2 dic. 2008

Técnicas de Relajación y Visualización


1- INTRODUCCIÓN

El cerebro está compuesto por miles de millones de neuronas que producen señales eléctricas que son transmitidas por la sinapsis. Funciona como un archivo donde están grabadas informaciones pasadas y donde se almacenarán otras futuras. Su funcionamiento se ha estudiado científicamente y en la actualidad es posible medir el potencial eléctrico emitido, lo mismo que la frecuencia en ciclos por segundo. Se pueden evaluar las variaciones de ciclos y frecuencias según los diferentes estados de conciencia. Los dos estados extremos de conciencia son por un lado la hipervigilancia (estado en el que todos los sentidos están alerta y dispuestos a reaccionar), y por otro lado la inconsciencia (las funciones vitales están reducidas al mínimo necesario para la supervivencia).

La teoría de las ondas cerebrales distingue cuatro niveles. Denomina nivel Beta al estado de vigilia donde las pulsaciones eléctricas están en su nivel más alto, de 14 a 32 ciclos por segundo. Este estado de conciencia corresponde a nuestra vida activa en una situación normal. En Beta se encuentran los cinco sentidos. Toda la información grabada a través de nuestros sentidos físicos (niveles exteriores de conciencia).

En el momento en que aflojamos nuestra atención nos aproximamos a la parte más baja del nivel, a la zona en que la frecuencia es más lenta y el potencial más elevado. Basta con que cerremos los ojos unos instantes para pasar progresivamente a la zona siguiente, llamada nivel Alfa. En este nivel la frecuencia pasa de 14 a 8 ciclos por segundo. Esta zona es la frontera entre la vigilia y el sueño. Es el nivel que buscamos cuando practicamos la relajación. Aún disponemos de conciencia suficiente para escuchar las voces, ser receptivos a las sugestiones y para que puedan grabarse en nuestro cerebro los mensajes recibidos. El nivel Alfa es el nivel creador por excelencia. Se puede transmitir el material inconsciente hacia la conciencia, y a la inversa. Lo atravesamos al menos dos veces al día, cuando nos despertamos y cuando nos dormimos. Los artistas tienen una habilidad especial para “ponerse en Alfa”. Corresponde a lo que se llama inspiración. Los niños, que construyen mentalmente su vida futura, pasan un tiempo mucho mayor en Alfa que los adultos.

La parte del cerebro que produce actividades tipo Alfa es toda una dimensión en sí y constituye un plano que la humanidad ha descuidado en su evolución. Debido al poco uso de esta dimensión conscientemente, es necesario aprender a funcionar en ella. Las ventajas son que se puede utilizar cuando se tenga necesidad y la información no se pueda obtener con la misma facilidad en Beta. En Alfa aumenta la capacidad para resolver problemas (ante un problema, nos aislamos para pensar y muchas veces lo hacemos con los ojos cerrados), la información se graba y se puede recordar más fácilmente en frecuencias cerebrales más bajas.

En el límite inferior del nivel Alfa se encuentra el nivel Theta, que corresponde a un estado de meditación profunda, de ensoñación, de trance hipnótico o de sueño. En este nivel la frecuencia pasa de 7 a 4 ciclos por segundo y se elabora nuestro material inconsciente. También es aquí donde reside el sueño con las fases de REM. En las capas más profundas de Theta, vivimos un sueño muy profundo, muy pesado.

El siguiente nivel es el nivel Delta, cuyo número de ciclos es de unos 3 por segundo. Los yoguis alcanzan este nivel de forma natural. Todas las funciones están ralentizadas: la respiración es mínima, los ritmos cardiacos muy lentos; es una especie de vida vegetativa. En su forma patológica, el nivel Delta corresponde al coma.

Una forma de regular nuestro cerebro es el hecho de regular la frecuencia de las ondas cerebrales, pues el cerebro se ajusta al grado de actividad que corresponde a la tarea que se está realizando.


