1 dic. 2008

Mágia y Satanísmo en el Siglo XXI



por Saltatus Niger




Desde hace unos años estamos asistiendo a la proliferación de cultos de tipo mágico y satánico en diversos países de Europa y América. Esto parece una consecuencia inevitable del estado actual de decadencia social, política, moral y espiritual de nuestra época, aunque algunos auguren que hemos entrado en una "nueva era"; de momento solo vemos la degradación y descomposición social que nos rodea. Y esta parece un "caldo de cultivo" para la aparición y desarrollo de determinadas sectas o grupos trasnochados de satanistas y luciferinos que como veremos no son más que unos representantes de la ingenuidad y la ignorancia.

El satanismo y la magia son una de las tendencias modernas, una moda, que ejerce fascinación singular y que provee suculentas ganancias a sus proveedores. No vamos ha hacer referencia a los nombres de estas sectas u ordenes puesto que ni siquiera merecen ser mencionados, pero si es necesario conocer sus doctrinas y sus ideologías con el propósito, de que, cuando topemos con ellas, sepamos quienes son, y a que atenernos.
Trataremos de ilustrar lo que fue y lo que es la Magia, y separarla de las actuales deformaciones y aberraciones que se difunden en nombre de esta ciencia oculta. La vida es preciosa y no merece la pena perder el tiempo buscando conocimientos esotéricos o realización espiritual donde no la hay.


Los orígenes de la Magia o la verdadera Magia.

La voz "magia" proviene del caldeo magusc , que según la tradición era el nombre con el que se designaban a los sacerdotes de Zoroastro, también llamado Zaratustra; su religión se conoció entre los antiguos persas como mazdeísmo. Pero el primer instructor de esta ciencia oculta, es sin duda Hermes Trimegisto (maestro egipcio que, supuestamente, vivió en el siglo XX antes de Cristo), padre del hermetismo.

Los textos más evidentes de este Arte son los del mago erudito del Renacimiento Cornelio Agrippa (1486-1535), quien parece ser que es iniciado en la Magia por los cabalistas cristianos de Cataluña, alguno de ellos eran rabinos conversos. En 1510 es acusado por el franciscano llamado Juan Catilinet de herético judaizante que había querido introducir doctrinas judías en una Universidad cristiana. En 1512, apasionado por el Hermetismo y el Pitagorismo se dedica a dar cursos en la Universidad de Pavía. En su obra "De Occulta Philosophia", Agrippa expone la visión cabalística de José ben Gikatilla, acerca de los 10 Sefiroths.
La finalidad de la Magia sería alcanzar siete objetivos fundamentales: 1. La curación de todas las enfermedades. 2. Poder prolongar la propia vida a voluntad. 3. Tener la obediencia de las criaturas elementales. 4. Poder comunicarse con todas las inteligencias del universo, visibles e invisibles. 5. Poder gobernarse a sí mismo. 6. Conocer a Dios, a Cristo y su Espíritu Santo. 7. Regenerarse, como Henoch. Pero Agrippa advierte que la Magia es un "Don de Dios", el Arte de la Magia o Teurgia se obtiene únicamente de manera divina; Dios revela sus secretos a quien le place, de nada sirve querer, hace falta la gracia de Dios. Sin embargo, existen dos tipos de Magos, los Cacomagos (Magos negros), y los Calomagos (Magos blancos). En su obra La Magia de Arbatel, algunos aforismos critican a la Magia Negra como "inútil y condenable".

Efectivamente, parece que las influencias más cercanas de la magia ceremonial o Alta Magia, nombre con el cual también se designa a estas artes, se remontan hasta la tradición cabalística, como legado espiritual de las doce tribus de Israel. Este legado surge del momento que Moisés ascendió a la montaña en medio de una densa oscuridad, donde Dios le reveló en privado la amalgama de sabiduría Divina. La sabiduría que Moisés recibió en el Sinaí y que más tarde pasó a su pueblo, incluía elementos tanto esotéricos como exotéricos. La tradición esotérica conocida como nistar ("oculta"), fue transmitida a unos pocos elegidos en cada generación, para iniciarlos en los más profundos misterios de la creación.
Esta tradición en su parte "práctica", comprende técnicas que apuntan específicamente a alterar estados o eventos naturales. Técnicas tales como el encantamiento de Nombres Divinos, o la inscripción de tales nombres o de ángeles, sobre amuletos especialmente preparados. Estas fueron pensadas para ser empleadas sólo por los más santos y responsables sin otro propósito que el beneficio del hombre o la Creación.

