22 jul. 2009

Sogyal Rimpoche



Nació en Tíbet y fue criado como un hijo por uno de los maestros espirituales más reverenciados de este siglo, Jamyang Khyentse Chókyi Lodró.
Desde su primera infancia, Rimpoché disfrutó de una relación particularmente íntima y afectuosa con este gran maestro y se impregnó de la atmósfera de sabiduría, compasión y devoción que lo rodeaba. Eso instiló en él una profunda comprensión de la esencia-núcleo de las enseñanzas budistas, surgida de su propia experiencia, que, al combinarse con su preparación tradicional como Lama encarnado, lo preparó para su futuro papel de maestro.
Tras el fallecimiento de Jamyang Khyentse, Sogyal Rimpoché siguió estudiando con sus otros dos maestros principales, Dudjom Rimpoché y Dilgo Khyentse Rimpoché, que fueron la principal fuente de inspiración de su trabajo en Occidente. En 1971 se trasladó a Inglaterra, donde estudió Religión comparada en la Universidad de Cambridge. Empezó a enseñar en 1974, y desde entonces ha estado cada vez más solicitado y no ha cesado de enseñar en Europa oriental y occidental, en Estados Unidos, en Australia y en Oriente.
Rimpoché considera que el trabajo de su vida consiste en trasplantar la enseñanza de Buda a Occidente mediante una formación basada en la visión que se expone en El libro tibetano de la vida y de la muerte (su versión de El libro tibetano de los muertos): Esta formación puede capacitar a las personas que la siguen para comprender, encarnar e integrar las enseñanzas en su vida cotidiana, y, por consiguiente, ofrecer la mayor ayuda posible a los demás y al mundo en general.
Pocos maestros poseen la capacidad de comunicación de Rimpoché, y los años que lleva viviendo y enseñando en Occidente le han proporcionado una profunda comprensión de la mente occidental.
Se lo conoce sobre todo por el entusiasmo, el buen humor y la claridad con que salva todas las barreras religiosas, culturales y psicológicas para revelar el corazón de la visión de Buda. Recurriendo a sus propias experiencias y a convincentes ejemplos sacados de la vida cotidiana, es capaz de transmitir vívidamente el sentido y aroma de la verdad interior de las enseñanzas, relacionándolas directamente con la experiencia personal de cada alumno.
Sogyal Rimpoché encarna la energía dinámica, el espíritu de generosidad y la comunicación directa que distinguen a la gran tradición Dzogchen a la que pertenece.