20 abr. 2009

El Misterioso Mundo de las Hadas


Las hadas son popularmente conocidas criaturas fantásticas y etéreas, personificadas generalmente en forma de mujer hermosa, que son protectoras de la naturaleza, producto de la imaginación, la tradición o las creencias y perteneciente a ese fabuloso mundo de los elfos, gnomos, duendes, sirenas y gigantes que da color a las leyendas y supersticiones de todos los pueblos antiguos. Se puede provocar el contacto con ellas desarrollando la visión etérea según las leyendas.

La palabra HADA deriva del latín "Fata" o "Fatum: hado, destino" , que significa destino, fatalidad, oráculo, predicción....Existe la creencia de que una hada es un ser que puede influir en el destino de los mortales, con la clarividencia de los hechos futuros.

En los relatos medievales, las hadas suelen ser relacionadas con encantamientos y hechizos, conocedoras del poder y las virtudes de las palabras, las leyendas y las hierbas, que les permitían mantenerse jóvenes y bellas, y acumular grandes riquezas.

Según las leyendas, las hadas poseen la capacidad de mutar o cambiar su apariencia. Normalmente suelen elegir para presentarse la apariencia humana. Otras, sin embargo, prefieren las plantas, convirtiéndose en flores y árboles.

Residen habitualmente, en los bosques frondosos, porque es allí donde se ven rodeadas de todas esas flores silvestres tan llamativas y coloridas que tanto les alegran y les atraen. Pero no es este el único sitio donde las hadas pueden establecer su residencia, puesto que se dice que alrededor nuestra, en nuestros hogares, las hadas pueden estar, también, haciéndonos nuestras vidas más llevaderas, gracias a la energía positiva que nos facilitan, y que nosotros canalizamos y exteriorizamos a los demás. Además, las hadas, en cierta manera, se podría decir, que se encuentran en todos los ambientes y lo controlan todo, hasta los elementos, que van desde los más complejos hasta los más sencillos como son el aire, el fuego, el agua y la tierra

Según afirman, este cambio de apariencia les supone un notable esfuerzo y un importante consumo de energía, por lo que si adoptan el tamaño de un ser grande no lo pueden mantener mucho tiempo. Éste es el motivo de que la mayoría de las hadas, si tienen que cambiar de forma, prefieran un cuerpo pequeño. Aunque no todas tienen esta cualidad, algunas son tan pequeñas que no pueden cambiar de tamaño.

Aunque estas historias y leyendas de las hadas parecen que sólo quedan para el convencimiento de unos pocos, en la historia existen casos de personajes célebres que creyeron firmemente en la existencia de estos seres.

A principios del siglo XX. Sir Arthur Conan Doyle, escritor y creador del personaje de Sherlock Holmes difunsió sus creencias sobre la existencias de estas criaturas fantásticas a raíz de una fotografía tomada por unas niñas en aquella época donde se veían diferentes hadas voladoras.

Muchos expertos en fotografía estudiaron estas fotografías, y ni los más renombrados han encontrado el más pequeño asomo falsificación o de montaje.

Conan Doyle quedó maravillado con estas fotografías, y la utilizó para ilustrar un segundo artículo publicado en el Strand Magazine. Al año siguiente publicó incluso un libro, The coming of the fairies (El retorno de las hadas) donde da cuenta de cierto número de apariciones de hadas.