2 dic. 2008

Psicofonías: Oidos Electrónicos Para el Contacto


Por Carlos Fernandez



La creencia de que las voces de los difuntos podían grabarse en una cinta magnética, se hizo muy popular en los años setenta. A partir de entonces, muchos fueron los profesionales de la electrónica que diseñaron dispositivos aparentemente capaces de captar las voces con mayor frecuencia y calidad.

La divulgación de las experiencias de Friedrich Jürgenson y Konstantin Raudive con las "Voces del Universo", fueron el punto de partida para que miles de personas en diferentes lugares del mundo se lanzaran a escuchar los mensajes del "Más Allá". Así fue que se crearon multitud de asociaciones -especialmente en los países centroeuropeos- dedicadas a la experimentación del fenómeno de las voces paranormales grabadas en cinta magnética, que en España se conocen como psicofonías, pero que en otros países se las conoce como EVP (Electronic Voices Phenomena) o sencillamente "voces en cinta magnética" (Voices On Tapes - VOT).

La experimentación de Jürgenson y Raudive ya había arrojado algunas pautas técnicas para la captación de voces, como las perturbaciones en la actividad solar o la utilización de radios como "portadoras" para la obtención de mejores resultados. En este contexto, una portadora es una fuente de sonidos sobre la cual se construye la "voz". Es así que la radio -sintonizada entre dos emisoras- se convirtió en una fuente de señal para la obtención de psicofonías. Y sobre este principio, se construyeron algunos aparatos específicamente diseñados para la obtención de voces.
El experimentador alemán Alex Schneider, diseñó un sencillo sistema que, conectado al micrófono de la grabadora, aportaba una señal de radio donde se mezclaban una amplia gama de frecuencias con la propia voz captada por el micrófono.
Este sencillo dispositivo -conocido como sistema de diodos- es en realidad un elemental receptor de radio, que al carecer de un sistema de sintonía, capta una mezcla de frecuencias, que van desde la banda larga hasta las más cortas. Debido a su sencillez, puede ser construido por cualquier aficionado a la electrónica, aun por los menos expertos.

Para la utilización de este ingenio, que no necesita pilas ni alimentación, procederemos a la grabación moviendo la antena o enrrollándola si es necesario, de modo que las emisoras de radio que puedan captarse se mantengan a un nivel muy bajo, para que solo sirvan como un suave sonido de fondo sobre el cual pueda producirse la psicofonía. El micrófono sumará otra posible vía de recepción de las voces.
Por último, el experimentador avezado en electrónica puede probar reemplazando los valores de los componentes de modo que le permitan obtener mejores resultados.


El Psicofón de Frank Seidl

El psicofón es un aparato construido por el ingeniero austríaco Frank Seidl entre 1972 y 1974, y diseñado con la intención de mejorar la captación de voces.
Frank Seidl fue uno de los principales investigadores europeos en el campo de la Transcomunicación Instrumental. Su interés por todo tipo de fenómenos, especialmente el de las voces, le llevó a diseñar diversos aparatos destinados a la experimentación parapsicológica. En su laboratorio nacieron aparatos de nombres tan curiosos como el psicofón, el psitrón, o el transcender entre otros.
El psicofón -quizá su invento más popular entre los buscadores de voces- fue utilizado con éxito por Konstantin Raudive, siendo utilizado aun en la actualidad por muchos otros experimentadores, ya sea con su configuración original o en versiones modernas y mejoradas. El psicofón basa su funcionamiento en la combinación tres métodos de obtención de voces.

A los sonidos captados por el micrófono, se suman los captados por las frecuencias de radio captadas en "banda amplia". Además de estos dos métodos, se les suma una oscilación de alta frecuencia que, según parece, aumenta la posibilidad de captación.

En resumen, el psicofón es un dispositivo que reúne en una sola unidad los tres elementos que propician la captación de psicofonías.


Los inventos de Hans Otto König

El alemán Hans Otto König es un técnico en electrónica que ha construido numerosos dispositivos destinados a mejorar la captación de voces paranormales. Titulado en Electroacústica, Hans Otto König conoció el fenómeno de las voces paranormales en cinta magnética a través de un articulo. Sus conocimientos técnicos y su incredulidad le llevaron a intentar demostrar, utilizando argumentos técnicos, que este fenómeno no existía.

Contrariamente a sus aspiraciones, König obtuvo unas voces paranormales de gran calidad, en las que creyó reconocer a su madre ya fallecida, además de voces de amigos y conocidos ya muertos. Así pasó así de la incredulidad a un total convencimiento de que el fenómeno permitía una vía de contacto con personas fallecidas. A partir de entonces, su interés por el fenómeno se dirigió hacia la profundización en el estudio de las "voces" y a diseñar dispositivos que mejoren la obtención de estas voces.