2- FACTORES A TENER EN CUENTA

A la hora de realizar cualquier tarea de visualización, resolver problemas, relajarse y todo aquello que tenga que ver con la utilización de la mente, es preciso tener presentes cuatro factores sin los cuales todo el trabajo que realicemos puede resultar inútil. Dichos factores son los siguientes:

• CREENCIA. Es muy importante creer en el resultado satisfactorio de lo que nos proponemos. No se puede tener una actitud indiferente, porque esto daría la pauta a nuestro cerebro de que no estamos realmente interesados, o que lo que estamos haciendo carece de importancia. Cuanto más poderosa sea la creencia, más fuertemente se van a imprimir en el cerebro nuestros objetivos. (Por ejemplo: la famosa frase de “la fe mueve montañas”)

• DESEO. El cerebro no se activa sin la intervención del deseo, puesto que sólo intentamos lograr aquello que deseamos. Si el deseo no es muy grande o no es real, la motivación para intentar conseguir nuestros objetivos y el trabajo que haya que hacer para ello irán decayendo progresivamente hasta desaparecer.

• EXPECTACIÓN. Es la confianza que se tiene de recibir una cosa. Asumir que el objetivo se va a materializar como se concibió. Va más allá de la creencia, pues encierra una fe en los resultados. Confía en la realización de los hechos dentro de lo factible. Se podría comparar la expectación con una relación de causa - efecto: por ejemplo, el hecho de enchufar una lámpara no nos deja ninguna duda de que la luz se va a encender cuando accionemos el interruptor. Es una consecuencia lógica (expectación).




• PENSAMIENTO POSITIVO. Es el factor más importante de todos y el que está implícito en los tres anteriores. A pesar de ser el más importante, es el que menos utilizamos actualmente. Sólo hay que detenerse a pensar cuantas veces al día pronunciamos frases del estilo: “Hoy no es mi día, nada me sale bien”, “Hay que ver con que cara más horrorosa me he levantado hoy” “No voy a poder hacer X” “ Soy un desastre”, ”Esto va a fracasar”, etc. Todos estos pensamientos no nos ayudan en nada a nosotros ni a los que nos rodean, que también son víctimas de ellos. Para lo único que sirven es para producirnos enfado, desesperación, sensación de fracaso, etc. Si además tenemos en cuenta que actuamos como pensamos, no nos atreveremos a enfrentarnos a nada nuevo si estamos convencidos del fracaso, no haremos nada a gusto, y estaremos todo el día amargados porque no creemos en nuestras posibilidades. Las “etiquetas” que nos auto imponemos, nos las acabamos creyendo y marcan nuestro modo de ser y actuar. El pensamiento positivo no significa ser un idealista y pensar que todo es maravilloso y que podemos hacer cualquier cosa. Significa tener conciencia de nuestras limitaciones sin por ello impedirnos intentar conseguir cosas que a priori parecen difíciles. Si no se consiguen nuestros propósitos no ocurre nada malo, sólo es cuestión de volverlo a intentar. La diferencia que hay entre un triunfador y un perdedor, es que el triunfador pierde muchas más veces que el perdedor. Un triunfador concibe un proyecto e intenta realizarlo; si fracasa decide que la próxima vez lo intentará de una manera diferente y así hasta que lo consiga, pero un perdedor no suele intentar la realización de su proyecto más que si está seguro de ganar. Si fracasa por razones de percepción o evaluación, decide que no intentará conseguirlo nunca más y se quedará con su fracaso, que le creará un fuerte sentimiento de impotencia.


3- RELAJACIÓN

Proceso a través del cual se alcanza en pocos segundos un nivel en el que la mente tiene capacidad para controlar la energía del cuerpo y resolver problemas con mayor facilidad. Se incrementa la eficiencia, la concentración, el autocontrol, la capacidad de aprendizaje y la creatividad. Es muy valiosa para las personas que actualmente están constantemente ocupadas y bajo tensión.

En el aspecto físico, relajación significa liberarse de tensiones y del stress. En el aspecto nervioso, aquietar la excitación nerviosa y aliviar la agitación. Y en el aspecto cerebral, el ritmo Alfa profundo y regular circulando calmadamente dentro del cerebro. De esta forma adquirimos una profunda calma mental y física y llegamos a un estado profundamente relajado que penetra en nuestro ser.

