9 jun. 2015

Los 4 temperamentos según el Dr. Rudolf Steiner

Autor: Jorge Benito

La predisposición a mostrar ciertas características o tendencias innatas fue un tema que fascinó a Rudolf Steiner, quien basando sus investigaciones en conocimientos ancestrales y completándolos con su estudio científico y antroposófico realizó una división de 4 temperamentos: melancólico, flemático, sanguíneo y colérico. Cada uno de estos cuatro temperamentos o disposiciones anímicas tiene sus propios rasgos distintivos y se basan en un elemento natural, pues la naturaleza incide de manera determinante en el ser humano cuando encarna. El ser humano será influido en mayor medida por uno de ellos, aunque hallaremos signos de todos los temperamentos en cada uno de nosotros, lo que deriva en la riqueza y diversidad tan característica de nuestra especie: cada ser humano posee una combinación única e irrepetible de estos cuatro temperamentos.
Cabe destacar que estas características, que describiremos utilizando conceptos abiertos, pueden expresarse desde diferentes polaridades. Así, una persona con altos dotes de liderazgo puede convertirse en un líder amoroso y comprometido o caer el en autoritarismo totalitario. El ejercicio de observación consciente de nuestras cualidades y defectos (o simplementepredisposiciones naturales, si se prefiere) y el establecimiento de un compromiso con un continuo proceso de crecimiento personal nos llevará a encontrar el equilibrio interior que favorezca la expresión más elevada de estos atributos.

Temperamento Flemático
•Elemento agua: fluidez, flexibilidad, adaptabilidad
•Tranquilidad
•Diplomacia
•Poco dinamismo, a menudo personas ociosas
•Ejerce gran influencia sobre los demás
•Pacifismo
•Quietud
•Timidez
•Contemplación
•Sistema nervioso lento y equilibrado

Temperamento melancólico
•Elemento tierra
•Analítico
•Crítico
•Minucioso
•Pesimista
•Exceso de preocupación
•Le afecta enormemente su entorno
•Inteligencia
•Talento artístico
•Sistema nervioso débil

Temperamento sanguíneo
•Elemento aire
•Indisciplina
•Comunicación
•Diversión
•Muy influenciable por el entorno
•Voluntad débil
•Sentimentalismo y alta sensibilidad
•Humor variable y cambiante
•Extroversión
•Sistema nervioso rápido y equilibrado

Temperamento colérico
•Elemento fuego
•Rapidez
•Acción
•Impulsividad e impaciencia
•Prepotencia
•Eficiencia
•Fuerte Voluntad
•Liderazgo
•Ira e irritabilidad
•Sistema nervioso fuerte, rápido y desequilibrado

La pedagogía Waldorf, que establece el firme compromiso de acompañar a seres humanos para que puedan desarrollar libremente todo su potencial innato, hace uso de estos conocimientos. Las maestras y maestros, tras una observación minuciosa del temperamento de sus alumnas y alumnos, los acompañan amorosamente sin perder de vista sus predisposiciones naturales. Puesto que, como ya mencionamos, cada niño posee una combinación única e irrepetible de los cuatro, será tarea de los educadores tratarlos individualmente. La no estandarización de los procesos educativos logrará un equilibrio en la clase que tendrá como resultado un ambiente sano, armónico y motivador donde la libertad individual y colectiva se entrelazan para el mayor beneficio de la sociedad. Quien educa debe comprender la naturaleza y condiciones particulares de cada ser humano.

La ignorancia o desconocimiento de nosotros mismos como seres humanos se evidencia cada vez que pasamos por alto nuestra individualidad. No somos cosas. Las cosas se mueven cuando algo externo, ajeno, ejerce su influencia, como la piedra que vuela solo cuando alguien la arroja. Hay fuerzas internas, superiores, que motivan nuestra experiencia humana. Los temperamentos nos ayudan a tomar conciencia de estas fuerzas.
A pesar de que actualmente nos hallamos sumidos en un proceso de “cosificación” del ser humano, potenciado principalmente por los grandes medios propagandísticos neoliberales, no debemos perder de vista el verdadero significado etimológico de la palabra individuo.

El arte de la educación, en el que todos participamos (interior y exteriormente), solo puede ser cimentado sobre un profundo conocimiento del ser humano.

Ágil y con gracia salta el sanguíneo audaz sobre la piedra;poco le preocupa si allí tropieza.
Es enérgico el puntapié con que la aparta el colérico y con ojo chispeante disfruta del logro.
Al llegar el flemático, modera su andar:“Si no te apartas de mi camino, entonces, te rodearé”.
Pero el melancólico meditabundo se detiene ante ella, con rostro descontento por su eterna desgracia.

– Heinrich Peitmann