15 may. 2015

Entendiendo la Reencarnación

Daniel Lopez de Medrano
Escritor & Conferencista

(extraído del libro "Reflexiones 2012")

Durante mucho tiempo llegué a pensar que la VIDA era INJUSTA. Para mí no tenía ningún sentido que existiesen tantos niños en el mundo pasando hambre y sed mientras que otros arrojaban los alimentos a la basura sin haberlos si quiera probado.

También CARECÍA, por completo, de SENTIDO que tantos niños pequeños muriesen o quedasen mutilados en las guerras mientras que otros estaban jugando alegremente en el parque de pelotas de Mac Donald’s. Cómo podía ser posible que existiesen niños con problemas físicos o de salud y otros, por el contrario, estuvieran tan sanos que no hubiesen padecido ni un resfriado durante toda su vida.

¿Quién DECIDÍA cosas como que naciésemos en una buena familia, un país sin guerra o que estuviésemos sanos o enfermos?, ¿por qué muchos lo único que hacían en esta vida era sufrir mientras que otros vivían toda su vida en paz y sin problemas? Si le preguntásemos a un científico, seguramente, nos contestaría que era una cuestión de AZAR. Si le preguntásemos a un cura, seguramente su respuesta sería que se trataba de la VOLUNTAD de DIOS. Ninguna de las dos respuestas me CONVENCIÓ nunca. La vida no puede estar determinada por el AZAR o la SUERTE como si nuestra existencia fuera un juego de cartas. Y si partimos de la base de que DIOS es AMOR, Dios no puede po¬nernos a sufrir y mucho menos a un niño de corta edad.

En ese momento es cuando los que no tienen otra explicación te dicen: “Los hijos pagan los pecados de los padres”. Por favor, déjense de MENTIRAS, nadie paga por los pecados de otros, en este mundo cada quien paga por lo que hace, por la LEY DE CAUSA Y EFECTO.

Después de mucho investigar llegué a la respuesta más lógica, LA REENCARNACIÓN. La reencarnación es la creencia según la cual, al morir una persona, su ENERGÍA o alma se separa del CUERPO FÍSICO y después de un tiempo esa energía le da vida a un nuevo ser. En otras palabras, un ser experimenta varias vidas, durante diferentes etapas, en DISTINTOS cuerpos. De esa forma todos los errores que cometemos, si no tenemos tiempo de pagarlos o aprender de ellos en esta vida, debemos pagar¬los en la próxima. Y el proceso continúa hasta que logramos EVOLUCIONAR y entender que TODOS SOMOS UNO y aprendemos a amar al prójimo.

Después de entender bien el concepto de reencarnación, nos damos cuenta de cómo funciona todo en el PLANO ASTRAL. Somos seres ESPIRITUALES, energía, que estamos viviendo una EXPERIENCIA en el mundo material. La Tierra es sólo una escuelita. Una escuelita en la que estamos para aprender a EVOLUCIONAR. Si le hacemos daño a alguien, en ésta o en la próxima vida, sufriremos lo mismo que esa persona sufrió por nuestra culpa para que podamos entender el mal que hicimos, a eso se le llama KARMA. Es importante que no veamos los problemas como nuestros enemigos, debemos dejarlos FLUIR, no combatirlos. Si buscamos evadirlos sin antes haber APRENDIDO la lección, el karma continuará. El secreto está en buscar cuál es la enseñanza oculta. Todo lo que hacemos pone en movimiento una CAUSA y ésta tiene como resultado un EFECTO, el cual será bueno o malo, dependiendo de la causa que se haya puesto en movimiento. Por ese motivo, no existen las casualidades, sino las CAUSALIDADES.

Al entender el karma, ya tiene entonces mucho más sentido que un niño esté sufriendo, puesto que de esa forma su ENERGÍA estaría pagando por los errores de su vida ANTERIOR.

Hemos de ver al karma como una Ley de COMPENSACIÓN, y no de venganza o castigo. Pero, no todo es sufrir. La parte agradable de la historia es que después de haber aprendido algo, ese aprendizaje te lo llevas a tu próxima vida, eso se llama DARMA. Eso significa que si hacemos el bien a todas las personas y las ayudamos, en ésta o en una próxima existencia DISFRUTAREMOS de todo el bien que hicimos.

Es como cuando estudiamos secundaria (bachillerato), después de que aprendemos una materia ya no la tenemos que volver a estudiar porque ya conseguimos APRENDER lo que teníamos que aprender. La CLAVE está en que aprendamos rápido para poder pasar esa asignatura. Antes de nacer en la Tierra nuestra energía o alma ELIGE las circunstancias que quiere experimentar para aprender algo o para poder superar los karmas que generó en su anterior vida. El problema es que al reencarnarnos se nos BORRA la MEMORIA y cuando se nos presentan esas pruebas, no sabemos el porqué nos está pasando eso y pensamos que tenemos mala suerte o que Dios se ha olvidado de nosotros. Y, precisamente, DIOS no tiene nada que ver con esa situación, él sólo hizo la ley para nuestro bien, para nuestra EVOLUCIÓN.

La Iglesia católica se OPONE a la reencarnación, pero muchos de ustedes no saben que los primeros cristianos sí creían en esta teoría. Todo cambió a partir de que el Imperio Romano aceptase el cristianismo. Ellos DECIDIERON crear un NUEVO TESTAMENTO, la Biblia que conocemos actualmente, mezclando partes de las antiguas escrituras con los evangelios que hablaban de Jesús, pero mandaron eliminar toda referencia a la REENCARNACIÓN. Todo parece indicar que a la clase gobernante de la época, la cual disfrutaba de riquezas y poder, no le gustaba que se divulgara la idea de que en una próxima vida ellos podían nacer en un ambiente de pobreza y sometidos al poder de otros.

Al eliminar la reencarnación y dejarnos con una sola vida para SALVARNOS, se vieron obligados en dar otro mecanismo para que el ser humano compensara sus malas acciones para poder salvarse. De esa forma, surgió el llamado “PERDÓN DE LOS PECADOS”. De todo corazón, ¿ustedes creen que un Dios de AMOR nos concedería tan solo una vida para salvarnos?, ¿qué padre que ama a su hijo no le da otra OPORTUNIDAD para que aprenda de sus errores? Esto iría en contra del principio que nos dice “Como es arriba es abajo; como es abajo es arriba”.

Este tema forma parte del DESPERTAR de la CONCIENCIA, tenemos que DESPERTAR a nuestra realidad espiritual. A partir del 21 de diciembre del año 2012, esta escuelita llamada Tierra, aumento su VIBRACIÓN y paso a una frecuencia de cuarta dimensión.

Tenemos que tener presente que nuestra ENERGÍA interior, o alma, decidió reencarnarse en la Tierra en estos momentos de cambio de conciencia, eso es un privilegio, un honor. Estamos aquí sin duda por alguna razón, todos tenemos una MISIÓN en este cambio de era. Debemos ayudar a nuestra raza en su DESPERTAR y de esa forma crearemos juntos una nueva era de PAZ, AMOR y ARMONÍA.