Hay muchas formas de relajación y todas son válidas siempre que se consiga el objetivo de tranquilidad física y mental. La que yo propongo aunque al principio es algo larga, con la práctica se puede reducir y llegar al estado de relajación en pocos segundos. Lo importante es practicarla como poco una vez al día, pero al principio es mejor hacerlo tres veces diarias: por la mañana, después de comer y por la noche antes de ir a descansar. Esto es debido a que el cerebro fija hábitos o patrones a través de la práctica continua.




EJERCICIO DE RELAJACIÓN


• Ponte cómodo y cierra tus ojos (pausa). Toma una respiración profunda y al exhalar, mentalmente repite y visualiza el número 3 tres veces (pausa).

• Toma otra respiración profunda y al exhalar, mentalmente repite y visualiza el número 2 tres veces (pausa).

• Toma otra respiración profunda y al exhalar, mentalmente repite y visualiza el número 1 tres veces (pausa).

• Para ayudarte a entrar a un nivel de relajación más profundo, voy a contar del 10 al 1. Según vaya descendiendo la cuenta, te sentirás entrar y entrarás a un nivel de relajación más profundo.

• 10-9 siente entrar a un nivel más profundo. 8-7-6 más y más profundo. 5-4-3 más y más profundo. 2-1.

• Ya estás en un nivel de relajación más profundo. Más profundo que antes

• Concentra tu atención en tu cráneo, en la piel que cubre tu cabeza. Sentirás una ligera vibración, una ligera sensación de calor producida por la circulación (pausa). Ahora relaja completamente esta parte de la cabeza y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Concentra tu atención en tu frente en la piel que cubre tu frente. Sentirás una ligera vibración y sensación de calor producida por la circulación (pausa). Ahora relaja completamente esta parte de tu cabeza y ponla en un estado de relajación más y más profunda.

• Concentra tu atención en tus párpados y en los tejidos que rodean tus ojos. Sentirás una ligera vibración y sensación de calor producida por la circulación (pausa). Ahora relaja completamente esta parte y ponla en un estado de relajación más y más profunda.

• Concentra tu atención en tu cara, en la piel que cubre tus mejillas. Sentirás una ligera vibración y sensación de calor producida por la circulación (pausa). Ahora relaja completamente esta parte y ponla en un estado de relajación más y más profunda.

• Concentra tu atención en la parte exterior de tu garganta, en la piel que cubre el área de tu garganta. Sentirás una ligera vibración y sensación de calor producida por la circulación (pausa). Ahora relaja completamente esta parte de tu cuerpo y ponla en un estado de relajación más y más profunda.

• Concentra tu atención en la parte interior de tu garganta (pausa) y relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Concéntrate en tus hombros. Siente tu ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo (pausa). Siente la piel y la vibración de la piel que cubre tus hombros (pausa). Relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Concéntrate en tus brazos. Siente tu ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo (pausa). Siente la piel y la vibración de la piel que cubre tus brazos (pausa). Relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda.

• Concéntrate en tus manos. Siente tu ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo (pausa). Siente la piel y la vibración de la piel que cubre tus manos (pausa). Relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Concéntrate en tu espalda. Siente tu ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo (pausa). Siente la piel y la vibración de la piel que cubre tu espalda (pausa). Relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Concéntrate en la parte exterior de tu pecho. Siente tu ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo (pausa). Siente la piel y la vibración de la piel que cubre tu pecho (pausa). Relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Concéntrate en la parte interior de tu pecho. Relaja los órganos, glándulas y todos los tejidos y haz que todo funcione de una manera rítmica y muy relajada.

• Concéntrate en la parte exterior de tu abdomen. Siente tu ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo (pausa). Siente la piel y la vibración de la piel que cubre tu abdomen (pausa). Relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Concéntrate en la parte interior de tu abdomen. Relaja los órganos, glándulas y todos los tejidos y haz que todo funcione de una manera rítmica y muy relajada.

• Concéntrate en tus muslos. Siente tu ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo (pausa). Siente la piel y la vibración de la piel que cubre tus muslos (pausa). Relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Siente las vibraciones en los huesos dentro de tus muslos, que ya en estos momentos podrás detectar fácilmente (pausa).

