21 abr. 2009

Las Estrellas Volantes del Feng Shui



¿Qué son las estrellas volantes? Mucho se está hablando hoy día de este método, llamado ta mbién Xuan Gong Feng Shui, como el más poderoso dentro del feng shui. Pero ¿de qué se trata? La base del método es que el feng shui de un edificio depende de su ubicación y su orientación: las estrellas volantes examinan esta relación en función de los Cinco Elementos. Toda construcción establece una relación entre la energía propia del edificio y la energía que recibe del frente hacia el cual se orienta. El método que evalúa esta relación con la energía correspondiente a cada punto cardinal se llama Xuan Gong o “estrellas volantes” y genera un verdadero mapa de las energías del edificio. Una vez definido ese mapa, es posible determinar por ejemplo, la mejor orientación para construir una vivienda, la mejor distribución de los ambientes, el mejor local para un emprendimiento comercial y los lugares exactos en donde colocar, por ejemplo, una fuente de agua, la TV, un carillón etc. A pesar de lo que sugiere su denominación, en la práctica el método no requiere de la observación del cielo: las Nueve Estrellas son los nueve dígitos del diagrama Lo-Shu o Sello de Saturno.
El mapa energético de una casa se llama carta geomántica, ésta presentará nueve mansiones o palacios, en donde encontraremos tres estrellas: la estrella base (que se coloca al centro y abajo), la estrella frente (o estrella de Agua, a la derecha) y la estrella Montaña. La estrella base depende del año de construcción de la vivienda, mientras que las estrellas frente y montaña dependen de la orientación. Como cada estrella está relacionada con uno de los cinco elementos, en cada palacio es posible examinar la relación entre las estrellas y decidir si se trata de una combinación favorable o desfavorable. En este artículo te enseñaremos los rudimentos del cálculo de la carta geomántica.

La Estrella Base

Mencionamos que vamos a determinar tres tipos de "estrellas": la base, el frente y la montaña. El cálculo de la estrella base dependerá del momento en que fue construida la vivienda o edificio que se va a analizar.
A fin de determinar la estrella base, necesitas averiguar en qué fecha se terminó de construir tu casa, para definir a cuál ciclo energético corresponde. Los ciclos energéticos son de 20 años y se definen así:

Estrella Base Años
1 1864-1883
2 1884-1903
3 1904-1923
4 1924-1943
5 1944-1963
6 1964-1983
7 1984-2003
8 2004-2023
9 2024-2043

Determinar la estrella base es bastante simple, a menos que se trate de un edificio que ha pasado por varias remodelaciones en diferentes períodos. Por ejemplo, la estrella base de un edificio construido en 1940 (entre 1924 y 1943) es 4, pero si el edificio es remodelado en 1983, la estrella base puede cambiar a 6 y así sucesivamente. El concepto que se expresa aquí es que, al terminar de construirse un edificio, éste "atrapa" un patrón de energía determinado que corresponde al ci clo en cuestión.

El Camino de las Nueve Mansiones.

Toda la carta geomántica que construiremos se basa en el diagrama Lo-Shu o "Sello de Saturno". Nosotros vamos a llamarlo siempre "Lo Shu" ya que éste es el nombre correcto. Recordemos que la distribución de los dígitos del 1 al 9 en el diagrama Lo Shu es tal que suman 15 en todas las direcciones: Cuando los números se recorren en orden correlativo (1, 2, 3 etc.) se define esa estrella algo extraña que se ve en la figura, que llamaremos "Camino de las Nueve Mansiones". En la carta geomántica, este camino es el que va a determinar siempre el movimiento de las estrellas.

Supongamos que una casa fue construida en marzo de 1990. Si observamos la tabla del los Ciclos Energéticos, veremos que le corresponde el ciclo séptimo y que la estrella base es 7. Dibujemos entonces una cuadrícula de 3 x 3 vacía (sin números) y coloquemos en el palacio central (en donde originalmente va el 5) el número 7:

Para distribuir los demás números, debemos seguir el Camino de las Nueve Mansiones. La distribución final de los nueve dígitos resultará así:

Esto es, las estrellas "volaron" a distintas posiciones pero siempre siguiendo el mismo camino. Este diagrama, por lo tanto, marca la distribución de las estrellas "base" para una casa construida en 1990. El siguiente es el diagrama que corresponde a una vivienda que se terminó de construir el 10 de enero de 1984:

Vean que usamos exactamente el mismo procedimiento: determinamos el ciclo (sexto en este caso), colocamos el 6-Blanco en el palacio central y completamos la secuencia siguiendo el camino de las mansiones.

