29 jun. 2015

Proyecto de la Universidad de Princeton mide los efectos de la Influeza "AH1N1" en la consciencia Planetaria

PIJAMASURF

El brote de la influenza AH1N1, recientemente declarado una pandemia, en su momento más alto fue experimentado sobre todo como un pánico colectivo o un virus informativo. Por esta razón PijamaSurf escribió a Roger Nelson, el director del elegante y brillante Global Consciousness Project, basado en la Universidad de Princeton, sugiriendo un análisis de la afectación de la conciencia global a partir de la diseminación del virus.

El GCP es un proyecto colectivo mundial que realiza constantemente “electrogaiagramas” o EGGs (especie de electroencefalogramas de la mente global) esto es, cada segundo mide fluctuaciones de información(200 bits) en 118 aparatos (REGs Random Event Generators) repartidos por todo el mundo. Esto es equivalente a que cada segundo en cada una de estas cajas negras o REGs repartidas por todo el mundo se lanzan 200 volados (una simulación electrónica de lanzar monedas al aire traducidas en datos binarios, bits); según la ley de la probablilidad: de 200 volados, 100 deberían de caer cara y 100 cruz (o lo que es lo mismo:100 0s y 100 1s); sin embargo se han encontrado patrones significativos en los resultados, correlacionados con eventos de importancia global. Lo cual sugiere que en ciertos momentos la conciencia global del planeta interfiere en los resultados, focalizándose y creando mayor coherencia, menos entropía y más información.

“Estos patrones donde no debería de haber ninguno se observan como reflejos de nuestra concentración focalizada, como si los eventos cautivadores que nos alejan de nuestras preocupaciones individuales nos amalgamaran con un coherencia extraordinaria. Tal vez, al menos por unos momentos, somos una conciencia global”. (Roger Nelson).
La primera vez que se observó una variación significativa en los patrones de los Random Event Generators fue en la transmisión en vivo del funeral de la Princesa Diana (Ver: Global Consciousness Resonance Princess Diana and Mother Teresa). Lo que implica que por alguna razón la focalización de las conciencias individuales se convierte en una especie de energía colectiva que tiene un efecto físico sobre la materia, transformando el patrón aleatorio de 0s y 1s de EGGs en información coherente.

Las posibilidades de que los datos sean producidos solamente por azar es de 1 en un millón, dice Roger Nelson. Hasta la fecha se han medido y analizado alrededor de 300 eventos considerados significativos. Uno de los más recientes: el pánico producido por la gripe porcina o influenza humana (Swine Flu Peak Concern).
El Dr. Roger Nelson hizo el análisis de este evento después de pedirnos ubicar un momento preciso donde se pudiera focalizar el pico de “pánico” colectivo (concentración de un estado mental). Escogimos el viernes 24 de agosto de las 11 a las 20 horas del centro de México. El brote de la influenza fue dada a conocer el jueves por la noche por parte del gobierno mexicano. Creímos que al estar la información fresca y ante el desconocimiento de su profundidad un efecto de pánico podría ser apreciado con relativa claridad en esos momentos. Sin embargo, como nos advirtió el Dr. Nelson, en eventos de una dispersión mayor, en los que no se puede definir con exacitud el pico, como en este caso, los datos pueden ser poco contundentes.

¿Tal vez debimos de haber seleccionado el lunes 27 de agosto, fecha en la cual el pánico de la pandemia se había esparcido por todo el planeta, día en el cual, analizando las estadísticas de sitios de noticias, se presentó un notable incremento en su tráfico? Pero por otra parte los experimentos del Global Conciousness Project, como la noosfera de Teilhard de Chardin, sostienen fácticamente que la conciencia del planeta llega a actuar como una sola y se ve afectada al instante por las modulaciones de su capa pensante, de la cual los individuos son holones o neuronas de un supercerebro, como termitas infinitamente conectadas más allá de la velocidad de la luz por el campo mórfico de la información.

Este es el análisis del Dr. Nelson:
The resulting Chisquare is 32525.557 on 32400 df, for a probability of 0.310 and corresponding Z of 0.495. This result is moderately positive, and indeed might reflect the widespread and developing anxiety, but given the difficulty of testing for such a diffuse event, it is also reasonable to interpret the result as random fluctuation.
(…El resultado es moderadamente positivo (que refleja una variación significativa) y tal vez refleje la ansiedad diseminada en desarrollo, pero dada la dificultad de realizar pruebas para un evento tan difuso, también es razonable interpretar que el resultado es una fluctuación azarosa).
(Ver nuestra correspondencia y análisis completo del caso del “Pánico de la Gripe Porcina” en la página de Princeton aquí).