• Concéntrate en tus rodillas. Siente tu ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo (pausa). Siente la piel y la vibración de la piel que cubre tus rodillas (pausa). Relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Concéntrate en tus pantorrillas. Siente tu ropa en contacto con esta parte de tu cuerpo (pausa). Siente la piel y la vibración de la piel que cubre tus pantorrillas (pausa). Relaja todas las tensiones de esta parte de tu cuerpo, y ponla en un estado de relajación profunda, más y más profunda cada vez.

• Para entrar en un nivel de relajación más profundo, concéntrate en los dedos de tus pies (Pausa). Entra en un nivel de relajación más profundo.

• Para entrar en un nivel de relajación más profundo, concéntrate en las plantas de tus pies (Pausa). Entra en un nivel de relajación más profundo.

• Para entrar en un nivel de relajación más profundo, concéntrate en los talones de tus pies (Pausa). Entra en un nivel de relajación más profundo.

* Ahora haz que tus pies se sientan como si no fueran de tu cuerpo (pausa).

*Siente tus pies como si no fueran de tu cuerpo (pausa).

*Tus pies se sienten como si no fueran de tu cuerpo (pausa).

*Tus pies, tobillos, pantorrillas y rodillas se sienten como si no fueran de tu cuerpo (pausa).

*Tus pies, tobillos, pantorrillas, rodillas, muslos, cintura, hombros, brazos y manos se sienten como si no fueran de tu cuerpo (pausa).


Ya estás en un nivel de relajación más profundo que antes. Para ayudarte a entrar a un nivel de relajación aún más profundo, voy a contar del 1 al 3, y entonces haré un sonido con mis dedos. En ese momento te proyectarás mentalmente a tu lugar ideal de descanso. Entonces dejaré de hablarte por un momento, y cuando escuches mi voz de nuevo, una hora de tiempo habrá transcurrido en este nivel de relajación. Mi voz no te sorprenderá. Tomarás una respiración profunda y entrarás a un nivel de relajación más profundo. 1 (pausa). 2 (pausa). 3 (haz un sonido con los dedos). Proyéctate mentalmente a tu lugar ideal de descanso hasta escuchar mi voz de nuevo. Relájate bien. (Quédate en silencio durante 60 segundos).

• Relájate (pausa). Toma una respiración profunda y entra a un nivel de relajación más profundo.

• Dentro de un momento voy a contar del 1 al 5, y entonces haré un sonido con mis dedos. En ese momento abrirás tus ojos, estarás bien despierto, muy a gusto, bien descansado y sintiéndote mejor que antes.

• 1-2 Saliendo poco a poco. 3 A la cuenta del 5 abrirás tus ojos y estarás bien despierto, muy a gusto y bien descansado. Sintiéndote como te sientes cuando has dormido lo suficiente de un sueño natural. 4-5 (haz un sonido con los dedos). Ojos abiertos, bien despierto, muy a gusto y bien relajado, sintiéndote mejor que antes.

El ejercicio de relajación anterior es una relajación completa y como verás está hecho para que sea otro el que te vaya guiando. No pretendo que hagas eso muchas veces, pero de vez en cuando no viene mal. Lo puedes hacer tú misma haciendo un barrido desde la cabeza hasta los pies. Lo importante es la forma de entrar y salir de la relajación. O sea, lo de la cuenta hacia atrás. Lo del lugar ideal de descanso también está muy bien, porque relaja mucho. Lo mejor es hacer una vez la relajación completa para preparar la mente. Luego hay una fórmula rápida que es más práctica y que puedes hacerla yendo o no al lugar ideal de descanso. Según el tiempo y las ganas. Ahora te voy a poner la fórmula rápida que te digo.


MANERA RÁPIDA DE RELAJARSE (o método del 3 al 1)

Toma una respiración profunda y al exhalar, mentalmente repite y visualiza el número 3 tres veces. Toma otra respiración profunda y al exhalar, mentalmente repite y visualiza el número 2 tres veces. Toma otra respiración profunda y al exhalar, mentalmente repite y visualiza el número 1 tres veces.

Si con esto no te relajas lo suficiente, puedes ir contando del 10 al 1 como te indica al principio de la relajación larga. Si estás muy tensa del 25 al 1 o del 50 al 1. Y para más relajación haces una visita al lugar ideal de descanso, que ya te explicaré mejor cómo se hace.