Convencido de que un campo formado por multitud de frecuencias, propicia el "contacto", Hans Otto König construyó un aparato que bautizó como "Generador de campos". Este ingenio consta de un oscilador capaz de generar un amplio rango de frecuencias entre los 2,5 y 1.700 Khz, y que se utiliza como "portadora" en una típica grabación con micrófono; donde la frecuencia idónea debe buscarse de forma experimental.


Un "contacto" ante miles de testigos

En una reunión celebrada en 1982 por la Sociedad para la Investigación de voces en cinta magnética en Alemania, Hans Otto König presentó su Generador y realizó algunas pruebas en presencia de los asistentes.
Un año más tarde, en enero de 1983, König presentó al gran público su Generador. Fue durante la emisión del espacio Historias Increíbles de Radio Televisión Luxemburgo, donde a través del generador unas voces surgieron con gran intensidad diciendo:
-Pueden oírme, creo que tengo la frecuencia correcta
O esta otra:
-Otto König se comunica por radio con los muertos.
Otto König siguió perfeccionando sus dispositivos, construyendo otros modelos de su generador.


Generador de ultrasonidos

El aparato presentado por Otto König en aquella ocasión, no era un dispositivo que producía un elaborado conjunto de frecuencias que se mezclan y modulan para luego ser transmitidas a través de ondas electromagnéticas. El equipo consta de una serie de osciladores que generan frecuencias de ondas rectangulares. Estas son mezcladas convenientemente, lográndose con una señal con un rico contenido en distintas frecuencias de ultrasonidos.

Esta señal, se procesa con métodos complejos y se irradia en forma de ondas de radio. En la misma habitación se encuentra un receptor sintonizado convenientemente, que recibe la señal. Finalmente, esta es enviada al magnetofón.
El conjunto diseñado por König se completa con medidores que monitorean las diferentes señales y un micrófono que capta los sonidos ambiente.
Hans Otto König también diseñó otros aparatos para mejorar la calidad de la pretendida comunicación con el Más Allá. Además del ultrasonido, exploró la posibilidad de crear un sistema donde intervengan emisiones de rayos infrarrojos. Así surgió la instalación de un sistema, donde un emisor de infrarrojos envía una serie de frecuencias, las cuales son recibidas por un receptor colocado a 2 ó 3 metros del emisor. La señal recibida es enviada a un emisor de radio de baja potencia y sintonizado a un frecuencia de 37,5 Mhz. Un receptor recibe esta señal, la cual es inyectada nuevamente en el emisor de infrarrojos, creando una especie de bucle. El conjunto se completa con un magnetofón que registra cualquier inclusión sonora, previamente amplificada, y un osciloscopio que monitorea las variables eléctricas.


Modem para otro mundo

Durante la celebración del Segundo Congreso Internacional de Transcomunicación Instrumental, que se celebró en Sao Paulo en julio de 1997, el brasileño Vicente Luposelli expuso en su conferencia Novos Projectos en TCI (Nuevos proyectos en TCI), el desarrollo de un ingenio capaz de convertir los sonidos paranormales en letras. La intención de Luposelli y sus colaboradores es construir una suerte de descodificador que funcione de forma similar a un modem. El Decodificador de señales analógicas para la recepción de mensajes paranormales fue concebido desde la perspectiva de que desde el "otro mundo" se emitiesen una serie de sonidos bajo un patrón previamente pactado, donde las combinaciones sonoras correspondiesen a las letras del alfabeto.

Este diseño, está inspirado en la idea de las palabras llave que utilizan algunos transcomunicadores para reconocer a su comunicante.
Para llevar a la práctica este decodificador, el brasileño propone asignar a cada letra del alfabeto, una combinación de dos sonidos puros, de distintas frecuencias. De este modo, cada combinación representaría una única letra.
Utilizando un equipo electrónico adecuado, dotados de amplificadores, filtros pasabanda y un decodificador analógico/digital, las combinaciones de sonidos serían transformados en las letras correspondientes y convenientemente introducidas en un ordenador para la presentación en forma de un texto comprensible. La lectura de los sonidos se podría realizar directamente durante la recepción. Para que esto sea posible, la calidad de la señal por sobre el ruido, debe ser lo suficientemente aceptable como para decodificar los sonidos sin distorsiones ni interrupciones.
Aunque este equipo aun está en fase de desarrollo, Luposelli asegura que desde el "otro plano" ya dieron su conformidad al proyecto. Ésta llegó como una grabación psicofónica, donde se podían escuchar una serie de tonos que Luposelli interpretó como una suerte de anticipo de una comunicación, en la cual se utilizaba el sistema diseñado para este peculiar "contacto".