Ciertamente los datos no llegan a ser contundentes y quizá valdría hacer pruebas para los siguientes días y analizarlas contra los días anteriores al brote, para estudiar posiblemente un efecto sostenido de afectación de la conciencia global, pero no le solicitaremos al Dr. Nelson que realice los análisis correspondientes que suponen un esfuerzo extraordinario. (Los datos para todas las horas y fechas y softwares para realizar análisis están disponibles en la página del Global Consciousness Project, cualquiera con un poco de formación matemática puede llevarlos cabo).
Sin embargo lo más importante es lo estimulante que es navegar por las olas plateadas de data que ofrece el Global Consciousness Project y recordar su importancia vital para el proceso de autorreflexión planetaria. Aunque el caso de la “Gripe Porcina” no haya arrojado una variación contundente que pudiera indicar la concentración de la conciencia colectiva, existen muchos eventos que se pueden consultar en su página que sí han manifestado anomalías significativas en los aparatos de medición vinculadas a una perturbación de la conciencia global, desde meditaciones colectivas, eventos astronómicos, eventos deportivos, políticos y desastres naturales, las cuales pueden ser consultadas aquí.

*Esta imágen cambia a tiempo real, por cada minuto de data traducida en una configuración de estética fractal. cada 60 segundos podras apreciar como se manifiesta el pensamiento colectivo registrado por el GCP.
9-11: LA CONCIENCIA DEL TERRORISMO Y LA MÁQUINA QUE PREDICE EL FUTURO
En el caso del “atentado” de las Torres Gemelas del 11 de septiembre del 2001, los datos recibidos por el electrogaiagrama del Global Consciousness Project registraron una “respuesta inequívoca y profunda”. “Parece que la coherencia y la intensidad de nuestra reacción conjunta creó un pulso sostenido de orden en el flujo aleatorio de los números de nuestros instrumentos”.

Lo más increíble, pero científicamente real, es que los aparatos empezaron a registrar esta variación de datos coherentes horas antes de que el suceso ocurriera. Algo que también ocurrió en el tsunami del océano Índico en diciembre del 2004. Algo que abre la asombrosa posibilidad de que los Random Event Generators del GCP de alguna forma sean capaces de predecir el futuro dando lugar a la extraña posibilidad de que el tiempo fluya también del futuro al presente y que de alguna forma nuestra conciencia registre estas inversiones temporales como incrementos de coherencia (según el GCP, menor entropía: mayor coherencia: mayor información focalizada).
“Podríamos ser capaces de predecir que un evento de escala global va suceder, pero no sabríamos exactamente donde y qué es los que sucedería”, dice Roger Nelson.

Otro importante miembro del Global Consciousness Project, Dan Radin, siguiendo los pasos del Dr. John Hartwell, ha realizado experimentos en los que mide la resistencia de la piel a la electricidad mientras se muestran imágenes una serie de sujetos en condiciones controladas. Radin notó que los sujetos respondían con anticipación cuando se les mostraban imágenes perturbadoras, como si de alguna forma supieran que esto iba suceder. (Ver Electrodermal Presentiments of Future Emotions)
Este experimento fue repetido por el Prof. Bierman de la Universidad de Amsterdam obteniendo los mismos resultados.
Esta inversión del flujo temporal de datos podría ayudar a explicar fenómenos como el déjà-vu o la geomancia. El río del tiempo podría fluir también desde adentro del espejo hacia afuera, desde adelante hacia atrás. Aunque parezca extraño, no existe una ley física que señale que esto es imposible, al contrario, teóricamente es probable que el tiempo fluya en ambas direcciones aunque no se haya observado comúnmente.
¿Cómo es que la conciencia afecta la materia?
Aunque el Global Consciousness Project sostiene no tener una explicación exhaustiva de lo que es la conciencia y como actúa sobre la materiia, si ofrece una serie de teorías especulativas, una especie de curaduría estético científica de lo que considera más plausible para entender quizá el máximo misterio de nuestra existencia: la conciencia y su relación con la materia.
Una de ella es la que relaciona a la conciencia con la “Información Activa” de David Bohm, (explica su alumno David Peat): La información es lo que da forma a la energía. (Es la energía sutil de la que se habla en las ciencias orientales). La información tendría una naturaleza objetiva. Tendría un papel activo en dar forma a la energía y sería responsable del proceso cuántico. Como un campo de información activa provee una forma colectiva, global de un superconductor o superflujo. La información estaría copresente como un aspecto de ley física, pero también aparecería a través de lo que parecerían ser elementos más subjetivos como el sentido y el significado. Particularmente, la información podría ser responsable por los procesos globales del cerebro y tener un papel en la naturaleza de la conciencia.