Este paso de la relajación corta es el que usa para luego hacer otras técnicas, como el control del sueño, que ya verás después. Es como el requisito fundamental para poner tu mente en estado alfa, que ya sabes lo que es. Porque si no estás en alfa no te relajas ni a tiros.

Ahora te voy a poner unas cosas sobre visualización, que es otra técnica que puedes utilizar tanto para relajarte como para dormir, estudiar e incluso lograr que se cumplan ciertos deseos. No te rías, que la mente es muy poderosa si crees en ello.


4- LA VISUALIZACIÓN

Es el uso consciente de la imaginación aplicada activamente en nuestra vida diaria con el propósito de alcanzar nuestros objetivos, superar obstáculos, ampliar el conocimiento de nosotros mismos y mejorar en general nuestra calidad de vida. Es un proceso de reactivación de experiencias sensoriales y emocionales que permite poner los recursos acumulados al servicio de proyectos futuros. En la visualización se representan escenas en las que nosotros participamos activamente. No es solamente imaginar, sino proyectarnos al lugar donde se lleva a cabo la acción. Se ponen en marcha todos los sentidos que nos comprometen activamente en toda situación real, de forma que nos encontremos viviendo las situaciones deseadas.

Para comprender algo mejor el objetivo y funcionamiento de esta técnica, es preciso detenerse en la explicación de otros conceptos que son importantes para la práctica de la visualización.

La imagen que construimos progresivamente del mundo, se nutre de la informaciones que percibimos con nuestros sentidos físicos. La construcción de nuestra personalidad se hace alrededor de nuestra percepción. Cada estímulo que percibimos engendra una experiencia, una vivencia. A través del análisis de esta vivencia, ya sea agradable o desagradable, tomamos una decisión; esta decisión engendra una actitud comportamental que influye sobre las decisiones posteriores. En general, la segunda experiencia confirma la decisión que se tomó como consecuencia de la experiencia precedente.

Este proceso de acumulación de experiencias vividas sirve para mantener la congruencia entre lo que vivimos de forma interna y lo que pasa a nuestro alrededor.

Ante cualquier acontecimiento que nos ocurra podemos dar múltiples interpretaciones y respuestas, que están ligadas con las experiencias vividas y que reflejan el modo en que nos situamos ante la vida. (Por ejemplo: estamos paseando por un parque y nos rodea un grupo de adolescentes estrafalarios cantando una canción incomprensible. Podemos sentirnos halagados “han visto que tengo sentido del humor”, asustados “es un montaje para robarme la cartera”, o avergonzados “se están burlando de mí”. Según lo que pensemos, actuaremos de una forma o de otra).

Todos nuestros pensamientos producen resultados. Si tenemos pensamientos creativos y positivos, tendremos resultados creativos y positivos. Si, por el contrario, nuestros pensamientos son negativos, tendremos resultados negativos. Está claro que tenemos que cambiar nuestra manera de pensar y de ver el mundo si queremos conseguir otros resultados más positivos.

Hay que volver a hacer mención al cerebro, por ser el órgano fundamental para la realización de visualizaciones y tareas que implican un componente mental. En lo que se refiere a la visualización, es importante conocer el funcionamiento del cerebro, para poder utilizarlo de la manera más adecuada.

En el plano funcional se sabe que las funciones que residen en el hemisferio izquierdo están relacionadas con el razonamiento, es decir, con todo lo que es racional, dependiente de la lógica, del análisis y de la crítica. Es asimismo la sede del lenguaje y del pensamiento. Corresponde al estado de vigilia en el nivel consciente y podemos decir que es un hemisferio bastante activo.

El hemisferio derecho es más bien la sede de todo lo que es irracional, intuitivo, emotivo. Funciona por analogías, por asociación de ideas, imágenes, símbolos, sueños. Es la sede de la intuición y de las emociones. Es el hemisferio que tienen más desarrollado los artistas, pero que el resto de las personas tenemos un poco abandonado.