El Frente y la Montaña

Determinar la dirección del frente de la casa no es tan simple, pues el "frente" del feng shui es la dirección desde cual la casa recibe su energía y puede coincidir o no con el frente "arquitectónico". Las reglas para determinar el frente son:
• La puerta de entrada no marca necesariamente la dirección del frente. La dirección del frente de una casa o edificio es siempre la dirección menos obstruida. Por ejemplo, podemos observar desde el interior de la vivienda hacia dónde podemos ver el panorama más amplio: ése será el "frente" de la vivienda.
• En algunos departamentos, el "frente" puede ser la dirección hacia donde hay más ventanas, y a veces esta dirección es opuesta a la puerta principal.
• Si la construcción se encuentra sobre una colina, el frente es siempre la dirección hacia la cual la pendiente baja, pues esa es teóricamente la dirección en la que se encuentra el agua: el frente de la vivienda está relacionado con la posición del agua (shui).
Pueden presentarse casos en los cuales resulte difícil determinar una dirección predominante, estas casas no se consideran favorables desde el punto de vista de esta técnica, porque el flujo de energía se vuelve inestable. La "sensación" de cual es el frente suele ser el mejor método para determinarlo. Una vez que decidan cuál es el frente de la casa, consigan una brújula pues debemos determinar hacia qué punto cardinal se orienta este frente.

Las estrellas frente y montaña:

En este punto ya deberíamos tener: a) la estrella base de la casa y el diagrama lo-shu correspondiente, y b) la dirección del frente tomada con una brújula. Supongamos que nuestra vivienda es del período 5. El diagrama lo-shu correspondiente es:

Noten que hemos agregado al diagrama los puntos cardinales. Por convención, en el feng shui el sur siempre se coloca arriba. No es que estemos invirtiendo los puntos cardinales, es sólo una convención. Supongamos que determinamos que el frente de la casa mira al nordeste. Busquemos el nordeste en el lo-shu: es el cuadrante de abajo a la izquierda, en donde está la estrella 8. Ocho será, por lo tanto, nuestra estrella frente. Trasladamos el 8 al palacio central:

Observemos el cuadrante opuesto al nordeste, el sudoeste (arriba a la derecha). Vemos que allí se encuentra la estrella 2. Dos será, por lo tanto, nuestra estrella montaña, la opuesta a la dirección del frente. Trasladamos el 2 al palacio central:

¡Listo! Ya tenemos la combinación de estrellas del palacio central, que será la que determinara la distribución en el resto de los palacios. Sin embargo, los pasos que siguen son algo más complejos y no podemos desarrollarlos aquí. Sucede que las estrellas frente y montaña pueden distribuirse de dos maneras: avanzando o retrocediendo. La forma en que lo harán depende de la orientación exacta del frente, tomada en grados y requiere del uso de unas tablas especiales. No tenemos espacio aquí para el desarrollo completo de la carta.Interpretación de la carta:
Una vez confeccionada la carta hay que superponerla al plano de la vivienda, teniendo buen cuidado de respetar las orientaciones de cada palacio. En nuestro ejemplo, el 8 se encuentra en el palacio nordeste y debe colocarse en el cuadrante de la casa que mira al nordeste. Una vez terminada esta tarea obtendremos un plano como éste:

Ahora viene la fase más delicada y fascinante a la vez, que es la interpretación de las estrellas: ellas nos contarán cómo se distribuyen sus energías por los distintos ambientes de la casa y nos asombraremos de cuánto coinciden sus presagios con lo que ha ido sucediendo en la vivienda. En pocas palabras, son positivas las estrellas 1, 4, 6 y 8; son negativas las estrellas 2 y 5 y son neutrales (es decir, su presagio depende de cómo se combinen con otras estrellas) las estrellas 3, 7 y 9. Como cada estrella está relacionada con uno de los cinco elementos y con uno de los ocho trigramas, es posible interpretar y equilibrar todas las combinaciones. En el ejemplo de más arriba, la combinación 7-6-5 del palacio de abajo al centro significa posibilidad de robos y estafas y debe neutralizarse con Agua. La combinación 3-2-1 del dormitorio de abajo a la izquierda presagia peleas y discordias y debe neutralizarse con Fuego. No todas son malas: la combinación 8-7-6 del centro, 1-9-8 del dormitorio de arriba a la izquierda y 9-8-7 de la cocina son excelentes y podrían potenciarse para beneficiar a todos los habitantes de la casa.