27 jun. 2015

La evolución de "la consciencia animal"

Ruben Torres Sierra
La Cosecha de Almas

Hemos tratado mucho sobre el Ser humano, su próximo paso evolutivo y la trascendencia espiritual que esto tiene en nuestro futuro como raza y como especie. Hemos analizado y buscado entre las grandes mentiras que impidieron nuestro crecimiento, las manipulaciones y las trampas. Hemos tocado la historia, la ciencia y la fe, para dar respuesta a todas nuestras existenciales diatribas, pero hemos obviado a otros seres que se embarcaron con nosotros en esta aventura y que también juegan un papel trascendental en este proceso, en el que todos, daremos un salto hacia delante en nuestro crecimiento interior. Me refiero a los animales, que en este caso son los grandes olvidados en este proceso espiritual, egoístamente nos centramos en nuestra propia evolución y omitimos la que van a lograr nuestros hermanos “menores”.

No son pocas las personas que han vivido experiencias asombrosas con todo tipo de animales, y no son menos los que piensan que muchos animales guardan en su interior mejores sentimientos que muchos humanos. No son pocos los que alzan su voz por el derecho de estos seres, a los que ingenuamente, no creemos inteligentes, o les presumimos sin conciencia o sin alma, incapaces de sentir e incapaces de pensar. Nos creemos seres racionales y lo mostramos de la forma más irracional posible, maltratando y explotando a nuestros seres más cercanos, a nuestros seres queridos nuestros hermanos los animales. Quizá en nuestra inconsciencia nos desquitamos y damos igual trato a estos pobres e indefensos seres, que el poder que existe sobre nosotros, nos da a nosotros mismos, y no somos mas que el reflejo de la manipulación que desde las altas estancias nos dan a través de sus herramientas de control. Nos tratan como a ganado y nosotros practicamos este mismo trato, con aquellos a los que consideramos inferiores.

Vivimos estúpidamente encerrados en un cercado mental y construimos cercados a esos maravillosos seres, creamos granjas donde explotarlos y servirnos de ellos como un recurso, o creamos parques zoológicos donde exhibirlos como patéticas atracciones de feria, cárceles de hormigón, metal y cristal que simulan entornos naturales, entornos que muchos de ellos jamás llegaran a conocer, exactamente igual que nosotros. Nosotros, o somos ganado o somos exhibidos como atractivos especimenes de pasarela y alfombra roja, granja o zoológico. Atrapados y encarcelados, finalmente mas de lo mismo… ¿Cuál es la diferencia entre el humano y el animal? Para mi ninguna, tratamos como nos tratan, pero somos incapaces de encontrar la diferencia, somos incapaces de aliarnos con nuestros compañeros de cárcel, somos incapaces, de ver en ellos a un hermano más, en vez de un recurso o una bonita distracción.

Necesitamos un cambio drástico en nuestras conciencias, somos seres empáticos por definición y solo poniéndonos en la piel del animal, podremos concienciarnos del papel que ellos juegan, podremos entender que viajamos en el mismo barco, que formamos parte de la misma arca, que viaja a través del espacio guardando en ella el futuro de un nuevo mundo. Pronto se iniciara un cambio en nuestras mentes que propiciara que nuestra relación con el reino animal cambie para siempre. Uno de nuestros próximos pasos será recibir de nuevo todos nuestros dones y entre ellos la liberación de nuestras mentes, una vez nuestras mentes queden fuera del control, empezaremos a comunicarnos mentalmente entre nosotros y por supuesto comenzaremos a comunicarnos mentalmente con los animales.

Viviremos un periodo de confrontación en el que comenzaremos a percibir el sufrimiento y el dolor animal en nuestros sentidos. Muchos empezaran a sentir impulsos por liberar de sus prisiones a todos los animales atrapados en sus prisiones ganaderas y zoo-ilógicas. No será una cuestión de conciencia, sino de dolor, no podremos soportar sentir todo ese dolor atrapado en esas estancias, poco a poco se irán liberando todas esas pequeñas conciencias y se irán quedando desiertas esas instalaciones del horror. Una vez liquidada toda esa industria de la vergüenza, los animales y los humanos tendrán la posibilidad de concienciarse, de entenderse y de hermanarse. Tras un periodo de comunicación y entendimiento, ambas partes se perdonaran, por todo un pasado de incomprensión y ese perdón provocara un cambio en las conciencias de ambos grupos de almas.

Los humanos acabaran su proceso evolutivo y tomaran el próximo peldaño en su escalada a través de la conciencia y los animales a través de ese gesto puro de reconciliación con los seres que los explotaron, tomaran conciencia de si mismos y pasaran a ocupar el lugar que nosotros dejamos atrás como especie. Esto quiere decir, que esas almas estarán preparadas par tomar el mismo papel que estamos dispuestos a dejar vacante nosotros ahora. Crearan sus propias formas de tomar la conciencia y el crecimiento evolutivo donde, formaran su propia civilización y su propio lenguaje, su propia cultura y su propia identidad. Encarnaran en nuevos entornos, los que así lo decidan, para comenzar a formar parte del conglomerado de auto conciencia que pueblan distintos planetas y tendrán la posibilidad de cometer o no, nuestros mismos errores.

Pronto veremos la realidad animal con nuestros mismos ojos, comprenderemos su papel y entenderemos como nos han estado ayudando hasta ahora. Dejaremos de verlos como alimento, como herramientas de trabajo o como mera distracción circense, y tomaran el lugar que se merecen por méritos propios. Muchos de nosotros que no completaron su proceso encarnaran en estos nuevos vehículos, los animales evolucionados y con conciencia de si, serán los seres de tercera densidad que habitaran en la próxima Tierra. Ellos ya conocen su próximo paso y ellos ya están preparándose para el, cada vez es mas común ver comportamientos en animales que solo creíamos ver en humanos, gestos de amor entre especies, sentimientos que hasta hace poco creíamos que eran propiedad exclusiva del hombre, vamos viendo poco a poco que no es exactamente así.

Esos animales ya no son nuestras mascotas, no son nuestro recurso, no son nuestra comida, son seres con alma y autoridad sobre si mismos, que próximamente se subirán a nuestro escalón evolutivo. Debemos empezar a considerarlos unos iguales, seres con inteligencia, con conciencia y con sentimientos. No sirve de nada seguir engañados, continuar subidos a ese pedestal de cartón donde nos han colocado, con una superioridad que no es real, una inteligencia que no ha quedado demostrada y una razón que extraviamos hace milenios, al tomar un papel totalmente equivocado en nuestra relación con los animales. No quiero que esto sea tomado como un discurso demagógico, cada conciencia sabe como debe actuar y relacionarse con sus hermanos sean del pelaje que sean, cada uno debe saber como enfocar su relación con los que le rodean, ya sean humanos o sean animales, tu mismo debes darte cuenta de esto y tomar conciencia, que se dice mucho y se hace poco.