Las experiencias de fracaso almacenadas en el hemisferio derecho en forma de emociones negativas, reprimidas e inconscientes van a tener una gran influencia sobre las órdenes dadas al hemisferio izquierdo activo, el cual va a llevar a cabo la realización consciente de la acción. Por ejemplo, un niño que tiene malas notas y al que sus padres y profesores en lugar de decirle que puede hacerlo mejor y que debe intentarlo de nuevo, le dicen que es idiota, que no presta atención suficiente y que nunca llegará a ninguna parte, va a tener una percepción de si mismo devaluada, perdedora, una autoestima muy baja, y puede que decida que no tiene sentido seguir esforzándose. Este sentimiento de fracaso va a influenciar su comportamiento.

Esto nos lleva a una ley que se ha denominado efecto Pygmalión o ley del cumplimiento automático de las predicciones, según la cual, cuando hacemos una predicción sobre el futuro, solemos comportarnos de una forma que sea compatible con la realización de esa predicción. Lo que tenemos en la vida es lo que nos buscamos, y lo que no tenemos es lo que nos negamos.

Gracias a la visualización vamos a poder explorar nuestro marco de referencia, vamos a tomar un poco de distancia para poder elegir lo que queremos guardar y lo que queremos cambiar. Muchos de nuestros problemas residen en el miedo que tenemos a lo que no conocemos. Con la visualización vamos a imaginarnos la situación que queramos cambiar y vamos a establecer nuestros comportamientos. Es como una forma de practicar mentalmente y de enfrentarnos a esas situaciones. De este modo, cuando llegue la situación real, estaremos más seguros y sabremos mejor cómo actuar.

Antes de cualquier acto, creamos una imagen anticipada del acto que vamos a realizar utilizando las informaciones de las experiencias vividas en el pasado. El sentimiento de éxito o de fracaso que sentimos en el momento de hacer esa visualización será determinante para el resultado del acto que vamos a realizar. Es importante amplificar las sensaciones positivas para que sean las dominantes.


5- PRÁCTICA DE VISUALIZACIONES

Para realizar estos ejercicios se empieza cerrando los ojos y usando el método del 3 al 1. Una vez cerrados se giran hacia arriba unos 20º. No se usan los párpados como si fueran una pantalla, sino que se tienen que proyectar las imágenes fuera de ti, retiradas de tu cuerpo.


EL PUNTO

Imagina que en la base de la nariz, entre las cejas hay un punto negro. * Dirige tu mirada hacia ese punto.** Voy a contar del 1 al 5, y cuando llegue al número 5, entrarás a un estado de relajación más profundo.***

• Concentra la mirada en ese punto. Ves ese punto y sólo ese punto.***
• Concéntrate. Ve ese punto. Sólo ese punto **. Incluso si no te parece fácil, fíjate en ese punto.**
• Fíjate en ese punto.**
• En ese punto.**
• Continúa fijándote en ese punto. Ves ese punto y nada más que ese punto.***
• Afloja tu a atención y húndete profundamente, muy profundamente en ese estado de relajación que buscas.*******
• Tómate el tiempo necesario para apreciar y disfrutar de las sensaciones agradables que sientes. ******


UTILIZACIÓN DE UNA TENSIÓN

Busca una posición cómoda, con los brazos a los lados del cuerpo, y las piernas siendo una prolongación del vientre.

• Cuando quieras cierra los ojos.***
• Entra en contacto con un foco de tensión que haya en tu cuerpo.******
• Imagínate que forma tiene.***
• Si lo deseas asócialo con una imagen.***
• Puede que sea un nudo.***
• O unas tenazas.**
• O cualquier otra forma que tú desees.***
• Una vez que hayas identificado la tensión, auméntala.****
• Siente como aumenta la tensión.***
• Si quieres, imagina ahora que puedes soltar o aflojar ese nudo o esa herramienta.****
• Deja que llegue la sensación de bienestar.***
• Instálate en esa sensación de bienestar.***
• Deja que te arrastre muy profundamente a tu interior.****
• Tómate unos instantes para disfrutar y apreciar las agradables sensaciones del cuerpo libre de tensiones.******

Hay muchos más ejercicios que no te pongo, porque son muy largos y necesitas que haya alguien que te lo vaya diciendo. Si los quieres te los paso y los incluyes aquí.

