importante su estudio para las personas que nazcan bajo sus características sino que además condiciona a toda la Humanidad. Segunda, el Séptimo Rayo recoge y sintetiza dentro de sí las cualidades de los demás rayos, dando paso a la creación de un hombre física y espiritualmente completo, capaz de enfrentarse al cambio profundo como el que espera al hombre en los próximos tiempos.
Por ello, es imprescindible tener en cuenta que su energía impulsará al hombre hacia nuevas dimensiones y necesidades que le harán replantearse la forma actual de vida, los objetivos y los valores que le mueven.
La Energía del Séptimo Rayo trae impulso, renovación y sobre todo liberación, porque el Séptimo Rayo es el rayo de la Magia, y el Mago es capaz de utilizar las energías porque las conoce, las respeta y está unido a ellas.

Características de las energías del Séptimo Rayo
Lo que define y le hace diferente a los demás es que la Energía del Séptimo Rayo sintetiza dentro de sí las demás energías de sus Hermanos.
Es el último que se une al primero y cierra el Círculo que va desde el Origen a la Expresión, pasando por todas las formas de vida.
Su energía trabaja y actúa en el plano físico llevando a la realización cualquier ideal que tenga, pues su necesidad es la de plasmar o materializar todas las ideas en la forma.
Pero además, la energía del Séptimo Rayo trae a la manifestación los métodos de la nueva era, en la que el grupo y la conciencia grupal adquieren una importancia mayor por encima del individuo.
La Energía del Séptimo Rayo es necesaria para abrir el futuro porque en ella se oculta la genialidad, la libertad y el Poder.
Antes, el ser espiritual se caracterizaba por una actitud mística, estática y con una tendencia separatista. El Séptimo Rayo muestra un hombre que conoce las leyes naturales y que es capaz de hacer que se expresen, de forma sencilla, en el mundo que le rodea sin necesidad de separarse de él
Con ello, el Séptimo Rayo transformará la mente separatista e individualista para dar paso a una actitud mental basada en la unidad de fuerzas y de objetivos.
La influencia de la energía del Sexto Rayo dio más importancia a conocer y ver las cosas mientras que el Séptimo Rayo basará todo en la expresión de lo visualizado.

Características de las personas del Séptimo Rayo
Definir las características de las personas de Séptimo Rayo es muy complejo porque, en primer lugar, hay que decir que aún no están del todo definidas puesto que la energía del Séptimo Rayo está entrando en la manifestación. Además de esta realidad hay que añadir que una persona Séptimo Rayo aúna dentro de sí cualidades y tendencias de los demás rayos. Todo ello nos lleva a encontrarnos con una gama variada de personas Séptimo Rayo que hace muy difícil encuadrarlos en una línea establecida. De cualquier forma, y aunque no hay dos personas iguales, sí hay unas sutiles tendencias que les hace distintos, atípicos, impredecibles y un tanto excéntricos.
La característica más común a las personas Séptimo Rayo es su naturaleza de DESPISTADOS.No podemos decir que todas las personas que sean despistadas sean Séptimo Rayo pero sí que todos los Séptimos Rayos son despistados, que andan sin tocar el suelo, que tienden a vivir en las nubes y en un mundo propio creado por ellos mismos, un mundo que puede ser de lo más variado pero que se aleja de lo real.

Defectos de las personas de Séptimo Rayo
• Desorden: Es uno de los defectos más importantes porque detrás de él se oculta la falta de valoración y reconocimiento de las cosas que forman parte de su propia vida.
A pesar de ser grandes amantes de la belleza y de la armonía, y de considerar que todo en la forma debe realizarse de manera ordenada, son personas muy descuidadas para sus propias cosas y les resulta difícil establecer una escala correcta de valores y prioridades. El origen de este defecto no está en las formas sino más adentro, en la falta de valoración e importancia que le dan a determinados aspectos físicos, como por ejemplo el dinero, o la alimentación, o la limpieza, o la propia imagen. Si deciden que algo no les importa lo borran de la mente y luego viven las consecuencias y los problemas.
Por ello, si quieren realmente corregir esta tendencia, primero tendrán que tener presente que es algo importante que deben dominar para lograr un equilibrio en sus vidas, y segundo, tendrán que valorar todas las cosas y colocarlas correctamente porque, sencillamente, todo es necesario en su justa medida.
Además no se debe olvidar que el desorden en la forma es reflejo de una persona que no posee control sobre su propia mente.
• Engreimiento: En una persona Séptimo Rayo le lleva a pensar y a defender lo suyo como lo mejor, adoptando así una actitud de superioridad sobre las cosas y las personas que, en realidad, oculta una gran falta de confianza en sí misma.
• Criterio superficial: No tiene facilidad para profundizar en el origen de las cosas ni en la razón de las actuaciones de los demás, dejándose engañar fácilmente por lo que ve, por eso necesita aprender a observar y a no emitir juicios rápidos ni superficiales.
• Dificultad para expresarse: Es, junto al desorden, el defecto que más problemas ocasiona a una persona Séptimo Rayo. Su dificultad para decir realmente lo que piensa le lleva a que los demás no le entiendan y, muchas veces, no llegue a entenderse ni el mismo.
Lo que debe hacer es empezar por ordenar los pensamientos dando más serenidad a la mente. Pensar lo que quiere decir, y no olvidarse nunca que lo más importante es que los demás le entiendan y para ello tiene que ser sencillo y breve en la exposición.
Cualidades de las personas de Séptimo Rayo
• Idealismo y Confianza: Idealismo y Confianza: Cuando una persona de Séptimo Rayo deposita su confianza en una idea, se convierte en un ser activo, práctico y creador y no hay obstáculo que se le ponga por delante ni que limite su objetivo. Confía y sabe que todo lo que se proponga lo conseguirá.
Además, necesita constantemente mirar hacia el futuro y ver metas y objetivos nuevos, lo que le convierte en una persona idealista y soñadora.
• Libertad: Siente gran respeto por la vida y sobre todo por la libertad de las personas que le rodean.
La Libertad, en un Séptimo Rayo, es el don más preciado que posee, lo que más respeta y lo que nunca podrá traicionar.
La Libertad para ellos no es un objetivo ni una meta, es su oxígeno. Sin ella no podrían vivir, por ello, nunca tratarán de poseer nada ni de retener a nadie.
• Apertura Mental: La fuerza y el empeño que ponen en todas las cosas hace que les cueste reconocer los errores, pero a pesar de ello son personas dóciles y dispuestas a cambiar de forma de pensar y a aceptar los valores nuevos y renovadores.
• Entrega: Se entregan a todo y siempre se puede contar con una persona Séptimo Rayo porque no escatimará esfuerzo ni tampoco ingenio. Prefiere trabajar en grupo como parte integrante del mismo más que como individuo. Prefiere pasar desapercibido más que destacar, con lo cual, trabajar a su lado siempre resulta sencillo.