21 jun. 2015

El religioso Hindú que lleva 42 años con el brazo levantado hasta para dormir

Kike Pérez

La devoción y el fervor religioso extremo puede resultar muy chocante para los ajenos a ciertos cultos, pero lo cierto es que, sea cual sea el dios al que reces, todas las religiones tienen sus propios rituales extremos.
El uso del cirílio, el castigo corporal, los azotes autoinflingidos, las ceremonias de anillado, la escarificación ritual, las peregrinaciones de rodillas o la rememoración de la crucifixión, son algunos ejemplos de ellos.
Aunque es extremadamente raro que los devotos hagan promesas de por vida, existen personas capaces de todo para completar su viaje espiritual.

Uno de esas personas es Sadhu Amar Bharati, un religioso hindú que permanece con su mano derecha alzada desde hace más de 42 años. Conoce con nosotros su sorprendente historia.
Sadhu Amar Bharati.

Corría el año 1973, cuando Amar Bharati sintió que su vida no tenía sentido. Disfrutaba de una buena vida de clase media en un país donde la mayoría de los que lo rodeaban eran pobres y aun así se sentía satisfecho.

Devoto del dios Shiva, una de las muchas deidades hindúes, Sadhu decidió abandonar su empleo, a su esposa y a sus tres hijos, así como abdicar a todos sus bienes materiales en honor a su divinidad.

Durante tres años vivió como méndigo, sobreviviendo gracias a la generosidad de otros. Su única posesión era un tridente de metal, conocido como trishula –un instrumento que según el hinduismo, era utilizado por Shiva para destruir la ignorancia de los hombres.

A pesar de sus esfuerzos, Amar continuaba sintiéndose muy cerca los placeres y tentaciones de la vida mundana y por ello decidió demostrar su devoción levantando su brazo hacia el cielo en busca de la paz. 42 años después su brazo aun continua en alto.

A partir de ese día, Amar experimentó un fuerte entumecimiento y un gran hormigueo por toda la extremidad. A los pocos días un intenso dolor le fue invadiendo.

Durante un tiempo soportó el dolor y la incomodidad hasta que estos fueron disminuyendo. Finalmente sus músculos se atrofiaron, las articulaciones ser calcificaron, y el brazo permaneció erecto sin ningún tipo de esfuerzo.

Amar no ha vuelto a utilizar su brazo para nada, pues ha quedado completamente inútil. Desde entonces utiliza su mano izquierda para desenvolverse, fumar, cocinar y comer.

Por si te lo preguntabas, también duerme recostado y con el brazo completamente estirado. Durante estos 42 años, Amar tampoco ha cortado las uñas de su mano derecha, ya que hubiera tenido que bajar el brazo para llevar a cabo la tarea.
Motivo de inspiración.

Los Sadhus indios son conocidos por realizar todo tipo de promesas extrañas e inusuales en nombre de la religión como dormir de pie o ayunar durante largos períodos de tiempo.
A pesar de ello, Amar Bharati decidió subir su mano derecha en alto para hallar la paz y estar más cerca de Shiva, un gesto que ha inspirado a otros tantos shadus desde entonces.
Aunque los dolores, circunstancias y problemas han hecho desistir a algunos, varios son shadus que han permanecido con su mano derecha en alto por siete, trece, e incluso veinticinco años.
Fuente: Odditycentral.com y vdetur.com