Y después de tanto rollo que te he metido por aquí arriba, llega la técnica para que duermas como una bendita. Todo lo de antes es necesario para que puedas llegar a tener éxito con lo que viene ahora porque, como todo lo nuevo, necesita una preparación previa y más si estamos hablando de condicionar nuestro cerebro. Es necesario que aprendas a relajarte y concentrarte pronto, así como que visualices cosas, por eso hice tanto hincapié en todo ello y te lo puse antes de esto. Espero que te sirva y que lo practiques, porque hasta que no lo intentes no vas a saber si funciona o no. Quítate prejuicios de la cabeza y prueba, porque yo también pensaba que eran chorradas, pero las cosas que he ido probando han dado resultado. Lo malo es que todo esto lo tengo un poco abandonado, pero lo retomaré a la vez que tú. ¡Suerte!

6- CONTROL PARA DORMIR

Los ciclos del sueño

Dormir implica que el cerebro se encuentra en una frecuencia más baja aún que la de Alfa, ya que dormimos estando en los niveles más profundos de Theta y Delta. Sabemos que nuestros ciclos de sueño forman una onda continua con un modelo de picos altos y bajos, comenzando cuando nos dormimos y continuando hasta la mañana. El movimiento descendente va profundamente hacia Delta en el comienzo, y conforme el ciclo de sueño continuo progresa se vuelve menos profundo.

Cómo se adquiere control sobre el sueño

Ciertas palabras pueden llegar a tener determinado significado para nuestra mente y están asociadas a estados emocionales. Esta emoción graba un mensaje en nuestro cerebro, por ello podemos aprender a formular este lenguaje cerebral emocional. Los ejercicios de profundización contando de forma descendente constituyen una parte del control del sueño, ya que nuestro cerebro ha aprendido o va a aprender a responder a los números descendentes con un mayor grado de relajación. La palabra más profundo contiene un segundo mensaje y refuerzo dentro de su fórmula. Estas palabras, introducidas en un contexto de relajación creciente, acondicionan a nuestro cerebro para distenderlo de tensiones y preocupaciones, ofreciéndole como contrapartida un grado más profundo de relajación.

Control para dormir

Es un tipo de fórmula técnica que puedes usar para entrar en un sueño fisiológico, natural, saludable, al instante y sin problemas, en cualquier lugar, a cualquier hora y sin hacer uso de drogas.

Cuando necesites usar el control para dormir, entra a nivel 1 con el método del 3 al 1. Una vez en el nivel 1 visualiza mentalmente una pizarra. Toma una tiza en una mano y un borrador en la otra. Después, mentalmente dibuja un círculo grande en la pizarra. Escribe una X grande dentro del círculo. Procede, mentalmente, a borrar la X del círculo, comenzando en centro, teniendo cuidado de no borrar el círculo. Una vez borrada la X del círculo, a la derecha y fuera del mismo, escribe las palabras MÁS PROFUNDO.

Cada vez que escribas las palabras MÁS PROFUNDO entrarás en un nivel mental más profundo en la dirección de un sueño natural. Después escribe el número 100 grande dentro del círculo. Procede a borrarlo mentalmente, empezando por el centro y teniendo cuidado de no borrar el círculo en lo más mínimo. Una vez borrado el número 100 del círculo, a la derecha y fuera del mismo, repasa las palabras MÁS PROFUNDO. Continua escribiendo y borrando los números (repasando las palabras MÁS PROFUNDO) en escala descendente: 99, 98, 97, 96, 95... hasta quedarte dormida.

Siempre que apliques este método entrarás en un sueño fisiológico natural sin necesidad de ningún tipo de pastillas. Te despertarás a la hora acostumbrada o a la que te hayas propuesto y te sentirás muy descansada y dispuesta a realizar tus actividades diarias con una excelente disposición y buen humor.

Ahora una técnica que me enseñaron en el curso para estudiar más concentrada y de forma que recuerdes mejor lo estudiado. Sé que te va a hacer gracia y cuento con tu escepticismo, pero te la pongo por si quieres probar.


7- TÉCNICA DE LOS TRES DEDOS

Es un mecanismo de refuerzo para mayor concentración o para hacer acopio de energías. Puede usarse para recordar algo, para buscar una idea que necesitamos encontrar, o como resorte de disparo.