Ya desde los tiempos del santo Arí (siglo XVI), se encuentran indicaciones de que se abusó de estas técnicas por parte de practicantes no cualificados. El santo Arí solía exhortar a sus discípulos a evitar las artes prácticas de la cábala, por considerarlas inseguras mientras no se adquiera el estado de pureza necesario. Lo mismo sucedió con la pronunciación del Nombre esencial de Dios, transmitido de forma secreta de generación en generación de Sumo Sacerdotes. Se decidió no seguir transmitiéndola, en la medida en que los individuos designados, se volvían cada vez más corruptos e indignos de ejecutar una práctica que requiere sensitividad y espiritualidad.

En los siglos siguientes, surgieron movimientos seudocabalistas, conducidos tanto por el oportunismo como por una espiritualidad mal encaminada. Así, el renombrado caso de magia cabalística, la formación de un golem (humanoide) realizado por el santo, Iehuda Loew de Praga en el siglo XVI.


La Magia y la Francmasonería

En 1754 aparece un personaje enigmático de origen español llamado Martinez de Pasqually, surge de forma súbita dentro de la francmasonería, e inicia una carrera de taumaturgo, imponiéndose como iniciado de gran talla y mago de poderes extraordinarios. Mediante operaciones teúrgicas, Martinez de Pasqually enseñaba al discípulo a ponerse en contacto con las entidades angélicas, que se manifestaban en la cámara teúrgica bajo la forma de "pasos" rápidos, por lo general luminosos, representando la forma de caracteres o jeroglíficos, signos de los espíritus evocados por el operador.

Esta teurgia estaba destinada a una circulo iniciático conocido con el nombre de Orden de los Elegidos-Cohen, las operaciones teúrgicas permanecerán siempre reservadas únicamente para esta élite. La transmisión mágica de Martinez parece provenir del Oriente, pero es presumible que la haya recibido de los judíos sefardíes, que se establecieron en África del norte tras su expulsión de España. Así como las relaciones que parece haber mantenido con los judíos, también sefardíes, de Burdeos. En una carta de van Rijnberck al masón Falcke escrita en 1779, se lee: "Martines Pascalis, español, afirma que los conocimientos secretos que posee son herencia de familia, familia que reside en España y que los poseería desde hace trescientos años …".

Otra figura importante en la herencia de la tradición mágica es Cagliostro (su nombre verdadero era Joseph Balsamo, 1743-1795), a finales del siglo XVIII fundó el Rito de la masonería egipcia, y a quien recurren diversos movimientos ocultistas o iniciáticos contemporáneos. La actitud de Cagliostro ante aquellos curiosos con afán egoísta que deseaban iniciarse en la magia, está reflejada en la respuesta que este da a la baronesa Der Recke, ante la insistencia de que el mago realizase prodigios para ella, le hace esta amonestación paternalista: " Para poder progresar y para que el cielo os conceda los tesoros que tanto deseáis, tenéis que saber resistir, en primer lugar, a las tentaciones de la riqueza como Cristo. Vos no amáis la magia por sí misma. Vuestras búsquedas no aspiran a la obtención y al perfeccionamiento de esos poderes que os permitirían socorrer a la humanidad sin hacer distinciones. Vos os habéis dedicado a la magia porque la muerte os ha arrebatado a la persona que más amabais y a quien querríais volver a ver.". Y como la baronesa insistía, añadió: "Si no queréis desprenderos de todo, si permanecéis apegada a un experimento o a una ciencia, nunca podréis alcanzar la plenitud del desarrollo y la libertad. (…) Pero renunciad a la magia. La curiosidad, la vanidad y el afán de dominio pueden causar desgracias hasta la milésima generación. Si no es únicamente el deseo de hacer el bien el que os impulsa al misticismo, seguid mis consejos, no volváis a insistir".

El mago y ocultista Eliphas Lévi es otro personaje conocido, desde 1865 a 1874 fue el 52º Imperator de la sociedad secreta conocida como Antigua Hermandad de la Rosacruz. Esta fraternidad fue creada en 1316 después de haberse producido la persecución y abolición de la Orden del Temple, aunque no hay documentos que constaten este hecho, varios caballeros templarios escaparon a Inglaterra, luego a Escocia. Uno de ellos, el barón Guuido de Montanor, quien había sido iniciado en el Medio Oriente en los misterios de la Alquimia, instruyó a Gaston de la Pierre Phoebus en este Arte. Ambos decidieron fundar esta Orden, y regresar a Francia con otros 25 caballeros templarios, bajo la protección secreta del Papa Juan XXII.
El sucesor de Eliphas Lévi, tanto en la Societas Rosicruciana in Anglia (SRIA), a la que se puede designar como sociedad masónica "irregular", como al frente de la Antigua Hermandad de la Rosacruz, fue William Wynn Westcott (1874-1892), quien junto con William R. Woodman y Samuel Lidell Mathers, fundan en 1888 la Orden Hermética de la Aurora Dorada (Golden Dawn). Esta Orden fue un fenómeno social que atrajo a poetas, actores, escritores, rosacruces, masones, teósofos y ocultistas de distinto origen. Debido a que el ocultismo y la magia son elementos atractivos para númerosos psicóticos que provocan desviaciones de todo tipo, al cabo de unos años la Orden se vio envuelta en luchas internas, disputas y escisiones.