Para Roger Nelson: “la conciencia o mente es la fuente o asiento de un campo activo de información no-local”.
“La conciencia tiene un papel creativo, generativo en el mundo, tal que aquello que deseamos tiene una mayor probabilidad de ser que lo que no hemos deseado. Tenemos bastante evidencia que esto es verdad. Lo que imaginamos juntos se manifestara de una forma sutil. Esto significa que tenemos una enorme, subexplotada (o al menos incontrolada) capacidad de cambiar el futuro”. (Roger Nelson).
El biólogo inglés Rupert Sheldrake es el autor de la teoría de la resonancia mórfica, en la cual se cree demostrar que existe un campo informativo compartido por todas las especies del planeta, con mayor intensidad entre los miembros de una misma especie. A través de este campo morfogenético la información (unidades bioculturales llamadas memes) fluye horizontalmente entre los miembros de una especie: este proceso llamado resonancia mórfica transmite la información genética y cultural de toda una especie a lo largo de toda su historia; la memoria es inherente a la naturaleza y ubicua como la gravedad, existe como una especie de éter del cual nuestros cuerpos son antenas. De está forma se transmiten también fenómenos epigenéticos como pueden ser conductas aprendidas ( la existencia de Michael Jordan hace que todos juguemos un poco mejor basquétbol) . Algunos experimentos han demostrado que conductas aprendidas en ratas de laboratorio son transmitidas a ratas con las cuales no han tenido contacto físico: si unas ratas en Melbourne aprenden a salir de un laberinto, unas ratas en Edinburgo empiezan a mostrar mejorías en su habilidad para salir de un laberinto: “The fields organizing the activity of the nervous system are likewise inherited through morphic resonance, conveying a collective, instinctive memory. Each individual both draws upon and contributes to the collective memory of the species. This means that new patterns of behaviour can spread more rapidly than would otherwise be possible. For example, if rats of a particular breed learn a new trick in Harvard, then rats of that breed should be able to learn the same trick faster all over the world, say in Edinburgh and Melbourne. There is already evidence from laboratory experiments (discussed in A NEW SCIENCE OF LIFE) that this actually happens.” (Rupert Sheldrake).
Sheldrake teoriza que este fenómeno sucede entre todas las especies (incluso los cristales), de esta forma se podría explicar porque ciertos descubrimientos científicos suelen realizarse al mismo tiempo independientemente, como el caso del Principio de Incertidumbre por parte de Werner Heisenberg y Erwin Shroedinger o incluso fenómenos paranormales los cuales han sido ampliamente estudiados por el mismo Sheldrake (Ver experimentos). ( A partir de la resonancia mórfica se explica que cuando un meme o una unidad de información es liberado a la biosfera o noosfera, esta información se vuelve accesible para toda la humanidad, incluso puede que sea instantáneamente absorbida por su organismo aunque permanezca inconciente, interactúa con su propia información genética . De esta forma, se especula, ocurren los saltos evolutivos: a tavés de la transmisión horizontal de cierta información a un número suficiente de individuos de una especie o masa crítica que detona una mutación en toda la especie por resonancia mórfica.Cuando suficientes monos aprendieron a hablar todos aprendimos a hablar.

Esta es la intuición profunda que energetiza el proyecto noosférico de Princeton, que al observar la hipervinculación de la conciencia entre los seres humanos, la profunda red de interdependecia activa que conformamos con el planeta, podramos realizar un acto de autoreconocimiento y cumplir el sueño de la iluminación colectiva de Teilhard de Chardin.