Esta técnica se basa en una forma de expresión gestual que no es natural. Todos hacemos ademanes para expresarnos y para revivir descripciones de escenas. El gesto tiende a producir estímulos asociados con una serie de acontecimientos. Por eso es posible crear un gesto determinado para intensificar la memoria, la concentración o la atención. Tal gesto no sería específico de una cosa exclusiva, sino más bien como una señal de mando al cerebro para mayor intensificación de energía que se puede dirigir a cualquier punto deseable. El cerebro es como un ordenador que se puede programar dándole las claves que le enseñamos.

Para que la capacidad de concentración sea mayor y dure más tiempo, depende mucho de la motivación. La prueba es que las cosas que nos gustan y motivan las aprendemos antes y más fácilmente que las que no. Por eso es importante motivarse antes de empezar a estudiar. En lugar de pensar en lo aburrido del tema o en las cosas que podría estar haciendo en ese momento, es mejor centrarse en los beneficios que voy a obtener al aprobar el examen u oposición.

La concentración dura una hora como máximo, así que pasado ese tiempo, es conveniente levantarse de la silla y salir de la habitación, hablar con un familiar, asomarse a la ventana o hacer una incursión en la nevera. El tiempo de descanso depende de cada uno, pero en general es conveniente que sea de unos 10 o 15 minutos y no más de media hora, ya que se perdería toda la concentración.

Es necesario fisiológicamente que haya un ciclo de sueño para que la información se grabe en el cerebro. De esta forma se da una asimilación de proteínas en el cerebro. No es conveniente ir a un examen sin haber dormido lo suficiente.

1- Para leer una lección usando la técnica de los tres dedos, lo harás de la siguiente manera:

Toma una respiración profunda y al exhalar, mentalmente repite y visualiza el número 3 tres veces. Toma otra respiración profunda y al exhalar, mentalmente repite y visualiza el número 2 tres veces. Toma otra respiración profunda y al exhalar, mentalmente repite y visualiza el número 1 tres veces.

Cuando ya estés en este nivel de relajación te dirás mentalmente: voy a contar del 1 al 3, y a la cuenta del 3 abriré mis ojos para leer este tema. Mencionas título, materia y autor y continúas diciéndote mentalmente: los ruidos no me distraerán. Tendré una concentración superior y una mejor comprensión. Entonces cuentas despacio 1-2-3. A la cuenta del 3 abres los ojos y lees el tema.

Cuando hayas leído el tema, entrarás otra vez en el nivel 1 con el método del 3 al 1. Cuando estés en 1 te dirás mentalmente: el tema que acabo de leer, mencionas título, materia y autor, lo podré recordar en cualquier momento en el futuro con el uso de la técnica de los 3 dedos. Y saldrás del nivel contando del 1 al 5.

2- Para hacer exámenes usando la técnica de los tres dedos utilizarás tres ciclos:

PRIMER CICLO: lee las preguntas que se te hagan como siempre lo has hecho, pero no te detengas mucho en ninguna pregunta. Si tienes la respuesta, escríbela, si no, pasa a la siguiente.

SEGUNDO CICLO: junta los tres dedos y haz lo mismo que en el ciclo anterior, pero detente un poco más en las preguntas aún no contestadas. Si te llega la respuesta escríbela, si no, pasa a la siguiente pregunta.

TERCER CICLO: junta los tres dedos, lee las preguntas no contestadas, y si aún no sabes la respuesta, cierra los ojos, vuélvelos un poco hacia arriba, visualiza a tu profesor y le preguntas por la respuesta. Luego limpia tu mente por un instante y piensa otra vez en la respuesta. Considera la primera impresión que tengas como la correcta.

El acto de juntar los dedos para recordar una pregunta, sirve para desbloquear la mente y evitar el nerviosismo que se produce cuando no te acuerdas de algo, como ocurre con los “lapsus linguae”. Visualizar al profesor sirve porque es él quien explicó ese tema, y como la memoria visual es muy buena para el estudio, verlo a él te puede dar la claves sobre su explicación, el día que era, etc. Son una serie de claves que pueden desencadenar los recuerdos.

Se acabó de momento, porque por tener tengo muchas más cosas, pero no te quiero dar la vara tanto y además esto es lo que necesitas. Espero que te sirva. Ya me dirás. Muchos besitos! ;)