12 ene. 2010

Quién fue Rudolf Steiner?



Cada tanto aparecen en la humanidad personalidades que por su nivel superior de desarrollo logran implantar en la cultura nuevos impulsos que hacen dar un paso hacia adelante a esta humanidad. Sin estos personajes sería impensable todo progreso ya que a través de su accionar se incorporan fuerzas del futuro que pueden llegar a transformar la realidad del presente. Son el “inicio” de algo nuevo, alguien así fue Rudolf Steiner, nacido en Austria el 27 de febrero de 1861. En realidad nació en lo que en aquel entonces constituía el sudeste del Imperio Austro-Húngaro como hijo de un empleado del ferrocarril, en el entorno de una naturaleza aún intacta. Familia de vida simple, de costumbres austeras y un entorno natural lleno de vida facilitaron a Steiner, en el silencio y paz de ese entorno, el despertar y madurar de facultades de observación que no sólo abarcaban la realidad física de los fenómenos con que se encontraba, sino también su realidad anímica y espiritual.
Rudolf Steiner, obtuvo el doctorado en Filosofía y Letras, también estudió Matemáticas, Física y otros dominios de las Ciencias y las Artes. Fundamentalmente es conocida su labor de investigación de la obra científica de Goethe. Y de ahí parte la constitución de una Universidad Libre de Ciencia Espiritual llamada Goetheanum, en Basilea, Suiza, dónde ininterrumpidamente acuden estudiantes de todo el mundo a sus seminarios y talleres de distintas especialidades. Esta construcción se inició en 1913 y aquí se mostraba su espíritu artístico creativo en todos sus detalles. Así mismo, Rudolf Steiner creó la Antroposofía, sabiduría o conocimiento del hombre; consciente de que a partir del siglo XX el hombre moderno necesita encontrar una nueva concepción del mundo y de sí mismo.
R. Steiner señala los caminos de la auto educación y del desarrollo que cada ser humano puede recorrer en libertad y con plena responsabilidad personal, sin depender de persona alguna procesos que solo pueden ser trabajados en la etapa adulta. De la obra de Rudolf Steiner parten los impulsos renovadores para todos los ámbitos de la cultura: la filosofía, la medicina, las ciencias sociales, la agricultura, la pedagogía, las artes. Dentro de estas últimas creó el arte de la formación del habla y el arte del movimiento: euritmia.
Steiner escribió alrededor de 70 libros y dictó unas 6 mil conferencias. Entre los libros publicados se encuentran Filosofía de la Libertad, Cómo se Alcanza el Conocimiento de los Mundos Superiores y La Ciencia Oculta.
Poco después de la Primera Guerra Mundial en 1919, Steiner participó en la creación de una escuela para los hijos de los trabajadores de la fábrica Waldorf Astoria de Stuttgart, Alemania. La escuela estaba destinada a ser un modelo educativo y social vivo. Los principios estipulados por Steiner para la fundación de esta primera escuela eran notablemente radicales para su época:
1. - la escuela estaría abierta a todos los niños, sin importar raza ni credo; 2. - incluiría alumnos de ambos sexos; 3. - seguiría un programa unificado de doce grados (primaria, secundaria y preparatoria); y 4. - los maestros, quienes realmente están en contacto con los niños, ejercerían control sobre la escuela, con un mínimo de interferencia por parte del estado o de otras fuentes financieras. Estos principios continúan hoy animando las iniciativas Waldorf alrededor del mundo. En su vida, destaca su labor educativa plasmada en la pedagogía Waldorf: una educación del niño y del joven hacia la libertad, dentro de una continua renovación social. La idea de utilizar el arte de educar como fundamento de una verdadera renovación social, está presente siempre en la pedagogía Waldorf.
Las jornadas pedagógicas organizadas por R. Steiner a partir de 1923 y las conferencias que sus maestros fueron dando, dieron como resultado la aparición de otras muchas escuelas en Holanda, Inglaterra, Suiza y Alemania. Con la Segunda Guerra Mundial fueron cerradas todas las escuelas, pero en 1945 pudo constatarse que esta gran idea pedagógica había continuado extendiéndose en la clandestinidad.
El 30 de marzo de 1925 Rudolf Steiner falleció debido a una enfermedad física. Su tarea principal fue la de intentar hacer a cada hombre dueño de sí mismo, ayudando a formar personalidades que han trabajado incansablemente en su metodología en ámbitos científicos, artísticos y sociales que tras la muerte de R. Steiner, prosiguen llevando adelante su obra.
“Fundamentados en la formación de un juicio libre y una fantasía moral, los individuos pueden unirse en una actividad comunitaria incluso en tiempos en que todo se derrumba.” Steiner, Filosofía de la Libertad.