Los Nuevos Tiempos: Decadencia y Aberraciones Mágicas

Los nuevos tiempos parecen que han sido fructíferos a las deformaciones y aberraciones de la magia, creando y difundiéndose practicas de magia negra y satanismo. Estos movimientos se caracterizan por el placer por la perversión como tal, y la obtención de fines considerados moralmente malvados.

El personaje que directa o indirectamente a inspirado a diferentes movimientos mágicos y satanistas actuales es el polémico y carismático Aleister Crowley (1875-1947), acusado de Mago Negro, Satanista, bisexual, drogadicto, etc., y que intento atraer la atención del mundo con títulos autoimpuestos como "La Bestia 666", "Baphometh", etc. Fue iniciado en la Golden Dawn en 1898, y su prodigiosa disposición para el estudio teórico y práctico de la Magia, le hizo ganarse la absoluta confianza del Imperator, S. L. Mathers, al mismo tiempo es iniciado en el tantrismo, los alucinógenos y la homosexualidad por Allan Bennet. En 1900 tras producirse algunos conflictos en el interior de la Orden; se pelea con el Imperator y decide crear su propio movimiento conocido como Culto de Thelema o la Corriente 93, a las que se acogen en la actualidad algunas Ordenes Esotéricas. La palabra Thelema tal vez sea conocida puesto que es empleada por algunos desarmados en las pintadas rituales y grotescas realizadas en varios cementerios de Valencia y Alicante.

Estas no son más que parodias de psicóticos que encuentran placer en ceremonias donde se blasfema contra el ritual católico, se hacen consagraciones al "diablo" que no es otro que sus propias paranoias y donde la intervención del sexo y las drogas son fundamentales para el buen éxito de la ceremonia.

Aleister Crowley pertenece iniciáticamente a lo que se conoce en el esoterismo islámico como "majdhub", es el individuo que ha seguido una vía iniciática o seudo-iniciática, en sus primeros estadios; pero en cierto momento, se ha ejercido sobre él desde su nivel espiritual, una "atracción" (jadhb), que, a falta de una preparación y una purificación adecuada y de una actitud suficientemente "activa", ha provocado un desequilibrio, una "escisión" si puede decirse, entre los diferentes niveles de su ser. De ello no resulta sino una realización fragmentaria y más o menos desordenada. El "majdhub" al no ser capaz de "unificar" su ser, "pierde pie" y no es dueño de sus estados interiores y a menudo presenta la apariencia de loco, farsante o genio. Visto espiritualmente es una desviación indudable en una vía de Realización.

Veamos ahora una ilustración real dentro de estas nuevas ordenes luciferinas y mágicas que propagan las doctrinas de Thelema de Aleister Crowley. La Orden X (no diremos su nombre, no merece nombrar estas "caricaturas"), está marcada por la magia sexual y el culto fálico (…). En el grado 7º se inicia "el secreto de los secretos": la magia sexual. En el grado 8º se trabaja la masturbación mágica. En el grado 9º aparece la misa gnóstica (misa sobre una mujer desnuda). El grado 10º se dedica a tareas administrativas. Y el grado 11º es de magia sexual de carácter homosexual.
En cuanto a la talla intelectual de sus principios doctrinales no tienen otra consideración más que de "infantiles", cualquier persona con una cultura media puede ver que solo son preceptos para "ególatras", parásitos y haraganes, no hay excelencia de comportamiento, virtuosidad ni ética ni amor por los demás. Estos son algunos de sus Principios, aunque cueste creerlo: 1. El hombre tiene derecho a estudiar, escribir, pensar y hablar como quiera. 2. El hombre tiene derecho a moldear y esculpir como quiera. 3.El hombre tiene derecho a trabajar y descansar como quiera. 4. El hombre tiene derecho a comer y beber lo que quiera. 5. El hombre tiene derecho a vestir y viajar como y por donde quiera. 6. El hombre tiene derecho a amar como, donde, cuando y con quién quiera. 7. El hombre tiene derecho a defenderse y a atacar a quién contravenga sus derechos…. etc.

Toda esta parafernalia no tiene nada que ver con una búsqueda espiritual genuina ni un camino de realización. Estas prácticas de ocultistas dementes y chapuceros, que se encubren bajo la divisa de "Magia" o esoterismo, son con frecuencia tomadas como serias por el incauto buscador. En cierta manera su función de estas organizaciones es ser un "espantajo" que asusta a sus semejantes apartándolos de la senda de la búsqueda real. Ciertamente no están al servicio de la Luz sino de algo mucho más oscuro.